Rareza del dragoncillo de labios rojos, lo exponen a mayor peligro a traficantes de vida silvestre

De las seis especies del género Abronia presentes en el estado de Chiapas, A. lytrochyla es la que tiene un área de distribución menos restringida de acuerdo con los registros de ejemplares depositados en colecciones científicas. Cortesía: Omark Pige/ CANABIO.

*El Dragoncito de Labios Rojos o Kix’ Xikin en lengua Tzotzil, es una especie que se encuentra clasificada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza como menor preocupación y Amenazada por la NOM-059-2010, descrita con base en un holotipo hembra (UIMNH-51013) procedente de la localidad Nachij, entre Tuxtla Gutiérrez y San Cristóbal de Las Casas.


Investigación: Variación en el patrón de coloración de Abronia lythrochila (Reptilia: Anguidae) y su conservación en la Estación Biológica San José, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México.

Manuel Aranda Coello, investigador del Centro para la Conservación e Investigación de la Biodiversidad de los Altos de Chiapas (CECIBACH), documentó la variación natural en los patrones de color en el Dragoncito de Labios Rojos (Abronia lythrochila) y su conservación en la Estación Biológica San José en el municipio de San Cristóbal de las Casas, con el fin de contribuir al conocimiento morfológico e historia natural de la especie.

El investigador menciona que, años atrás Kix’ Xikin fue mal identificada con el Lagarto Arbóreo (Abronia ochoterenai), su historia taxonómica y de nomenclatura comenzó cuando Martín del Campo encontró un espécimen y lo describió como Gerrhonotus fimbriatus, más adelante M. Smith y Miguel Álvarez del Toro, realizaron el diagnóstico correcto del espécimen, la describen como A. lythrochila, demostrando la existencia de una especie críptica similar y aparente en simpatría con A. ochoterenai.

Lo anterior, derivó que Álvarez del Toro corrigiera el nombre de la especie en la segunda edición de su libro Los Reptiles de Chiapas.

Smith y Álvarez describieron el Dragoncito de labios rojos de color olivo verdoso por encima, en el dorso varias manchas oscuras irregulares, formando anillos en la cola; a lo largo del pliegue lateral, grandes manchas amarillo azufre; en la cabeza manchas marrón rojizas, entre el cuello y parte delantera del tronco presenta bandas oscuras; infra labiales rojo sangre; región gular blanquecina, así como toda la superficie ventral; región anal anaranjado rojizo e iris amarillento.

Asimismo, Álvarez del Toro en la segunda edición de su libro, describió la coloración de A. lythrochila como pardo amarillento con manchas irregulares café rojizo y otras manchas amarillo limón en los costados, siendo este el color más frecuente para la especie.

Aranda Coello, explica que, con el avance tecnológico se ha incrementado el estudio morfológico, por medio del análisis y la caracterización de imágenes a través del color con la foto-identificación, lo que ha tenido un alto impacto en los diferentes grupos naturales, debido a que existen pocos ejemplos documentados de variaciones en la coloración en lagartijas del género Abronia.

Además, saben de posibles variaciones de color en pocos ejemplares de A. lythrochila por lo que describe y documenta la variación en el color de una población de la especie, mediante la aplicación de la foto-identificación para mejorar la descripción de la coloración de la población que habita en la Estación Biológica San José.

Para la descripción de la coloración, el investigador comenta que, revisaron y fotografiaron 16 ejemplares, realizaron la descripción in vivo de la variación de coloración de los especímenes, para aquellos colores difíciles de percibir se utilizó el apoyo de una paleta de colores del Atlas de colores de Küper.

En cuanto a la descripción, utilizó el término “todo el cuerpo” para referirse desde el dorso de la cabeza, tronco, extremidades y cola; después de la descripción de los ejemplares, realizó la liberación de estos en el sitio de captura dentro área de estudio.

Del total de ejemplares analizados, 15 fueron adultos, cinco hembras y 10 machos, y un joven macho.

Primer plano, variación en el patrón de coloración en Abronia lythrochila. Cortesía: J. Manuel Aranda Coello.

Aranda Cuello describe el color de cada una las especies encontradas, el ejemplar A tenía una coloración celeste-turquesa en todo el cuerpo con algunos puntos rojo-naranja en algunas escamas dorsales y las espinas supra-auriculares. Superficie ventral celeste con una franja color cobre a lo largo de los pliegues laterales.

En cuanto al ejemplar B, con coloración marrón como fondo en todo el cuerpo; franjas dispersas color negruzco y puntos rojos en todo el dorso; la superficie ventral café claro; la mitad posterior de la cola en color negro y la mitad anterior con mezclas de color marrón y negro.

Respecto al ejemplar C, la coloración marfil en todo el cuerpo con mezclas de color ocre en la cabeza, en las escamas de la cabeza aparecen pequeñas líneas y puntos irregulares de color negro, dispersas hasta el cuello, el vientre es amarillo-huevo con pintas color cobre.

Por su parte, el ejemplar D es de color pardo-grisáceo en todo el cuerpo con pequeñas machas dispersas en la cabeza, dorso, patas y cola color crema, así como granate en la mitad del dorso y parte de la cola, el vientre es naranja-grisáceo.

A su vez, el ejemplar E tenía un fondo negro-mate en todo el cuerpo con grandes manchas irregulares en la cabeza, dorso y parte de la cola, el vientre es gris-oscuro con una franja rojiza.

El ejemplar F de color negro-azulado metalizado iridiscente como fondo para todo el cuerpo, con pequeñas líneas olivo verdoso en las patas delanteras y en ambos costados del cuerpo; puntos dispersos marrón rojizo, diminutos sobre cabeza, dorso y cola.

El investigador añade que, el ejemplar G era gris-marrón como fondo para todo el cuerpo, con pequeñas manchas color rojizo en la cabeza, la cual presenta una coloración lavanda y esta se va difuminando hasta llegar al cuello, en las escamas de la cabeza aparecen pequeñas líneas y puntos irregulares negro dispersas hasta el cuello, el vientre al igual que el cuerpo de color gris.

Con el ejemplar H, la coloración amarillo oscuro-limón como fondo para todo en cuerpo, con franjas prolongadas color ocre desde la cabeza hasta la mitad del dorso, en las escamas de la cabeza aparecen pequeñas líneas y puntos irregulares negro dispersas hasta el cuello, el vientre es amarillo-limón.

Para el ejemplar I, se aprecia una coloración salmón en todo el cuerpo, el cual es oscuro en los costados y parte de la cola, en las escamas de la cabeza aparecen pequeñas líneas y puntos irregulares color negro, el vientre es del mismo color salmón que el cuerpo.

Aranda Coello expone que, el ejemplar J presentó una coloración café-claro como fondo en todo su cuerpo, la cabeza tiene tonos amarillo-limón con machas difusas anaranjado-rojizo en el dorso y los costados son pardo amarillento, el cual se va difuminando en la cola.

En cuanto al ejemplar K, se aprecia una coloración rojizo-anaranjado como fondo para todo el cuerpo, la cabeza y parte de la cola tienen una coloración cobre-rojizo-claro, intensamente más fuerte en la cabeza hasta el cuello, el vientre es amarillo con puntos color cobre.

Asimismo, el ejemplar L, era de color negro-mate en todo el cuerpo, con manchas irregulares color olivo-verdoso debajo de las espinas supra-auriculares y en los costados del cuerpo, algunas escamas dorsales y a lo largo del pliegue lateral tiene pequeños puntos rojizos, vientre negro-grisáceo con pintas color cobre.

Con relación al ejemplar M, se puede ver que tiene un color blanco inmaculado como fondo para todo el cuerpo, con franjas irregulares negro-brillante en todo el cuerpo y pequeños puntos marrón-rojizos a lo largo de ambos pliegues laterales; en las escamas de la cabeza aparecen pequeñas líneas y puntos irregulares color negro, el vientre es negro con pintas blancas irregulares.

Referente al ejemplar N, tenía una coloración café-olivo claro como fondo para todo el cuerpo, una línea color marrón rojizo presente desde la cabeza hasta la mitad del dorso y la cola tiene líneas irregulares del mismo color, el vientre es color café claro con una franja rojiza.

El ejemplar O, con coloración café claro como fondo para todo el cuerpo, con pequeñas líneas oscuras en el dorso y manchas rojizas en ambos costados del cuerpo, la cola presenta pequeños pigmentos negros y en la cabeza aparecen pequeñas líneas y puntos irregulares también en negro, el vientre es blanco inmaculado.

Por último, el ejemplar P, de coloración grisácea como fondo en todo el cuerpo, con pequeñas franjas irregulares negras que van del cuello hasta la cola, la cabeza y el dorso presentan manchas rojizas, así como pequeñas líneas y puntos irregulares en negro, el vientre es grisáceo.

La coloración dorsal en los especímenes adultos de esta especie es variable, pudiendo ser café clara, amarillenta, rojiza, grisácea o casi enteramente negra. Cortesía: Rabasa/Naturalista.

Con base a todo lo expuesto, el investigador comparte que, encontraron nuevos patrones en la coloración de la especie, que no se habían mencionado en las descripciones de Smith y Álvarez del Toro, siendo los siguientes, celeste-turquesa, ocre, salmón, grisáceo, marfil, granate, blanco-inmaculado y cobre; asimismo identificó en los 16 ejemplares, un total de 24 mezclas de colores.

Sin embargo, con descripción y observación que realizó en los ejemplares observados, añade que, su estudio muestra que el color del vientre en 15 ejemplares es similar al del resto del cuerpo y solo un ejemplar presentó el vientre de color blanco inmaculado.

Por otra parte, observó que en ejemplares con coloración café-claro, café-oliva, amarillo-limón, marfil y blanco, presentan en las escamas de la cabeza pequeñas líneas y puntos irregulares color negro, formando en ocasiones figuras parecidas a un asterisco.

También comparte que, de los 16 ejemplares, ninguno se apegó a las descripciones de color de los autores, por lo que, la descripción presentada aporta nuevas variaciones en la coloración de la especie, lo que no cambió y que concuerda con la descripción original de la especie, son los infra labiales rojo sangre y región anal anaranjado rojizo e iris amarillento.

El investigador expone que, debido a la belleza de A. lythrochila y la variación en la coloración de la población, existe un efecto negativo en la conservación de la especie en el área de estudio, ya que es objeto de tráfico ilegal, por la demanda en el mercado de mascotas, con un valor de aproximado de 120 pesos.

Por ello, los traficantes de vida silvestre realizan tratos con personas de comunidades indígenas cercanas para realizar la búsqueda, captura y extracción de estos individuos.

“Por desgracia, al ser organismos especializados en sus requerimientos biológicos, de no ofrecerles las condiciones óptimas en cautiverio llegan a experimentar inhibición de varios de sus procesos fisiológicos, alterando su complexión y coloración y en última instancia la muerte”, comenta Aranda Coello.

Por otro lado, la variación en la coloración los ha marcado como animales malos, sobre todo aquellos que presentan una coloración oscura, al ser encontrados son sacrificados. Las amenazas que ha tenido como la tala inmoderada en las zonas también representa otro problema.

“Además de la nula información sobre el tamaño poblacional y la fuerte destrucción y alteración que han sufrido en los últimos años los bosques de pino-encino y encino de la Altiplanicie de Chiapas”, finaliza Aranda Coello.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: