Zopilotes, los limpiadores estigmatizados de la naturaleza

*En México se encuentran cinco especies de buitre, de los cuales, cuatro habitan en la Selva Lacandona: zopilote californiano, rey, sabanero y negro/común. Los cuales cumplen un rol ecológico como controladores de enfermedades.

*De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), en el mundo hay 13 especies de buitre en peligro crítico: dorsiblanco bengalí, moteado, indio, pico fino, dorsiblanco africano, del cabo, encapuchado, egipcio, cabecirojo, orejudo, cabeciblanco, andino y californiano.


Por Redacción Alma Martínez

Cada primer sábado de septiembre se celebra el Día Internacional del Buitre, la fecha es un recordatorio de la importancia de conservar a estas aves que aportan beneficios de valor incalculable por las funciones que desempeñan en el medio natural, como el de prevenir la propagación de enfermedades al limpiar el medio natural de las carroñas de las que se alimentan.

A propósito de dicho día, la organización no gubernamental, Owl Chiapas, coordinó la charla “Limpiadores necesarios: los buitres”, mediante la que Elsy Cabrera Baz, médica veterinaria zootecnista explicó la clasificación de los buitres y su importancia.

Cabrera mencionó que los buitres son aves rapaces, se alimentan de animales muertos, aunque a falta de estos son capaces de cazar presas vivas, y se encuentran distribuidos por casi todos los continentes, con excepción de la Antártida y Oceanía.

Detalló que existen 26 especies, clasificadas entre las del viejo mundo (Europa, Asia y África) y las del nuevo mundo (América); en el viejo se encuentran 16 especies perteneciente a la familia Accipitriadae, por ejemplo, el quebrantahuesos, cabecirrojo, leonado, alimoche sombrío. Se caracterizan por tener la cabeza semicalva o con muy pocas plumas, y utilizan la visión para encontrar los restos de animales muertos.

Los buitres del viejo y nuevo mundo no están estrechamente relacionados genéticamente, sus semejanzas se deben a que están adaptados a un mismo nicho ecológico y a la convergencia evolutiva, no a que compartan un antepasado común.

En los buitres del nuevo mundo se encuentra la familia Cathartidae del griego Kathartes, que significa “los que limpian”, aunque coloquialmente se les llama buitres americanos. En esta familia hay siete especies en cinco géneros: atratus, cathartes, gymnogyps, sarcoramphus y vultur.

Las especies son: cóndor andino, cóndor californiano, zopilote rey, zopilote negro, buitre americano cabeza roja, aura sabanera, aura selvática. Distribuidas en el continente americano, de las cuales, cinco se encuentran en México y cuatro habitan en la Selva Lacandona.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estas aves no poseen siringe, órgano vocal de las aves, por lo tanto, su voz se limita a gruñidos y silbidos frecuentes.

  • Tamaño: destacan por ser de gran tamaño y con envergaduras alares de gran amplitud. El cóndor andino es el representante mas grande de los buitres porque sus envergaduras pueden alcanzar más de tres metros.
  • Alas: las plumas primarias del ala se extienden a modo de “dedos” y durante el vuelo se abren, permitiéndoles planear a grandes alturas. Sus alas anchas y larga están adaptadas para aprovechar las corrientes térmicas y es común verlos planeado a varios kilómetros de altura.
  • Cabeza: muchas especies poseen cabezas y cuellos largos con ausencia de plumas, cuya longitud varía con el tipo de presas que consume, ya que un cuello largo puede ser introducido en los cuerpos de animales muertos con mayor facilidad.
  • La carencia de plumaje en esta zona evita que estas se manchen de sangre y fluidos cuando se alimentan, aunque está recubierto por plumones finos y cortos.
  • Olfato: en estas especies se encuentra muy desarrollado, son capaces de oler su alimento a varios kilómetros de distancia, incluso de potenciales presas de solo uno pocos centímetros.
  • Localizan la carroña al detectar el olor del etil mercaptano, gas producido por los cuerpos en descomposición de los animales.
  • Visión: son aves que poseen ojos muy desarrollados, ya que además de otros sentidos, se valen de la visión para detectar los restos de animales muertos.
  • Se caracterizan por poseer dos fóveas, a diferencia de otras aves, que son zonas de la retina donde enfocan los rayos de luz y permiten la percepción de los colores.
  • Patas: no tienen mucha fuerza, pues no las utilizan para cazar a sus presas ni desagarran su carne. Sin embargo, sí pueden caminar.
  • Depositan sobre sus patas el producto de sus deposiciones (una mezcla de orina y heces), mediante la urohidrosis, que se refiere a este comportamiento. Esto les ayuda a termorregularse (disipar el calor), ya que no poseen glándulas sudoríparas y no pueden sudar.
  • Comportamiento: se trata de animales gregarios, es decir, son especies sociales que se juntan en grandes colonias, compuestas muchas veces de cientos de individuos.

En cuanto a la cultura, hay una diferencia entre la manera de verlos en el viejo mundo y en el nuevo. Por ejemplo, los egipcios los consideraban una excelente madre, que con su gran envergadura que todo lo abarca podría proporcionarles a los bebes una cubierta protectora.

En la épica hindú Ramayana, había dos semi-dioses que tenían la forma de buitres, Jatayu y su hermano Sampaati, asociados con historias de coraje y sacrificio.

En tanto, en la cultura del nuevo mundo, el buitre negro y el zopilote rey aparecen en una variedad de jeroglíficos mayas. El zopilote rey es representado como un dios con cuerpo humano y cabeza de ave, que lleva los mensajes entre los seres humanos y los demás dioses.

En los códices mayas, el buitre negro se conecta normalmente con la muerte y su glifo se representa, a menudo, atacando a los seres humanos. Esta especie carece de las conexiones religiosas que el zopilote rey tiene.

¿Cuál es la función de los buitres en el ambiente?

Zopilote rey. – Foto: José Linage/Naturalista.

La medica veterinaria explicó que cumplen un rol ecológico muy importante, ya que en su ausencia podrían dispersarse enfermedades a causa de los restos descompuestos de animales muertos. Además, ellos tienen la capacidad de comer carne en estados avanzados de putrefacción que podría matar a otros animales.

Agregó que la no recolección y aprovechamiento de desperdicios por parte de estas aves representaría un grave problema de salud pública, y pese a que generalmente se ha creído que diseminan enfermedades, no es así, por el contrario, lo que hacen es controlarlas, porque están diseñados para esto.

Concluyó en que muchas personas los consideran feos o inmundos, pues son asociados, con basureros, suciedad y putrefacción, menospreciados por su aspecto y sus hábitos. De manera que reciben escasa atención positiva, sin embargo, no se dimensiona los beneficios que traen al ser limpiadores y barredores eficientes; y que realizan una actividad que nosotros no hacemos y no podríamos hacer.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: