Mercado ilegal de plaguicidas ilegales amenaza la seguridad alimentaria del país

Llaman a reducir y prohibir uso de plaguicidas altamente tóxicos. Cortesía: Senado

*La industria de los plaguicidas es una de las más reguladas a nivel internacional debido a las implicaciones sanitarias y ambientales durante cada una de sus etapas del ciclo de vida de estos productos. Pese a estas restricciones existe un mercado ilegal en crecimiento.

*Los plaguicidas son agrupados como: prohibidos, contrabando, robados, falsificados, y sin registro, en trámite, obsoletos o adulterados. Las diferencias respecto a los productos se concentran en su apariencia física y en su eficacia.

*De acuerdo con información de SEMARNAT obtenida a partir de datos de la Secretaría de Salud, las entidades con más casos reportados de intoxicación por plaguicidas en el periodo de 2012 a 2019 fueron: Jalisco con 5859, Guerrero 2519, Michoacán 2112, Chiapas 1804, México 1577, Nayarit 1542, Sinaloa 1478, Veracruz 1401, Guanajuato 1329, Morelos 1319, Oaxaca 1262, e Hidalgo 1149, estas concentraron el 79% del total nacional. No obstante, al compararlas con las alertas de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos, no muestran una relación directa con estas, a excepción de Sinaloa y Jalisco.


El Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) presentó el estudio “Mercado de Plaguicidas ilegales en México”, para hacer un llamado a detener los efectos significativos para la seguridad alimentaria y desarrollo sostenible del país ante el mercado de plaguicidas.

La información sobre plaguicidas ilegales proviene de asociaciones especializadas. Por su naturaleza clandestina, este tipo de mercado representa desafíos para su medición, operación y contención. Por ello, organizaciones han emprendido esfuerzos por sensibilizar y capacitar a las autoridades, recopilar información, y tramitar acciones legales con las instituciones correspondientes

En las actividades agrícolas, el uso de plaguicidas es una práctica muy difundida. La aplicación de este depende de las condiciones del campo, por región, tipo de cultivo, nivel de tecnificación, extensión de los cultivos, entre otras. A la par, la producción y consumo de estas sustancias químicas ilegales es un fenómeno que afecta a la industria legal para la protección de siembras.

A nivel mundial, el estudio señaló un mercado de plaguicidas valorado en un alrededor de 60 mil millones dólares. Estima que la participación del comercio ilegal va de 10 a 25 por ciento con base en diversos estudios citados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y los realizados por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y Medio Ambiente de las Naciones Unidas.

En México, existen estimaciones de la producción y consumo de pesticidas legales, por ejemplo, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) publica la estimación de la “Producción de insecticidas y plaguicidas de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera”. En ella se presenta el total de toneladas que se producen en México, divididos en insecticidas agrícolas líquidos o en polvo, plaguicidas como fungicidas y herbicidas, y defoliantes. La producción total en promedio entre 2007 y 2019 fue de 112 mil toneladas. La mayor medida por volumen corresponde a los fungicidas con 42.4%, seguido de los herbicidas y defoliantes 29.0 por ciento, los insecticidas agrícolas líquidos con 17.7% y agrícola polvo con 10.9 por ciento.

Ante las condiciones económicas derivadas de la pandemia por la Covid-19, la producción de insecticidas y plaguicidas en el país alcanzó un aproximado de 45% de la elaboración promedio anual entre 2007 y 2019.

Es importante notar las pocas observaciones que se tienen en cuanto a la cantidad asegurada de plaguicidas ilegales y su alta variabilidad. En 2017 se registró el volumen más elevado de plaguicidas ilegales asegurados con un monto de 41 mil 880 toneladas y el más bajo se ubicó en solo 108.3 toneladas en 2020, detalló el ONC.

Al ser los mercados ilegales una noción “suelta” o difusa, se requiere un esfuerzo analítico que no solo distinga a estos en función del producto sino de otras características. En otras palabras, además de violar una ley, se debe saber ¿por qué lo hace?, ya que eso modifica la naturaleza del intercambio.

 

Los envenenamientos por plaguicidas en el sector agrario han aumentado dramáticamente desde hace 30 años. Imagen: Infonatural

De acuerdo con los resultados de la encuesta, las principales diferencias físicas de los plaguicidas ilegales respecto a los productos legales se encuentran en el embalaje 86.7%, el etiquetado (86.7 por ciento, y la eficacia 80%.

Un segundo factor asociado a los problemas del valor es la política de precios, esta es relevante por dos factores: información y existencia de alternativas en el mercado legal. Si el producto es robado, falsificado o producido con violaciones a estándares, es probable que se venda con descuento.

En promedio, alrededor de 45% de los entrevistados consideró que el precio de los plaguicidas ilegales es entre 20 y 40% más baratos respecto a los productos originales. Solo 20% consideraron que los plaguicidas robados tienen un precio más de 50% más barato en relación con los productos originales, indica el estudio.

Por otro lado, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) y la SEMARNAT a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) es responsable de emitir los registros sanitarios correspondientes para garantizar la calidad y seguridad de los productos. Un registro puede ser negado si no aprueba los 120 estudios que analizan su relación con las plagas y cultivos, el ambiente y los efectos que tiene con la salud de las personas. En el país, el suministro de plaguicidas sin inscripción se encuentra encabezado por empresas con capacidad de fabricación a mediana y gran escala, así como productores que suministran a nivel local.

Las personas entrevistadas en el estudio hicieron referencia a la venta ilegales a través de las redes sociales y otras páginas de internet. Sin embargo, muchas empresas mencionaron que apenas estaban en el desarrollo de mecanismos de detección que les permitirán conocer el tamaño de este mercado, los actores involucrados y las diferentes modalidades en las que se presenta.

Al mismo tiempo, los plaguicidas contrabandeados en el mercado y son aprovechados de diferentes maneras. Entran por lo general en la frontera sur a través de Belice y Guatemala hacia Chiapas, pero en algunos casos identificaron que su origen inicial fue China.

Productor familiar de plaguicidas. Cortesía: Ulrike Bickel

Sin embargo, al norte del país mencionaron como una región relevante para la captación de plaguicidas contrabandeados. En este caso, suele llegar de los Estados Unidos y se inserta a través de los estados colindantes, en especial a Baja California, Sinaloa y Sonora.

El estudio resalta a los compuestos químicos robados, aquellos que fueron sustraídos de manera ilegal durante su elaboración, traslado o almacenamiento, son puestos a la venta en establecimientos informales como tiendas de abarrotes, tianguis, y de la venta directa a los agricultores. Derivado de los cuestionarios, los estados con mayor incidencia se focalizaron en Jalisco, Puebla y Estado de México.

Asimismo, los plaguicidas falsificados se refieren a químicos activos o inactivos, son vendidos en envases y con etiquetados iguales o semejantes a un producto ya registrado o considerado como original. Respecto a su distribución geográfica, se concentró en mayor medida en el centro del país, sin embargo, destacan los estados de Chiapas, Michoacán y Sinaloa con mayor número de menciones.

A diferencia de los otros tipos de plaguicidas ilegales, la falsificación de estos productos abre la oportunidad de generar procedimientos penales por violación de derechos de propiedad intelectual.

Una de las empresas entrevistadas señaló que en el estado de Chiapas, en Tapachula, el área jurídica mantiene 14 casos abiertos que están bajo investigación y 2 allanamientos personal. Por su parte, a través de la solicitud de información no. 1026500014621, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) reportó 8 solicitudes de declaración administrativa de 2006 al 2016 por infracción de marcas, detalló el estudio.

Por último, los plaguicidas adulterados pueden contener parte del ingrediente activo indicado u otra concentración de cualquier otra sustancia, es probable que no tenga autorización o no se encuentra en la etiqueta del empaque.

Cambio climático y plagas

Los agricultores han luchado contra las plagas y enfermedades desde el comienzo de la agricultura. Sin embargo, los expertos advierten de que el cambio climático podría acelerar o expandir su propagación. cortesía: Sven Torfinn/FAO

Los plaguicidas son uno de los insumos fitosanitarios importantes para la producción de cultivos tanto en economías desarrolladas como en vías de progreso. En estas últimas, el crecimiento de su aplicación se debe a las tendencias del sistema de producción, tienden a favorecer la obtención de rendimientos, incluso bajo condiciones de incertidumbre y variabilidad climática ocasionadas por el calentamiento global.

A menudo, estos productos constituyen una de las pocas opciones disponibles para el agricultor que desea mantener protegido el rendimiento de sus cultivos. Las amenazas que supone la presencia de plagas, ocasionadas por insectos, malezas, hongos o cualquier otro agente, implica pérdidas directas, se estiman entre un 20 y 40% de la producción a nivel mundial de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El riesgo de plagas afectado otras condiciones exógenas, uno de estos es el cambio climático. Bajo esta perspectiva, los plaguicidas ilegales al ser sustitutos, imperfectos, más baratos que los legales y disponibles en casi los mismos canales de distribución tendrían una ventaja competitiva que aprovecharan las personas involucradas en el suministro ilícito.

Esta ventaja se exacerbaría si los precios de los cultivos tienden a disminuir ya que obliga a los productores a tomar medidas que les permitan reducir sus costos para garantizar la rentabilidad, enfatizó el ONC.

Respuesta institucional frente a los plaguicidas ilegales

Los pesticidas altamente peligrosos deberían ser eliminados gradualmente porque es muy difícil garantizar su manejo adecuado. Cortesía: FAO

México cuenta con las ratificaciones y adhesiones en instrumentos jurídicos internacionales, y de manera legal ha adquirido el compromiso de dar cumplimiento en materia de producción, trasiego, comercialización, uso y desecho de productos agroquímicos, con la finalidad del cuidado de la salud del ser humano, la biodiversidad y del medio ambiente.

La investigación reafirma a los instrumentos como un medio que busca de manera conjunta proteger la salud, seguridad humana y medio ambiente, a través de la reducción o eliminación de la producción, utilización y liberación de cierto tipo de contaminantes. En el ámbito internacional, surgió una iniciativa de colaboración que puede considerarse como un mecanismo para hacer alusión e incentivar la respuesta del Estado mexicano frente al mercado de plaguicidas ilegales.

Este es el caso del Enfoque Estratégico para la Gestión de Productos Químicos a Nivel Internacional (SAICM) aprobado en febrero de 2006, por la Conferencia Internacional sobre Gestión de Productos Químicos en Dubái. El objetivo, es producir químicos que minimicen los efectos adversos importantes en la salud humana y medio ambiente.  Aunado a ello, la Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura, perteneciente a la FAO se encarga de coordinar los planes de acción mundiales, con el objeto de crear un sistema eficiente para la conservación y utilización sostenible de recursos genéticos para la alimentación y agricultura.

Alternativas para la mitigación 

El alto volumen de productos falsificados conlleva un rango amplio de efectos en detrimento de la industria, los productores, economías nacionales y el medio ambiente. Cortesía: Agropuelma

El estudio enfatiza un grado de conocimiento e identificación de plaguicidas ilegales no homogéneo entre los distintos actores de la industria. En las firmas organizadas, la principal vía por la que iniciaron algún procedimiento legal ha sido administrativa a través de dependencias y autoridades.

La dependencia o autoridad por la que se inicia un procedimiento legal depende del área que infrinjan los plaguicidas ilegales detectados. Problemas relacionados con registros sanitarios llevan a COFEPRIS, aquellos con afectaciones a la propiedad intelectual al IMPI o a la FGR.

Entre las empresas entrevistadas dieron a conocer tres tipos de procedimientos para estos casos: los penales, seguido por los administrativos relacionados con materia sanitaria, y los referentes a la propiedad intelectual.

De las empresas consultadas, al menos la mitad considera al marco jurídico inadecuado para responder a la presencia de productos ilegales. Además, más de la mitad piensa que los procedimientos legales son poco o nada útiles, dada la percepción en cuanto a lo limitado y poco útil que resulta el marco jurídico y su aplicación.

La industria de plaguicidas legales han generado una variedad de estrategias para hacer frente al problema de productos ilegales. Estas pueden caracterizarse por los actores que se involucran en ellas, indica el estudio.

En primera instancia, se encuentran las empresas y/o asociaciones, un segundo grupo corresponde a las estrategias que incluyen la coordinación entre dependencias y autoridades del sector público y participación de las empresas, el último solo incluye tácticas gubernamentales.

A su vez, estas pueden cubrir uno o varios segmentos de la cadena de suministro de plaguicidas. Entre las estrategias instrumentadas por las empresas para prevenir y combatir el comercio ilegal se encuentran las que se enfocan en los consumidores.

Por otra parte, las empleadas por empresas en los canales de distribución es el impulso a los distribuidores a notificar algún caso de productos ilegales y capacitar a quienes participan en la distribución.

Las empresas instrumentan estrategias internas. Ejemplos frecuentes son capacitar a los empleados sobre los plaguicidas ilegales, denunciar el robo de insumos o productos a las autoridades competentes, mantener un programa de trazabilidad de los productos, y alinear las estrategias contra los plaguicidas ilegales con la casa matriz, expone el estudio.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: