Jnoptik IntraBACH, un proyecto de apropiación tecnológica para comunidades tseltales

El proyecto promueve contenidos digitales en escuelas y comunidades rurales. Cortesía: Jnoptik-intrabach

*En Jnoptik IntraBACH, ubicaron información sobre diferentes iniciativas sin fines de lucro, que buscan motivar la creación de contenidos digitales, promoviendo la conservación de lenguas y culturas originarias.


Jnoptik IntraBACH, es un proyecto que promueve contenidos digitales en lengua tseltal para escuelas y comunidades rurales con problemas de conectividad a internet, con el objetivo de llevar información académica de manera libre y comunitaria a los diferentes niveles escolares.

Luis Ramón Alvarado Pascacio, docente de nivel media superior, activista digital y promotor de lenguas originarias, fue quien desarrolló la red. Fue creado en el Colegio de Bachilleres de Chiapas 105 en Abasolo, Ocosingo. Donde, la población tseltal, en especial estudiantes, muestran dificultades para expresarse en el idioma castellano, a ello se suman los problemas económicos y sociales haciendo de la educación una tarea compleja.

A través de una entrevista, Alvarado Pascacio compartió sus inicios en el activismo digital, hace 17 años le ofrecieron una plaza para impartir la materia de informática en la comunidad de Abasalo, ubicada a 40 minutos del municipio de Ocosingo. En ese momento, su primera limitante fue que la escuela no contaba con computadoras, posterior a ello y a pesar de dotar a la institución con estos dispositivos, la enseñanza era difícil debido a la lengua.

Más del 90% de la comunidad habla tseltal, ahí empezó mi historia, como docente me di cuenta que era difícil transmitirle el conocimiento y ellos comprender los temas, que al final lo hacían, pero no de una manera agradable, es una educación impositiva viéndolo desde la cultura tseltal. Me empecé a preparar haciendo investigaciones, descubrí primero que entendía la lengua, pero mis papás no me lo enseñaron, me cuestioné el por qué si mi mamá habla tseltal, así como otros integrantes de mi familia, narró el activista digital.

Los repositorios digitales en escuelas, ayudan a mejorar el proceso enseñanza – aprendizaje. Ante la educación híbrida y no contar con acceso a internet en comunidades apartadas, es una propuesta útil que está a nuestro alcance. Cortesía:
Jnoptik-intrabach

Fue así, como conoció la historia en relación a los diversos problemas que han suscitado en Ocosingo. Su abuela y mamá le contaron acerca de la discriminación y el racismo, la “parte cultural ha sido fuerte en la región selva”, y no enseñarle la lengua era una manera de protegerlo.

Eso me hizo sentir mal, porque es negar y ocultar las raíces, muchos jóvenes se avergüenzan de hablar la lengua cuando llegan a una ciudad. En este caso no está desapareciendo al ser bastante fuerte, pero se está deformando y perdiendo ciertas cosas, mucho de ello es la cultura. Ahí me decidí por empezar una aventura, al tener la comunidad sus propios usos y costumbres, no acostumbran a compartir mucha información, pero he aprendido a trabajar y a dialogar con ellos, que ellos aprendan de mí y que yo aprenda de ellos, agregó el docente.

Hace 13 años, a través de la materia de informática se le ocurrió una idea, crear contenidos sobre la clase en lengua tseltal, primero generó manuales básicos y sencillos para colgarlos en una plataforma de red local, con el fin de compartirlo con el alumnado y que pudieran acceder de manera libre.

Así nació IntraBACH, su nombre deriva de intranet al ser una red informática interna y bachillerato, posterior a ello agregó el término “Jnoptik” en relación al tseltal, pues significa aprender, esto lo identificó más con la región y la comunidad estudiantil.

Al principio, el funcionamiento se dio solo dentro del bachillerato, pero con el tiempo sumo más proyectos en tseltal y español, así como otros a nivel mundial con software libre, por la legalidad y que permite modificaciones debido a que no todas las escuelas autorizan la instalación de cualquier software, incluso en un principio fue presionado para que no lo hiciera.

La conectividad es uno de los derechos digitales. Cortesía: Jnoptik-intrabach

Dicho esto, indicó que al ser un software libre, las y los alumnos se apropian del contenido. Además, generó un término que desconocía, pero que se fue formando “la apropiación tecnológica”, es decir, como las comunidades indígenas pueden acceder y apropiarse de la tecnología a su modo y para su beneficio.

A muchas personas les gustó la idea que tuve, así que se empezaron a generar otros proyectos alternos, así se hizo eco a nivel nacional e internacional. Ha tenido visitas de compañeros de Colombia y Argentina, quienes desarrollaron proyectos más fuertes. A nivel local me han preguntado ¿Por qué no llevo el proyecto a otros lados?, aquí es donde más se necesita, sobre todo Ocosingo al ser un terreno olvidado por sus múltiples problemas, expuso el docente.

Después de un tiempo, mudó el proyecto a otras escuelas por el interés de las y los docentes, inició con el trabajo en el nivel básico (primaria y secundaria) y bachillerato. Uno de sus proyectos actuales es la creación de una cuenta educativa, con información dirigida hacia alumnos y alumnas de bachillerato en el área de informática denominado “Profe Luis Alvarado”.

Por lo anterior, detalló que dicha materia tiene un programa de estudios, pero no cuenta con contenidos y para las comunidades es difícil obtener libros, por esa razón, generó su propio contenido para trabajar más acorde con la planeación, organización y evaluación de los procesos de aprendizaje.

En la cuenta, hay contenido desde el primero hasta el sexto semestre de nivel media superior, junto a material didáctico y un blog, esto con el propósito de ahondar en el tema de ciudadanía digital.

Generé un canal de YouTube, los videos cuentan con más de 3 mil vistas. Uso la plataforma, pero a veces no hay internet en la comunidad, así que cambio los videos a un formato más pequeño para transferírselos por WhatsApp, mando una guía que puede ser consultada en el blog y las actividades correspondientes. Todo lo que se genera me permite dar clases, este beneficio no lo restrinjo solo a mí, lo he compartido con maestros de la región, dijo Alvarado Pascacio.

Tenemos el reto de establecer una educación usando tecnología atractiva y capture el interés por aprender en el alumno. Cortesía: Jnoptik-intrabach

Para el docente, los comentarios más importantes sobre sus proyectos son el de sus propios alumnos y alumnas, cuando le expresan que entendieron las clases y aprendieron un poco más para Alvarado Pascacio eso es un reconocimiento, además de que ganarse su respeto no fue fácil. Destacó que, para algunos estudiantes, la pandemia y las clases en la modalidad semi presencial dio pie al desinterés de continuar estudiando.

En relación a los docentes, mencionó que le han agradecido por brindarles estas herramientas, pues las comunidades que no cuentan con recursos económicos, ni material disponible para este tipo de contenidos. Sobre las autoridades educativas, enfatizó que este tipo de proyectos no los dan a conocer al no ser externo, y consideró que dentro de la institución hay mejor recibimiento de trabajos que vienen de fuera.

Por eso con IntraBACH propongo que no necesitamos proyectos de fuera para generar casos de éxito o mejorar en la educación, nosotros mismos podemos hacer contenido contextualizado en nuestra lengua, tenemos la capacidad, pero nos falta ese impulso y motivación por parte de las autoridades educativas, comentó el activista digital.

Por otro lado, en el tema de la interculturalidad, dijo que poder compartir una clase en tseltal genera emoción en las y los alumnos, aparte de entender y comprender logran identificarse con él. Así mismo, su interés hacia ellas y ellos crea una fuerte empatía, es romper una barrera en la educación y construir una nueva en conjunto “si yo tengo conocimiento, tú también. Me enseñas a aprender de otra manera, con una diferente visión y cosmovisión”.

En la actualidad, comentó que la educación esta depreciada, sobreevaluada y no se invierte en ella. A pesar de ello, la satisfacción de su trabajo es poder aportar algo a México, en su andar por diferentes planteles ha conocido alumnos y docentes valiosos, por lo que asegura que existe una gran diversidad y riqueza cultural, que está siendo apaleada por la parte externa.

Por último, compartió que está colaborando con algunos docentes para crear materiales educativos impresos o talleres en línea para aprender tseltal, aunque aún están en la idea, esperan que más adelante ya lo trabajen y concretarlo.

Compañeros docentes no nos rindamos ante la situación, aunque el escenario educativo es complejo y adverso, aunado a la falta de herramientas para trabajar en comunidades indígenas y que no cuentan con internet, tengamos ese amor para ayudar a los jóvenes. Invítenlos a innovar, crear y quitarnos la máscara de que no podemos. Nos preparemos un poco más, las comunidades indígenas tienen muchos problemas, pero ellos saben dar las gracias, concluyó el docente.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: