Feromonas de confusión sexual, una herramienta para el manejo del gusano cogollero

Gusano cogollero – Spodoptera frugiperda
Larva (Frank Peairs, Colorado State University, Bugwood.org)

*Las feromonas son sustancias químicas que los seres vivos liberan de forma natural para producir una respuesta entre miembros de su misma especie o de otras.


En Chiapas, el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) y PROVIVI trabajan para difundir las ventajas del uso de feromonas de confusión sexual, una herramienta para el manejo integrado del gusano cogollero en maíz.

Así pues, las feromonas al ser liberadas, son transportadas por el aire y activan receptores especializados del sistema olfativo. Esto permite que muchos animales comuniquen estados de ánimo, salud o enfermedad, así como señales de alarma, rastro, o bien disponibilidad y compatibilidad sexual.

Sin embargo, aquellas sustancias químicas involucradas en la búsqueda de pareja se les conoce como feromonas sexuales y son liberadas por las hembras para atraer a los machos. Este mecanismo evolutivo está más desarrollado en algunas especies que en otras.

En específico, los insectos son sensibles a estas sustancias, hay palomillas cuyos machos pueden detectar una hembra a más de una milla (1,6 kilómetros) de distancia. Dichas sustancias pueden sintetizarse de manera artificial para confundir a los machos de insectos plaga y así interrumpir el proceso de apareamiento.

Las feromonas sexuales para confundir al cogollero están contenidas en dispensadores de material poroso que permite su liberación prolongada durante 90 días en el campo. En cada hectárea se colocan 30, comentó Benancio Jiménez Gómez, coordinador técnico del Hub Chiapas del CIMMYT.

Instalación de dispensadores de feromonas de confusión sexual para gusano cogollero en Hueyapan de Ocampo, Veracruz, México. Foto: Aldrin Quevedo/ Tecnología Agropecuaria Aplicada al Campo

Tales productos son los dispensadores PROVIVI FAW, actúan de manera diferente a las feromonas de monitoreo, permiten medir la presión de la plaga o hacer control, según su uso. Se instalan en una garrafa con agua y requieren mantenimiento continúo.

El especialista añadió que las feromonas de confusión sexual de PROVIVI, sirven como herramienta preventiva y se instalan una sola vez en el campo al momento de la siembra, actuando durante 90 días.

Así mismo, los dispensadores con feromonas de confusión sexual son una herramienta dentro del manejo agroecológico de plagas, así que es importante acompañarlas con otras prácticas sustentables y monitorear para asegurar que los daños no rebasen el umbral económico.

Nosotros este año estamos implementando esta innovación con el objeto de transferirla a pequeños productores; el CIMMYT cubrió lo correspondiente a cinco hectáreas y el grupo de productores con quienes estamos trabajando gestionaron con Sanidad Vegetal las feromonas para otras cinco hectáreas, señaló el coordinador técnico del Hub.

Esta plaga causa daños de consideración como barrenados en la base del tallo de las plántulas de maíz causándoles la muerte de los cogollos y provocando con esto que tengan que hacerse resiembras de maíz. Cortesía: Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural

Los resultados preliminares derivados de los monitoreos, les permitió observar que en las 10 hectáreas tratadas hay una menor incidencia de gusano cogollero en comparación con aquellas zonas no tratadas. No obstante, tomaron en cuenta las condiciones del entorno para obtener el máximo beneficio de esta tecnología.

Depende mucho de la zona y las condiciones, de qué tanto monocultivo hay, la superficie, el clima influye mucho, por ejemplo, ahorita con la canícula hay mayor presencia de plagas. Es muy variado, por eso es importante el monitoreo, comentó el especialista del CIMMYT.

Además, dijo que para el control del gusano cogollero, lo normal en el estado es que se hagan de una hasta tres aplicaciones de insecticidas, aunque con menos frecuencia. Pues, han visto que la diferencia entre una aplicación y otra es de un aproximado de una tonelada en merma de grano.

Es decir, el productor que aplica dos veces tiene una tonelada más de grano, pero depende de las condiciones particulares, de ahí la importancia de promover estas alternativas, más accesibles y que a diferencia de los insecticidas convencionales, no afecta a los insectos benéficos: pues está dirigida al manejo exclusivo de la plaga.

En agricultura existen feromonas para muchos tipos de plaga. En el caso de los trabajos que estamos haciendo este año con PROVIVI estamos usando feromonas que funcionan exclusivamente para el gusano cogollero. No aplican para gusano trozador o elotero. Esto es importante porque hay gente que quiere utilizar los dispensadores para otras plagas y eso no es posible porque las feromonas son específicas para cada especie animal, finalizó el coordinador técnico.

Gusano cogollero

Gusano cogollero un problema para los cultivos de maíz y sorgo. Cortesía: Jorgelina Lezaun. Ingeniera Agrónoma

El gusano cogollero del maíz (Spodoptera frugiperda) es una plaga de insectos que afecta a más de 80 especies de plantas y causa daños a cereales cultivados de importancia económica, como el maíz, el arroz y el sorgo, también a los cultivos de hortalizas y al algodón, dio a conocer la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Spodoptera frugiperda, es nativo de las regiones tropicales y subtropicales de las Américas. Es durante la fase larval cuando el insecto causa los daños, su tasa de reproducción es de varias generaciones por año, y la polilla puede volar hasta 100 kilómetros por noche.

El gusano come sobre todo las hojas del maíz, en ocasiones también infesta las mazorcas. Por lo general, los seres humanos no consumen estas mazorcas. Si bien los daños directos provocados por el gusano cogollero no afectan a la inocuidad alimentaria del maíz, puede aumentar su susceptibilidad a la presencia de aflatoxinas.

La polilla hembra adulta del gusano vuela con facilidad y seguirá propagándose por todo el continente, y posiblemente a otros. Es posible que las poblaciones sigan creciendo al encontrar más plantas hospedantes en las que pueden multiplicarse y al no existir enemigos biológicos naturales (depredadores naturales, como las hormigas y dermápteros, parasitoides especializados) y una multitud de entomopatógenos (virus, bacterias y hongos).

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: