Urgentes sugerencias para Tuxtla

© ¡Viva la Fuente del Magueyito! 12ava. Poniente Norte, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas (2008)

Bien sabemos los tuxtlecos, de nacimiento y por adopción, que hoy como nunca en su larga historia, Tuxtla Gutiérrez se encuentra absolutamente rota, saqueada y malherida por los últimos gobernantes, entre ellos Sabissnes, el Meco, Yassir, Granda, Toledo y Fercaca. Perfectamente sabemos que sus dolencias esenciales son: 1. Ausencia de planificación en su desarrollo urbano, 2. Escasez y mala calidad del agua que bebe, 3. Arcaico e ineficaz servicio de transporte público, 4. Caos en su infraestructura vial, 5. Falta de cuatro pasos a desnivel sobre la Avenida Central (Fuente, Calle Central, Cinco de Mayo y Diana) y 6. Desorden absoluto en el uso de las vialidades y los espacios públicos.

Ante esto que es claro para todos —incluidos ciudadanos, funcionarios, gente entendida y oficinas de la administración municipal—, prefiero reflexionar y dejar constancia de lo que aqueja a la ciudad, exclusivamente en el ámbito de la Cultura, espacio y encomienda de políticas públicas desafortunadamente contrahechas, simuladas o acaso mal formuladas por negligencia e ineptitud profesional.

Me refiero a la CULTURA, así, con altas; a aquel concepto que, quienes pasaron por la Universidad saben de sobra, refiere todo aquello que se opone a Natura y la complementa. Toda acción del ser humano efectuada sobre la naturaleza, desde los orígenes de su existencia. Es decir que Cultura hay en el cultivo del maíz y la yuca, primigenios alimentos mesoamericanos; en la agricultura del trigo y en la densa ingeniería hidráulica de los chinos; en la domesticación del perro y el gato en el Pacífico Oriental; en las primeras ciudades “urbanas” de Mesopotamia (Ur, Uruk, Nippur, Lagash, etcétera), y en el ingenio y la ingeniería depositada en la Torre Dubai y en el Robot que hoy se pasea por Marte.

De modo que Cultura no sólo es habilidad, arte, estética e intelecto, sino también herencia, escuela, educación, civismo, ciudadanía y planificación urbana. Razón por la que, en el caso de nuestra ciudad vapuleada hasta la vergüenza, tendríamos que pensar en su desorden urbano, comercial, social y de sus servicios. En sus calles, parques, jardines, bulevares y panteones, pero también en su infraestructura y equipamiento urbano, en la calidad de su transporte público, en la reglamentación municipal y en la calidad de su Ayuntamiento y funcionarios municipales.

Sin embargo, de frente a la necesidad de ideas concretas, de propuestas para el nuevo edil de la ciudad y su Ayuntamiento; para aterrizar esta reflexión, van cuatro alternativas de urgente aplicación en el ámbito de la promoción social, cultural y educativa:

Una. Descacharrar la ciudad en un sentido profundo; limpiar, higienizar, desinfectar. Emprender su limpieza profunda, a modo de eliminar todos los comercios, talleres, puestos de comida y basura que invaden los espacios públicos (calles, bulevares, jardines, parques), junto con la restitución del mobiliario urbano y la sensibilización del público, respecto de asear y hermosear nuestras fachadas, banquetas y trozos de calle, mediante señalización, anuncios, carteles, memes, radio y televisión.

Dos. Que la sociedad civil y sus organizaciones —entre ellas los miembros del Consejo de la Crónica de la ciudad y los promotores culturales— estudien y propongan ajustes a la nomenclatura de todas las calles y plazas públicas de la ciudad. Con el fin de divulgar el nombre y las biografías de nuestros personajes notables e ilustres. Ya no más desconocidos, fuereños y mucho menos políticos mafiosos y corruptos.

Tres. Que la oficina de promoción cultural de la ciudad (llámese como se llame), organice y lleve eventos educativos y de esparcimiento cultural, a las colonias y barrios. Y traiga de ellos lo mismo de la periferia al centro, para incentivar nuestra verdadera comunicación. E igual, retomar la idea de la formación de una compañía de teatro itinerante, tanto para incorporar a saltimbanquis y artistas urbanos, como para permear sus sketches y pantomimas con ideas vinculadas a ética, civismo y ciudadanía.

Y cuatro. Retomar las ideas que promueve el geógrafo y promotor cultural amigo, Roberto Ramos Maza, y aplicarlas a través de aquella oficina “cultural” y/o la Casa de la Cultura Luis Alaminos, respecto de la conservación y promoción del patrimonio cultural de la ciudad. Esto es, y a mayor abundamiento:

  1. Redactar una norma municipal para aplicar orden al establecimiento de franquicias comerciales en el centro histórico de la ciudad, y acotar la publicidad y la propaganda en calles, bulevares y fachadas.
  2. Diseñar y poner placas perennes, alusivas, en toda la ciudad, donde corresponda, sobre acontecimientos, hitos, edificios y personas, de acuerdo con la memoria de los más viejos, y con los registros de la historia cultural local.
  3. Restablecer algunos edificios bellos, o construcciones emblemáticas, comprar y convertir en museo (por ejemplo), la casa del escritor Laco Zepeda, y fundar un vasto acervo fotográfico virtual, sobre la ciudad, del que podamos apropiarnos todos los citadinos, y
  4. Formular un auténtico —quiero decir profesional— proyecto de intervención arquitectónica para el Centro Histórico de la ciudad. Y, con base en él, desarrollar un programa de embellecimiento y mejora substancial de la imagen urbana del centro de Tuxtla y otras áreas.

 

Y finalmente, ante la estulticia e ineptitud que campea en el ámbito de la política, no estaría mal, amigos, compartir, pasar estas sugerencias, a los restantes 128 ayuntamientos de Chiapas. Son apropiadas específicamente a la capital del estado, sin embargo, con ligeras modificaciones, podrían servir para orientar la atención de las necesidades más urgentes y sentidas por los vecinos de todas las medianas y pequeñas ciudades de la geografía chiapaneca.

Retroalimentación porfas. cruzcoutino@gmail.com

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.