Artículos publicados por: Antonio Cruz Coutiño


© Templo de la Sma. Trinidad hoy. La Trinitaria, Chiapas. 2010.

Por Zapaluta y hacia Comitán, 1840

Escribimos nuestros nombres bajo el suyo y descendimos; montamos; cabalgamos por un terreno pedregoso y desolado; cruzamos un río y vimos ante nosotros una hilera de colinas, y más allá una cadena de montañas. Llegamos entonces a una meseta yerma y pedregosa, y después de cabalgar durante cuatro horas y media, divisamos el camino, que avanzaba a través de una árida montaña a nuestra derecha, y, temerosos de haber equivocado nuestra ruta, nos detuvimos bajo un pequeño y frondoso árbol para esperar a nuestros hombres. Soltamos a las mulas y, tras aguardar durante un rato, enviamos a Santiago de regreso […]

© Dibujo de Catherwood. Algún río en la frontera de México. c1840.

Stephens en la frontera comiteca, año 1840

Descendimos por uno de los senderos más abruptos y pedregosos con que nos hubiésemos topado hasta entonces en la región, cruzando en un sentido y en otro mediante una ruta en zig-zag por la ladera de la eminencia, prolongando el descenso quizás hasta una milla y media.

© Luis Echeverría, Velasco Suárez y estudiantes. Auditorio de los Constituyentes. AGN Fondo Hermanos Mayo (concentrados, sobre 363). 1975.

Lejos de rapiña y sindicatos… ¡UNIVERSIDAD!

[Segunda y última parte]. Hoy se sabe entonces, que los malos funcionarios de la Universidad y los sindicatos, entre ellos el SPAUNACH, Sindicato del Personal Académico, ambos contribuyeron al magno desbarajuste financiero universitario. Los sindicatos invadieron la esfera de la autonomía universitaria —ámbito de sus facultadades legales y administrativas—, mientras la Universidad se solazó en la pérdida de una parte substancial de su régimen interno, de su rectoría institucional. Reemplazo de plazas, nuevas contrataciones, recategorizaciones, banco de horas-asignaturas, exención de pagos y hasta “apoyos para prótesis” (de risa o inconcebibles), pasaron a manos de los sindicatos, vía sus contratos colectivos […]

© Luis Echeverría Álvarez y Manuel Velasco Suárez. Auditorio de los Constituyentes. AGN Fondo Hermanos Mayo (concentrados, sobre 363). 1975.

Lejos de rapiña y sindicatos…. ¡UNIVERSIDAD!

Se ha sabido que mientras la Universidad forma parte del CUMEX, consorcio de las “mejores universidades del país”, ocupa al mismo tiempo los peores lugares en transparencia institucional, e incluso el último en cuanto a “información jurídica vinculada al cumplimento de normas”.

© Hmmm. Caviar mesoamericano. ¡Rico nucú!Mercado San Juan. Tuxtla Gutiérrez (2011)

Zompopo, chicatana, cizín y nucú

Áselos de poco a poco, guárdelos en algún recipiente hermético y después, mézclelos como Dios le dé a entender. Con pan, galletas, tostadas o tortillas. Revuélvalos con cualquier clase de alimentos, o bien cómaselos a puños o a cucharadas, que está usted ante el alimento más versátil, nutritivo y suculento de México y Centroamérica, aunque quizás del mundo.

https://www.archivosonoro.org

Zompopo, chicatana, cizín y nucú

O sólo asados para su conservación. Conserva de la cual dependen todos los usos culinarios y gastronómicos susceptibles, entre ellos las típicas botanas o platillos del medio día en bares y cantinas

Robar el maíz a las hormigas, cultivarlo y reproducirlo, es tarea posterior de los hombres, quienes inauguran con él su inmejorable y definitiva alimentación, tal como se narra en este fragmento de la leyenda tojolabal El Nuevo Mundo: 

Zompopo, chicatana, cizín y nucú

Robar el maíz a las hormigas, cultivarlo y reproducirlo, es tarea posterior de los hombres, quienes inauguran con él su inmejorable y definitiva alimentación, tal como se narra en este fragmento de la leyenda tojolabal El Nuevo Mundo: 

Cierto. Dos temas de mayor interés son: el nombre propio de nuestras hormigas arrieras, y sus múltiples apelativos y mitos; los mitos mesoamericanos asociados a ellas, transmitidos a nosotros hasta la fecha.

Zompopo, chicatana, cizín y nucú

Cierto. Dos temas de mayor interés son: el nombre propio de nuestras hormigas arrieras, y sus múltiples apelativos y mitos; los mitos mesoamericanos asociados a ellas, transmitidos a nosotros hasta la fecha.