Ataque a la periodista María Luisa Estrada en Jalisco “revela condiciones alarmantes de vulnerabilidad y falta de protección”: CIMAC A.C. y Article 19

Ataque a la periodista María Luisa Estrada en Jalisco “revela condiciones alarmantes de vulnerabilidad y falta de protección”: CIMAC A.C. y Article 19
Foto: Zona Docs

*Esta nota fue realizada por Zona Docs, parte de la alianza de medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes leer la original.


María Luisa Estrada, periodista del medio Grillotina Política en Jalisco fue víctima de un ataque directo el pasado 15 de julio; un sujeto abordo de una camioneta modelo Mazda color blanco disparó en su contra, mientras ella viaja en su vehículo sobre la avenida Javier Mina en Guadalajara.

La periodista logró huir y salir ilesa, sin embargo, distintas autoridades e instituciones responsables de garantizar su protección dentro del estado “no le han brindado una respuesta adecuada y eficiente”, al tiempo que existen indicios de violaciones a su derecho a acceder a la justicia, así lo denunciaron Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC A.C.) y Article 19 en un comunicado.

Por Redacción ZonaDocs / @ZonaDocs  

María Luisa Estrada es periodista en el estado de Jalisco y labora para el medio Grillotina Política. El pasado sábado 15 de julio sufrió un ataque directo, mientras transitaba por la avenida Javier Mina en la ciudad de Guadalajara a bordo de su vehículo. Según denunciaron Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC A.C.) y Article 19 en un comunicado, un individuo que viajaba en una camioneta modelo Mazda color blanco “se le cerró abruptamente” y después “se escucharon dos disparos”.

Si bien, refiere el documento, la periodista intentó escapar del ataque, el conductor del auto la alcanzó “y de manera amenazante”, el sujeto desconocido “le gritó que la mataría, efectuando dos disparos adicionales” para después darse a la fuga.

Aunque la periodista logró salir ilesa del atentado, en su intento por recibir protección de parte de distintas autoridades responsables, éstas fueron negligentes en su deber e, incluso, cometieron violaciones a sus derechos, señalaron las organizaciones. Entre ellas se encuentra personal de la División Especializada en la Atención a la Violencia contra las Mujeres de la Policía de Guadalajara, según señalaron, un agente le expresó a la periodista “si te hubieran querido matar, te habrían matado; esto fue sólo un mensaje para que le bajes”.

Estos eventos sucedieron posterior a que la periodista solicitara auxilio de la Secretaría de Seguridad Pública Ciudadana, quienes la canalizaron con el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas. De acuerdo con las organizaciones denunciantes, pese a que se activó el operativo de seguridad -que incluye que elementos de la policía antimotines la resguardarán hasta llegar a las instalaciones de la delegación de la Fiscalía General de la República en Jalisco- María Luisa Estrada se enfrentó a la negativa de las autoridades federal para aceptar su denuncia.

Dicha dependencia argumentó que “no era ámbito de su competencia” y, por lo tanto, no podrían recibir su denuncia, momentos después le requirieron que saliera de las instalaciones incluso, “como acto intimidatorio comenzaron a tomar fotografías” precisa CIMAC y Article 19. Pese a que el fiscal en turno optó por tomar su declaración y ratificar la denuncia, no se le brindó ninguna medida de protección, al mismo tiempo que no hubo seguimiento al caso.

A esto se suma que la delegación de la FGR en Jalisco haya reconocido como una de líneas de investigación del atentado un posible evento de “violencia intrafamiliar”, acción que sólo demerita aquellas que apuntarían hacia su labor periodística como móvil. En ese sentido, además, señalan que existieron deficiencias en el proceso, entre las que preocupan más son: la falta de acceso a la carpeta de investigación, la omisión de diligencias periciales necesarias (como el resguardo del vehículo y la provisión oportuna de información). Para ambas organizaciones esto sólo deja ver “una simulación del proceso”.

“Esta situación plantea serias inquietudes sobre la imparcialidad de la investigación y la posibilidad de que se esté minimizando o desviando la verdadera naturaleza del ataque, lo que podría afectar la integridad del ejercicio periodístico de la afectada” expresaron.

De parte del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, María Luisa Estrada recibió sólo como medida de protección un botón de asistencia y rondines bitacorados en su domicilio -por personal de la Guardia Nacional-, pese a que inicialmente se le ofreció una medida de protección de reubicación, misma que después le fue negada.

Por ello, a decir de las organizaciones, la periodista no tuvo más que rechazar las medidas propuestas, considerando que ésas no proveen una seguridad efectiva e idónea para resguardar su vida e integridad.    

“Es preocupante que la periodista esté en una situación vulnerable sin el apoyo necesario para salvaguardar su seguridad y garantizar el ejercicio de su labor periodística” demandaron las organizaciones.

Por lo tanto, denuncian que han existido claros indicios de violaciones a su derecho a acceder a la justicia y protección por parte de las instituciones responsables de garantizar la atención de las personas periodistas y defensoras frente amenazas y ataques inminentes.

En opinión de CIMAC y Article 19 esta situación “revela condiciones alarmantes de vulnerabilidad y una falta de protección para la periodista afectada” y es que reconocen que la violencia perpetrada en contra de María Luisa Estrada “sin duda busca coartar su labor periodística y enviar un mensaje intimidatorio a quienes se dedican a informar y comunicar situaciones de interés público”.

A través del comunicado han desplegado una serie de exigencias, entre ellas a la Fiscalía General de la Republica. A esta dependencia federal se le ha llamado a garantizar una investigación exhaustiva y transparente sobre el atentado cometido en contra de la periodista, a través de la aplicación del Protocolo Homologado de delitos contra la libertad de expresión, así como, la asignación de medidas extraordinarias de protección para salvaguardarla.

Al Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas también se le ha llamado a brindar a la periodista una protección integral y efectiva acorde a la gravedad del riesgo que enfrentan.

Finalmente, al Gobierno Federal le exigen que pueda:

  • Garantizar el derecho de la periodista a realizar su labor informativa sin temor a represalias.
  • Que brinde capacitación a las fuerzas de seguridad pública para sensibilizarles sobre la importancia de proteger y respetar la labor de las personas periodistas.
Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: