Chiapas: mexiquenses, veracruzanos, poblanos, defeños, sabinistas, alboristas…

En la carrera del sexenio diversos grupos políticos convergen en el gobierno del gobernador Manuel Velasco Coello. Foto: ICOSO/Chiapas PARALELO

En la carrera del sexenio diversos grupos políticos convergen en el gobierno del gobernador Manuel Velasco Coello. Foto: ICOSO/Chiapas PARALELO

Impulsado por el PRI y el PVEM para ser gobernador del estado de Chiapas, el gobernador Manuel Velasco Coello aún no termina de integrar un gabinete propio a ocho meses de su administración.

Su padre Manuel Velasco Siles fue hijo del exgobernador Manuel Velasco Suárez (1970-1976) murió en marzo de 1988, cuando él apenas era un niño, tenía siete años. Su madre, Leticia Coello, es hija del empresario Fernando Coello Pedrero.

Poco antes de morir, su abuelo Velasco Suárez lo trajo a Chiapas en el 2001 a presentarlo con el entonces gobernador Pablo Salazar, donde inició su carrera política en el PVEM que había apoyado la candidatura del soyalteco. Antes de ser gobernador, en sus 12 años de carrera política, Velasco Coello fue diputado local, diputado federal y senador de la república.

A sus 33 años recién cumplidos,  un coctel político de grupos y personajes se mezcla en la  administración de Velasco Coello. Pero el mayor reclamo en Chiapas de quienes impulsaron su proyecto es el hecho de que no se haya podido sacudir a casi medio gabinete de colaboradores de su antecesor Juan Sabines Guerrero.

Tuvieron que pasar siete tortuosos meses lleno de conflictos sociales para que sustituyera en el cargo al Secretario General de Gobierno, Noé Castañón León, un exministro pensionado de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y extitular del Poder Judicial del Estado en el gobierno de Julio César Ruiz Ferro (1995-1997) y de Roberto Armando Albores Guillén (1998-2001).

Pero Castañón León regresó a Chiapas en el gobierno de Sabines Guerrero 2007-2012) para ser Secretario Generalde Gobierno hasta en los primeros siete meses del gobierno de Velasco Coello. Hace apenas un mes, el exmandatario le pidió su renuncia para poner como responsable de la política interior de Chiapas a su amigo Eduardo Ramírez Aguilar.

Mexiquenses, veracruzanos, poblanos y de otros estados los hombres tras el poder en Chiapas. Foto: ICOSO/Chiapas PARALELO

Mexiquenses, veracruzanos, poblanos y de otros estados los hombres tras el poder en Chiapas. Foto: ICOSO/Chiapas PARALELO

 Mexiquenses, poblanos, veracruzanos…

En la Secretaría de Hacienda intentó poner como titular en el cargo al mexiquense Daniel Sandoval Jafif, pero al no cumplir con el requisito legal que marca la ley local para ocupar un cargo de ese tipo, Velasco Coello lo delegó a la Subsecretaría de Planeación, Presupuesto y Egresos y como titular a Juana María de Coss León. Aunque es ya conocido, que la voz de mando realmente la lleva el mexiquense y no la funcionaria chiapaneca.

Miembro del grupo político allegado al presidente Enrique Peña Nieto, Sandoval Jafif fue regidor del ayuntamiento de Toluca en el Estado de México. Fue candidato a diputado federal de su partido por la vía plurinominal. Candidato a diputado local en el estado de Oaxaca. A Chiapas apenas llegó a radicar con el nuevo gobierno local.

En esa misma dependencia, como el segundo hombre más importante en el manejo de las finanzas llegó un poblano excolaborador del gobierno de Mario Marín, se trata de José Antonio Calderón Beylán, quien es ahora el Subsecretario de Ingresos.

Como director de ingresos de la Secretaría de Hacienda de Puebla en tiempos de Mario Marín, Calderón Beylán fue ligado a actos de corrupción junto al subsecretario de Finanzas Juan Alberto Armendariz en el 2009. Ahora es el responsable de la redistribución de los impuestos de los chiapanecos.

Algo similar pasó en el Instituto de la Consejería Jurídica y de Asistencia Legal, al no poder poner como titular a Oscar Francisco Muñoz Barrera por no cumplir con los requisitos de residencia chiapaneca, el gobernador Velasco Coello puso a Vicente Pérez Cruz. Aunque es conocido que el primero, con cargo en la Sub-Consejeria Juridico Normativa, es que él verdaderamente manda.

Otro no chiapaneco que llegó de la mano de Velasco Coello es su compadre Carlos Humberto Toledo Zaragoza, Consejo Estatal de Seguridad Pública, hijo de Carlos Humberto Toledo Moreno, Inspector General de la Comisión Nacional de Seguridad.

Pero otro personaje político empoderado no chiapaneco en el gobierno de Velasco Coello, es un joven veracruzano. Hijo del exgobernador Fidel Herrera Beltrán, llegó a Chiapas desde la campaña el actual gobernador.

Javier Herrera Borunda no figura con cargo alguno en el gabinete, pero eso sí, tiene una oficina en Palacio de Gobierno, y muchos miembros del círculo cercano al mandatario saben del poder que emana de él por el sólo hecho de ser un allegado a Velasco Coello, y emisario del grupo político veracruzano que apoyó su campaña.

Los cambios y el reciclado político

Con Velasco Coello llegaron los priístas chiapanecos Juan Carlos Gómez Aranda a la Secretaría de Planeación; Manuel Sobrino Durán a la Secretaría del Trabajo; Bayardo Robles Riqué a la Secretaría de Infraestructura. Siete meses después el priísta Julián Nazar Morales sustituyó al funcionario sabinista José Ángel del Valle Molina en la Secretaria del Campo.

Además integró a su gabinete a los panistas Ovidio Cortazar a la Secretaría de Economía y Juan Carlos Cal y Mayor Franco en el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (Coneculta), excolabooradores ambos de Sabines Guerrero. A la de Medio Ambiente e Historia Natural llegó al perredista Carlos Morales Vázquez.

Del PVEM, integró a Miguel Ángel Córdova Ochoa en la Secretaría de Desarrollo y Participación Social (Sedepas). En la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana a Jorge Llaven Abarca; en la Secretaría de Transportes a Mariano Rosales y al sabinista Carlos Penagos en la Secretaría de la Juventud, Recreación y Deporte.

En Turismo al excolaborador de Albores Guillén, Mario Uvence Rojas; a Carlos Eugenio Ruiz Hernández en la Secretaría de Salud. A Enrique Zamora Morlet a Secretaría para el Desarrollo de la Frontera Sur y Enlace para la Cooperación Internacional. A Manuel Zepeda Ramos en la Oficina de Convenciones y Visitantes; a su leal jefe de prensa, José Luis Sánchez en el Instituto de Comunicación Social. Rodrigo Pariente en el Instituto Amanecer.

Los sabinistas

Algunos de los funcionarios sabinistas incrustados en el gabinete de Velasco Coello, sobresale César Corzo Velasco en la Secretaría de la Función Pública (SFP); Plácido Morales Vázquez en la de Pesca; Juan Carlos López Fernández en el Instituto de Ciudades Rurales Sustentables. Y Ricardo Aguilar Gordillo que la ha podido poner contrapesos en el Sindicato Magisterial por sus relaciones con ese sector.

Otra pieza fundamental del sexenio sabinista identificado con la represión de la disidencia, es la que representa Raciel López Salazar, titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

En el Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del Estado (OFSCE) sigue Humberto Blanco Pedrero, nombrado también por el propio Sabines Guerrero.  César Corzo Velasco, Raciel López Salazar y Blanco Pedredro conforman el trio que le cubren la espalda al exmandatario chiapaneco.

Aunque claro, en la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado se encuentra otra pieza fundamental sabinista, el excolaborador y amigo del exmandatario, José Ángel Córdova Toledo, quien oculta las irregularidades durante el gobierno anterior.

Aunque su gabinete es una mecla política de diversos intereses, Velasco Coello parece tener bajo su control a ambos poderes que lo acompañan, el Legislativo al proponer como su titular a Rutilio Escandón Cadena y en el Congreso del Estado como una pieza fundamental a su amigo Fernando Castellanos Cal y Mayor, quien se disputa ese Congreso con el grupo encabezado por los priístas, Nefatalí del Toro, Noé Castañón Ramírez y otros.

El gobierno de Velasco Coello, está lejos de tener una identidad propia con semejante gabinete.

4 Comentarios en “Chiapas: mexiquenses, veracruzanos, poblanos, defeños, sabinistas, alboristas…”

  1. Adrian Rodríguez Gordillo
    2 diciembre, 2013 at 14:02 #

    El problema de los fuereños en Chiapas, es que son unos abusivos. La más clara prueba de ello es el sexenio de Juan Sabines Guerrero, empezando con su tlaxcalteca mujer y sus cuñados, y seguido du sus poblanos y defeños amigos que no fueron capaces de asimilarse y entender al estado, sino que quisieron hacer a un lado a Chiapas creyendo que por decreto se alcanza el desarrollo y la modernidad. Generaron caos y se aprovecharon de él, todos se enriquecieron y eso no puede ser producto de un trabajo de 6 años, cuando hay tanta gente que en toda una vida apenas hace una casa modesta y un carro, eso si bien les va.

    De ser personas respetables, que muchas han venido a Chiapas, tendrían el lugar que merecen en el reconocimiento y aprecio de la gente. Su última burla, su puñalada final ha sido hacerse a un lado de toda responsabilidad con la ayuda de sus cómplices en el Congreso, y dejando a los chiapanecos tirados a su suerte para que sea a ellos a quienes responsabilicen, lo bueno que hay un dios que todo lo ve y lo acomoda. Tendrá cada uno lo que le corresponde

  2. EMILIO GREGORIO LUIS CERDIO
    5 septiembre, 2013 at 19:20 #

    Estamos amolados todos ustedes dijeran en mi pueblo, excelente trabajo de investigación Isain, Felicidades. Seguiremos igual o peor en el Soconusco por lo que veo.

  3. dani harold
    22 agosto, 2013 at 0:14 #

    En el caso de la Secretaría de Hacienda estatal, te faltó mencionar al grupo que tiene la Subsecretaría de Administración, que lo encabeza un tal Emilio Anaya Aguilar (proveniente del DF, y al parecer oficial mayor de Alejandro Encinas en el gob. del DF.). Es muy probable que sea un espacio otorgado a grupos políticos cercanos al perredismo. El caso es que el grupo de funcionarios que vinieron con esta persona cumplen con el título de tu columna: defeños, mexiquenses (como los casos de Raúl Bermúdez Garduño y Alberto Salem Cid). Estos personajes exijen las renuncias sin miramientos a personas que son nativas de este estado. Un caso muy conocido en el que tuvieron que recular fue el del “bono del burócrata”, pues la circular, en donde se afirma los límites del otorgamiento de tal bono, esta firmado por uno de esos personajes. Es claro que forman parte de las cuotas que se les asignan a distintas fuerzas políticas. Lo insultante es que actúan como agentes externos portadores de patente de corso para hacer y deshacer.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Chiapas a la deriva | Chiapasparalelo - 19 diciembre, 2016

    […] Chiapas: mexiquenses, veracruzanos, poblanos, defeños, sabinistas, alboristas… […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.