Un gobernador de revista

Portada de la revista Lomas en espectacular

Portada de la revista Lomas en espectacular

Ningún gobernador había sido blanco de tantas críticas en tan poco tiempo de gestión, como Manuel Velasco Coello.

Se cuestiona su inexperiencia, inmovilidad, falta de proyecto político y cargar, de forma innecesaria, con un muerto que apestó desde antes que dejara la magistratura estatal.

Sus oídos, sin embargo, no están hechos para escuchar el murmullo pueblerino. Se contenta con haber impuesto el récord de ser el gobernador más joven en la historia de Chiapas y de competir, con fotos al por mayor, en revistas del corazón. ¡Hola! es su preferida, pero se regodea con cualquier publicación que enaltezca la farándula. En su haber tiene a Quién, Caras, Tv Notas y Rostros.

Manuel Velasco Coello nació el 7 de abril de 1980, casi cuatro años después de que su abuelo, concluyera su mandato como gobernador.

Su padre, José Manuel Velasco Siles, un hombre muy querido en Yajalón por su labor desinteresada como médico, falleció cuando el actual gobernador tenía siete años.

A diferencia de su padre y de su abuelo, que tuvieron una rigurosa formación en instituciones de prestigio, Manuel Velasco Coello ha estudiado en escuelas de poca exigencia académica. Eso explica que no propicie ni participe en encuentros de intelectuales, mucho menos en debates que permitan conocer su preparación, que trasluce como poco sólida.

No persevera en sus odios

Señalan, quienes lo conocen, que no persevera en sus odios. Se descarta por eso que persiga a empresarios, periodistas o políticos que no coincidan con su particular forma de ejercer el poder.

Será un gobierno diferente al de Sabines. No se ensañará, dicen, con los que no  propalen sus logros o lo critiquen. El tiempo tampoco juega a su favor si quisiera implementar campañas de difamación o amedrentar a disidentes. Los virreyes locales, en que se habían convertido los gobernadores, se han debilitado. No son bien vistos en ningún lado y cada vez se crean más candados para limitar sus excesos.

Pero Manuel Velasco, aseguran sus allegados, aunque tuviera el poder imperial de Sabines no lo utilizaría para sembrar el terror. Su historia es diferente: trae valores inculcados por su familia; su madre y su tío Juan Antonio Velasco Siles son un contrapeso importante.

Siente, además, que los chiapanecos han sido generosos con su carrera. No tiene agravios como su antecesor y eso se observa en su relación diaria con los ciudadanos y colaboradores.

Un gobernador achicado

Un buen corazón, así sea un corazón agradecido, no es suficiente para gobernar al estado más pobre del país.

Y es ahí donde el mandatario se achica y se inmoviliza, lo que arroja como resultado una entidad paralizada, con la economía detenida, “que en ocasiones da la impresión de ir como el cangrejo, sin proyecto claro de futuro”, afirma Jorge López Arévalo, miembro del Sistema Nacional de Investigadores y doctor por la Universidad de Santiago de Compostela.

Precisa: “Chiapas tiene problemas estructurales serios, más allá de cualquier gobierno. La economía de Chiapas crece muy lentamente, casi nada, desde hace por los menos más de un siglo, lo que lo ha ido rezagando del promedio nacional. La única época virtuosa la experimentó en el periodo 1970-1980, debido a que nos tocó la colita del desarrollo estabilizador y en esa época se construyeron grandes obras de infraestructura: buena parte del sistema de carreteras transversales a las cabeceras municipales, las presas, la explotación petrolera, se creó la Unach, se experimentaron planes de desarrollo regionales, se construyeron terrazas en Los Altos de Chiapas, y se contaban con infinitamente menos recursos que ahora”.

Hoy, continúa el investigador que le ha dado seguimiento al desarrollo local, “Chiapas es una economía endeudada, pero lo que es peor: sin imaginación y con muchos asesores que no conocen el estado y a lo único que vienen es a la rapiña en la entidad más pobre del país, pues paradójicamente se ha convertido en importante destinataria del gasto público a partir del levantamiento zapatista y buscan apropiarse de la renta pública. Antes Chiapas no interesaba a los políticos de otros estados, hoy sí. No solo se tiene que cargar con el junioraje local, sino también con el de fuera”.

Alianzas incómodas

Su problema, y lo es también para Chiapas, son las alianzas que construyó para llegar al poder. Ahora todas ellas adosan la factura.

En esas alianzas Juan Sabines figura en primera fila. Busca no solo inmunidad e impunidad sino la prolongación de sus odios. Para ello dejó acomodados a sus más fieles colaboradores. Raciel López Salazar es el más visible.

Roberto Albores Guillén es otra alianza demasiado incómoda porque no se satisface con nada: desea contratos, colocar a funcionarios, en fin, señalar a favorecidos y desfavorecidos. Tiene a Pablo Salazar en la mira de sus odios y eso lo ha transmitido al primer gobernador Verde.

Las televisoras, sobre todo Televisión Azteca, se alzan como aliadas insaciables. Ricardo Salinas Pliego, después del trato dispendioso que recibió de Sabines, desea más, porque se siente artífice de la campaña ganadora del Güero.

Hay otros aliados, menos protagónicos pero igualmente desaforados y hambrientos: el Partido Verde Ecologista, con los Jorges a la cabeza, y la maestra Elba Esther Gordillo, que desde la cárcel pide, solicita, exige y a menudo se le cumplen sus deseos.

El problema no es que el gobernador tenga todas estas alianzas, abusivas en su mayoría, sino su incapacidad por limitarlas en su ánimo predatorio.

Se sabe pequeño, y se empequeñece aún más cuando se sienta con sus aliados, y con sus adversarios.

La inexperiencia

Manuel Velasco, afirma Carlos Rincón Ramírez, es un joven inexperto en la administración pública, “que si bien es cierto tuvo mucho arraigo popular, a más de seis meses de haber asumido su gobierno, ha demostrado incapacidad para diseñar una estrategia social, una línea política que le dé rumbo y sustentabilidad a su quehacer”.

No ha entendido aún, y posiblemente no lo entienda en los años de gobierno que le quedan, que gobernar es ejercer el poder, es saber escuchar y planear. A él le interesa la superficialidad, la farándula y los dimes y diretes de la política, pero no lo sustantivo del quehacer público.

Si alguien, con ánimo colaborativo le presenta proyectos nuevos o que podrían ser valiosos para su gobierno, muestra cara de cansancio y aburrimiento; se esfuma. Para eso no tiene tiempo ni paciencia.

Los retos están por todas partes. En la educación parecen haberse despertado las fuerzas broncas : “La represión que se registró el día en que se estaba nombrando el comité ejecutivo de la sección 7 del SNTE fue una clara evidencia de la incapacidad de los operadores políticos y de la falta de un proyecto para poder manejar políticamente la situación. Fue nombrado en la secretaría general no el candidato del gobernador, sino las posiciones más duras del movimiento magisterial, lo que no quiere decir que sea malo, pero se puso de manifiesto que ante la ausencia de un proyecto político y social tuvo que intervenir el gobierno federal para resolver ese problema. Fue la propia Secretaría de Gobernación que resolvió un asunto que históricamente solucionaban aquí los gobernadores”, agrega Carlos Rincón.

El investigador de temas educativos y sociales considera, además, que la crisis de credibilidad que se vive en el quehacer político se debe también a las confrontaciones de los diferentes grupos de poder, y que no son atajadas por el mandatario. “Creo, remata el académico, que se requiere un poco más de sensibilidad y de dureza en la toma de decisiones que no se ven hasta hoy en día”.

 Gestión de flashes

Debido a que la realidad rebasa y desbarata sus sueños, Manuel Velasco Coello ha preferido caminar por otros escenarios, de flashes, música, bautizos, quinceaños y bodas.  Es un cliente, un buen cliente, para revistas sociales de todos los calibres.

Acompañado siempre de Anahí, no ha habido mes, casi semana, en que no aparezca en las páginas socialeras, en donde se ve a gusto, en su ambiente.

“Se dice que se va a aplicar una política de austeridad, afirma López Arévalo, lo que suena bien a los oídos de la gente pero eso contrasta con la publicidad en la persona de Manuel Velasco Coello que se ve por ciudades, pueblos y montañas de Chiapas, así como con los estilos de vida de la clase política chiapaneca. La austeridad, además, está probado que tiene efectos recesivos sobre cualquier economía, máxime de una tan dependiente del gasto público como Chiapas”.

Lo de visitar pueblos y saludar a ancianas y a niños también le sale del corazón. Lo hace con gusto. Pero revisar documentos, analizar balances, cuentas, le da pereza. Y ahí está su principal problema, de un mundo bifurcado, por un lado, de oropel y, por el otro, de una triste realidad que aguijonea todos los días a los chiapanecos y al que no se ve, por lo pronto, ninguna respuesta.

7 Comentarios en “Un gobernador de revista”

  1. Blanca Hernández Sánchez
    13 diciembre, 2015 at 13:39 #

    Felicidades Sarelly Martínez, en estos tiempos de persecución a periodistas y a la libre expresión es valioso el reporte del fracaso como gobernador del estado este personaje que erro en su aspiraciones
    debió trabajar para las telenovelas baratas de televisa.
    Resulto ser un improvisado inculto e ignorante.

  2. EMILIO GREGORIO LUIS CERDIO
    5 septiembre, 2013 at 19:01 #

    Enriquecedor y muy ilustrativo, mejor diagnostico de la gobernabilidad de la entidad no creo exista. Felicidades.

  3. Vicente Martínez Yannini.
    22 agosto, 2013 at 18:45 #

    Me congratulo de haber recibido, por un amigo y paisano, este informativo digital, toda mi familia materna y paterna es chiapaneca, así como dos de mis hijas. Soy tataranieto de Juan Ballinas, abuelo de mi abuela materna. No lo gro entender la política, pero menos la del bebe Velasco. Lo peor es que tiene seguidores de uñas largas y cerebro reducido, como mi pariente, presidente municipal de San Crsitóbal, que está haciendo de las suyas y de las de los demás; tratando de destruir la ciudad y alrededores.

  4. Sarelly Martínez
    20 agosto, 2013 at 22:56 #

    Doctora Sheila: Qué honor. Gracias por las palabras de aliento. Esperamos contar con tu apoyo virtual y tus comentarios.

  5. Sheila Gutierrez
    20 agosto, 2013 at 21:06 #

    Querido Dr. Sarelly

    Felicitaciones por su proyecto. Me encantó su análisis. Han conformado un gran equipo de trabajo. Quienes los leemos agradecemos plumas criticas y reflexivas que tanto hacen falta en los medios de información estatales… un abrazo a todos y sigan la brújula para no perder de vista el camino.

  6. Alfredo Palacios Espinosa
    20 agosto, 2013 at 18:58 #

    Excelente artículo querido Sarelly, ojalá no te acusen de narcomenudista o algo peor.

    Excelente artículo. Ojalá no vayan acusarte de narcomenudista o algo peor

    • Sarelly Martínez
      20 agosto, 2013 at 22:55 #

      No sabemos aún cómo va a actuar el gobierno actual, pero confío en que el gobernador, aunque no promueva la crítica, por lo menos la tolere. Sin embargo es preocupante el caso de Gustavo Maldonado, ciberactivista, y acusado falsamente de narcomenudista. Un mal inicio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.