Municipios afectados por hidroeléctricas, sin riqueza ni prosperidad garantizada

La construcción de hidroeléctricas no ha aportado al desarrollo de las comunidades de Chiapas. Foto: Isaín Mandujano/Chiapas PARALELO.

La construcción de hidroeléctricas no ha aportado al desarrollo de las comunidades de Chiapas, entre ellas Chicoasén, donde ya existe una obra. Foto: Isaín Mandujano/Chiapas PARALELO.


Chicoasén II, urgencia por generar energía a cualquier costo 

De acuerdo a documentos entregado al municipio, a la población de Chicoasén que resultará impactada por la nueva represa, la paraestatal sólo otorgará entre 87 y 117 millones de pesos para obras de infraestructura social, que aún no han sido determinados.

Este recurso es 10 veces el presupuesto anual con el que cuenta el municipio, sin embargo no guarda proporción con el recurso que se otorgará por el usufructo de la energía, ni por el impacto ecológico que una obra de estas conlleva.

 

La quinta gran hidroeléctrica de Chiapas

Chicoasén II que será la quinta presa hidroeléctrica de Chiapas, la construcción de esta hidroeléctrica, que empezaría a edificarse en 2014, generó cuestionamientos por parte de los habitantes en la región de las presas, quienes desde 1969, fecha en que se levantó la primera hidroeléctrica en Chiapas, ha visto afectado su entorno sin tener un beneficio sustancial que equivalga a la riqueza energética que se obtiene de lo que fueron sus tierras.

Según las especificaciones que pueden ser consultadas en el documento Manifestación de Impacto Ambiental, elaborado por la CFE en coautoría con la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH), el proyecto considera que dentro de la zona de influencia directa de lo que será la nueva hidroeléctrica se encuentran la cabecera municipal y el ejido de Chicoasén, se encuentran los poblados Monte Grande, La Represa, Santo Domingo, Vistahermosa, el campamento militar llamado El Juy Juy; y la cabecera municipal de Osumacinta.

La mayor parte de la población ocupada en estos lugares, unas 4 mil personas, están dedicadas a labores agropecuarias.

Además, para realizar la obra la CFE contempla impactar 323 hectáreas, de ellas, proyecta  la expropiación de 234 hectáreas de terreno, el 43 por ciento de ellas son tierras ejidales y el 27 por ciento son propiedad privada.

 

CFE, deudas pendientes

La CFE solicitó al ejido Chicoasén una primera autorización para que durante seis meses lleve a cabo estudios técnicos de topografía, perforaciones, geología, sismología y geofísica. En las primeras asambleas ejidales donde se analizó el proyecto, por mayoría de votos los ejidatarios negaron esta autorización, argumentando que en 1980, cuando se construyó la primera presa llamada Chicoasén, no se terminó de liquidar los adeudos por afectaciones a los pobladores de la zona.

También, los ejidatarios sostuvieron que en los poco más de 30 años que han pasado desde entonces, no ha habido una mejora en la calidad de vida para la población de la zona, y a pesar de la riqueza que la hidroeléctrica genera para toda la nación, los campesinos que tuvieron que dejar sus tierras siguen pagando a la CFE tarifas por consumo de energía eléctrica semejantes a las que el resto de los pobladores del país.

Previo a la asamblea, Jorge Herrera Núñez, presidente del Comisariado Ejidal, sostuvo una reunión con directivos de la CFE, quienes -según dio a conocer a los ejidatarios- le propusieron a cambio del permiso para realizar los estudios técnicos,  pagar a la Secretaria de Hacienda un adeudo de 300 mil pesos que el ejido tiene con esa dependencia.

La paraestatal aceptó realizar una “compensación” a un grupo de ejidatarios que reclaman por un adeudo no liquidado, correspondiente al usufructo de bancos de materiales que realizó durante la construcción de la primera hidroeléctrica.

 

De ejidatarios, a empleados de la CFE

Octavio López Mejía, uno de los ejidatarios, explicó que por una parte la población de la zona reconoce que al menos durante la etapa de construcción podrían salir beneficiada con los empleos y venta de servicios que se generen.

La paraestatal plantea generar unos 5,000 empleos directos, únicamente durante el periodo de construcción. Posteriormente dijo que una centena de habitantes de la región podrían quedar empleados de forma permanente.

Bajo esta esperanza, los habitantes de Chicoasén incidieron en la asamblea, a fin de que por mayoría, los ejidatarios dueños de las tierras que serán afectadas, aceptaran la construcción de la obra.

“Pero por otra parte no estamos conformes porque durante la construcción de la primer presa hubo afectaciones que no se reconocieron ni pagaron, como los lugares donde ahora están las torres y las líneas de conducción, donde actualmente no se puede ni sembrar ni pastorear ganado”.

El campesino detalló que aunado a ello, la población de Chicoasén llega a pagar hasta 500 pesos bimestrales por consumo de energía, lo que consideran es un cobro excesivo dado el bajo poder adquisitivo de la población del lugar, quienes en su mayoría se ocupan la mitad de año en actividades agropecuarias, y el resto migran a otros lugares para emplearse como albañiles o prestadores de servicios.

“La CFE tampoco ha sido clara para decir quiénes y donde van a ser las afectaciones, porque no solo es el vaso de agua que va a inundar tierras de cultivo; sino que cambia todo el ecosistema, y por ejemplo van a desaparecer zonas playones que usamos para el turismo”, explicó López  Mejía.

Sin embargo, pese a los cuestionamientos, el pasado mes de noviembre el pleno de la Asamblea de ejidatarios, por mayoría de votos, aprobó el permiso a la CFE.

Don Avisaín Solís López dice que los viejos saben, vivieron y recuerdan bien los agravios de la CFE al campesinado en los años setentas cuando se empezó a construir la primera presa hidroeléctrica, por eso desconfían de la paraestatal, pero como a la nueva generación de campesinos y menos a los que viven en comunidades remotas, no vivieron esa mala experiencia, se les hizo fácil darles el sí a la CFE.

Hoy alega que sin duda es necesaria la presa Chicoasén II, pero insiste, todo debe ser pagado de forma justa y legal, para no volver a cometer los mismos errores que en el pasado.

 

Consulta:

 

Trackbacks/Pingbacks

  1. Oaxaca/National: Peaceful protest by COPUDEVER to mark “International Day of Action against Dams and for Rivers, Water, and Life” | SIPAZ Blog - 28 marzo, 2014

    […] Municipios afectados por hidroeléctricas, sin riqueza ni prosperidad garantizada (Chiapas Paralelo, 2 de diciembre de 2013) […]

  2. Oaxaca: Protesta pacifica de COPUDEVER en el “Día Internacional de Acción contra las Represas y por los Ríos, el Agua y la Vida” | Blog SIPAZ - 19 marzo, 2014

    […] Municipios afectados por hidroeléctricas, sin riqueza ni prosperidad garantizada (Chiapas Paralelo, 2 de diciembre de 2013) […]

  3. Chicoasén II, urgencia por generar energía por sobre cualquier costo | Chiapasparalelo - 2 diciembre, 2013

    […] Municipios afectados por hidroeléctricas, sin riqueza ni prosperidad garantizada […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.