Su esposo le quita el cargo a Síndica Municipal indígena

Denuncian regidoras y síndicas que nos les permiten ejercer su cargo por ser mujeres

La Síndica Municipal de Amatenango sufrió hasta de violencia física de su esposo por reclamar su cargo

Margarita González López, sindica municipal de Amatenango del Valle. Foto: Sandra de los Santos/ Chiapas PARALELO.

Margarita González López, sindica municipal de Amatenango del Valle. Foto: Sandra de los Santos/ Chiapas PARALELO.

Margarita González López es síndica municipal de Amatenango del Valle, municipio indígena ubicado en la región Altos de Chiapas. Fue electa en las elecciones de Julio del 2015, pero hasta ahora no ha podido ejercer su cargo. Su esposo, Domingo Díaz Cruz es quien está desempeñando el puesto.

Tuvo que salir de Amatenango del Valle e irse a vivir a Teopisca porque su esposo, de quien ya se separó, la golpeaba cada vez que la veía porque ella está reclamando ejercer el cargo por el que fue electa.

Margarita González López tiene 42 años de edad. Es indígena tzeltal, pero ya no habla su lengua materna. Terminó la primaria. Tuvo cuatro hijos con Domingo Díaz Cruz con quien vivió durante 28 años. Todos sus hijos son ahora mayores de edad y ninguno vive con ella. Se fue sola a Teopisca porque en Amatenango del Valle no sólo no puede ejercer su cargo, sino teme por su vida.

Ha interpuesto denuncias ante los juzgados de paz de la región; también ha pedido la intervención del presidente municipal, Marcelino Gómez Navarro;  ayer habló con las diputadas de la Comisión de Equidad de Género y con una representación de la Secretaría de Gobierno. Hasta ahora nadie ha intervenido para que sus derechos sean respetados y su seguridad garantizada.

“Yo no quería ser la Síndica Municipal por los problemas que luego hay con eso de las cuentas públicas, pero unos días antes de las votaciones él –Domingo Díaz- me agarró mis papeles y se los llevó al candidato y ahí me metieron como Síndica Municipal porque les pedían que fuera una mujer” cuenta Margarita González.

El candidato a síndico municipal era su esposo, Domingo Díaz Cruz; pero el resolutivo de la Corte de que se respetara la paridad electoral en las candidaturas obligó a todos los partidos políticos hacer cambios de última hora en sus planillas para los Ayuntamientos.

Para lograr cumplir con la cuota de género, los candidatos presentaron en muchos casos como aspirantes a sus esposas, pero ahora ellas no están ejerciendo el cargo, sino ellos. Esto fue lo que sucedió en Amatenango del Valle.

Al mes de entrar a la presidencia municipal como síndico municipal, Domingo y Margarita empezaron a tener problemas en su relación.

“Él era quien se iba a trabajar a la presidencia, pero empezó a tomar mucho, solo borracho andaba y se iba con otras mujeres. Le daba muchos celos que yo tuviera que venir a Tuxtla por algo que tenía que firmar o juntas que me pedían venir porque en los papeles dice que yo soy la síndica municipal y no él. Me golpeaba mucho y me tuve que salir de mi casa ahora él me la quiere quitar” relata Margarita González, quien sostiene en sus manos una copia de su nombramiento como sindica expedida por el IEPC. El papel está arrugado y es que lo lleva a todas partes, es lo que le dice que su cargo es a de veras, aunque no le permitan ocuparlo.

El presidente municipal, Marcelino Gómez Navarro se ha negado a hacer valer los derechos de Margarita por el contrario la única vez que ha podido hablar con él le dijo que se podía quejar con quien quisiera, pero que ella no iba a ejercer el cargo porque era mujer y por usos y costumbres ellas no podían tener un puesto de gobierno.

Para que ella accediera a firmar los documentos oficiales del municipio, el alcalde aceptó darle el 50 por ciento del salario que por derecho le correspondía. Desde que empezó la administración Domingo Díaz Cruz era quien cobraba todo el sueldo.

“Él –Domingo Díaz- ya no llega a la presidencia, ya se perdió en el vicio y aun así sigue cobrando y a mí no me permiten tener el cargo. Le digo al presidente que yo puedo, que me deje y me dice que no, que yo no puedo ser porque por usos y costumbres las mujeres no podemos tener cargo” dice la Sindica Municipal.

En Amatenango del Valle, asegura Margarita, su caso no es exclusivo. Todas las regidoras integrantes de la planilla no están en funciones, son sus esposos quienes están devengando el salario y ejerciendo el cargo, pero ninguna ha denunciado.

Exigen regidoras la intervención del gobierno del estado

Reunión de las regidoras y sindicas municipales con la Comisión de Equidad y Género del Congreso del Estado. Foto: Sandra de los Santos.

Reunión de las regidoras y sindicas municipales con la Comisión de Equidad y Género del Congreso del Estado. Foto: Sandra de los Santos.

Margarita está siendo acompañada por la Red para la Paridad Efectiva (REPARE)  ante las autoridades correspondientes para que le respeten sus derechos políticos.

Ella junto con regidoras de los municipios de: Teopisca, Las Rosas, Carranza, Oxchuc y Bellavista se reunieron ayer con las integrantes de la Comisión de Equidad y Género del Congreso del Estado y una representación de la Secretaría de Gobierno del Estado.

Las regidoras de estos municipios denunciaron que no les están permitiendo ejercer en la práctica los cargos para los que fueron electas: no les permiten participar en las reuniones de cabildo, les retienes su salario y solo cuando es necesaria su firma para algún trámite las buscan en sus propios domicilios para que firmen los documentos, pero no les permiten ni siquiera leerlos.

Ante esta situación pidieron la intervención de la Secretaría de Gobierno del Estado y de las autoridades electorales.

“Les pedimos que nos reciban, que hablen con nosotras no que nos ofrezcan otros puestos para que dejemos de andar pidiendo lo que por derecho nos corresponde y es ejercer los cargos por los que fuimos elegidas” señaló una de las regidoras que asistió a la reunión.

Las diputadas integrantes de la Comisión de Género les expresaron su apoyo a las regidoras y sindicas y expusieron que ellas también han padecido de violencia política de género en sus cargos.

Las regidoras y sindicas aseguraron  que no negociarán sus cargos a cambio de otros y que lo único que están demandando es que puedan ejercer los puestos por los que fueron elegidas y garantías de seguridad.

 

 

Trackbacks/Pingbacks

  1. Sindicas y regidoras del estado de Chiapas recurren a los tribunales para hacer valer sus derechos | Chiapasparalelo - 1 agosto, 2016

    […] Las mujeres denuncian que  no se les ha permitido ejercer sus cargos como funcionarias municipales,… […]

  2. Noticias destacadas de la cuarta semana de Julio (25 – 31) | Chiapasparalelo - 30 julio, 2016

    […] Su esposo le quita el cargo a Síndica Municipal indígena […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.