El espíritu de aprendizaje en una científica: Karen Caballero


Foto: María Gabriela López Suárez

 

Hacer ciencia en México o en Chiapas es una actividad en la que pocas mujeres participan, sin embargo, es importante conocer historias de jóvenes científicas que están haciendo ciencia, tal es el caso de la Física Karen Salomé Caballero Mora.

“Siempre me llamó la atención el por qué de las cosas. ¿Por qué el cielo es azul? ¿Por qué está caliente eso? ¿Cómo funciona un termo? Muchas cuestiones sencillas de la vida cotidiana, señala en entrevista Karen Salomé Caballero Mora, profesora investigadora de la Facultad de Ciencias en Física y Matemáticas de la Universidad Autónoma de Chiapas (FCFM-UNACH).

De cabello largo, tez blanca, tono de voz ameno y  actitud entusiasta, es la Física Karen Caballero, quien considera importante la divulgación de la ciencia porque “una sociedad que no desarrolla su propio conocimiento científico está condenada a fracasar al tener que adaptarse a las necesidades de otras sociedades”.

Formación académica

Nació en la ciudad de México, estudió la licenciatura en Física en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); cursó estudios de doctorado en la Universidad de Karlsruhe (KIT), Alemania, con especialidad en Física de Astropartículas. Hizo una estancia posdoctoral en la Universidad Estatal de Pensilvania, Estados Unidos; trabajó en los experimentos Ice Cube y HAWC. Hizo investigación posdoctoral en la Universidad de Santiago de Compostela, España; trabajó en el experimento Pierre Auger. Asimismo, realizó una estancia posdoctoral en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional de la ciudad de México (CINVESTAV) y trabajó en los experimentos Pierre Auger y HAWC.

Desde el 2014 es profesora de tiempo completo en la FCFM-UNACH, miembro de las colaboraciones Pierre Auger, HAWC y pertenece al Sistema Nacional de Investigadores nivel 1 del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

 

Su interés por la Física

“A lo largo de mi infancia, todas las cosas que tenían que ver con los fenómenos físicos como las mareas, el viento, la electricidad, me llamaban la atención”, menciona la científica Karen Caballero.

“Mi mamá en ese sentido intelectual no me limitaba, si yo le hacía preguntas nunca me respondía no sé. Yo creo que veía la libertad de hacer cosas distintas”, comenta con tono ameno la investigadora.

Desde pequeña le interesó el arte, su mamá la llevó a clases de dibujo, la inscribió  a un curso extra para leer y escribir: “No teníamos muchos recursos, ese espíritu de querer aprender, ése no murió nunca, siempre quería hacer lo más raro”.

En la secundaria cursó el Taller de Electrotecnia: “Me fascinó. Hacer un circuito, hacer un espectro electromagnético con imanes, era lo máximo para mí”, dice la científica.

En el Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM leyó el libro La familia del Sol de Julieta Fierro y Miguel Ángel Herrera, “fue como un enamoramiento”, comparte emocionada.

 

Sus estudios en la UNAM

Cursó la licenciatura en Física. “Los primeros semestres fueron difíciles, uno tiene que razonar de forma distinta, lógico, sencillo, abstracto. Me sentí como pez en el agua, siempre había sido yo el bicho raro. Todos eran como yo, ese carácter de querer entender, apreciar intuitivamente los fenómenos de la naturaleza”, apunta la profesora investigadora.

“Me interesó también la informática, las matemáticas, la astronomía y las partículas elementales”. Trabajó su tema de tesis en el observatorio Pierre Auger de rayos cósmicos.

Experiencias en sus estudios profesionales, su trabajo y el galardón obtenido

Al terminar su tesis, ella decidió dedicarse a la Física, para ello debía continuar sus estudios de posgrado. Siempre se sintió interesada en ir a Alemania, por su cultura, sobre todo al leer el libro de Fausto, de Goethe, por el tema de las brujas, de la alquimia, y que era un científico que toda su vida había dedicado a la ciencia y nunca se había dado tiempo para vivir su vida como persona, que tuvo que hacer un pacto con el diablo, todo eso le gustaba, señala la científica.

Uno de sus profesores le apoyó con contactos para continuar su posgrado en Alemania, ella tuvo becas con el DAAD, Servicio alemán de Intercambio Académico y el Conacyt.

En Alemania obtuvo como experiencia el trabajar con las grandes ligas. Posteriormente, realizó una estancia posdoctoral en la Universidad de Pensilvania, trabajó en un experimento interesante, Ice Cube enfocado a estudiar neutrinos, menciona que se siente afortunada de haber sido contratada. En esta universidad aprendió la visión de “ponerse la camiseta”.

En el posdoctorado en Santiago de Compostela, concretó más su formación como investigadora y se involucró más con estudiantes y en el CINVESTAV aprendió la dinámica  con los científicos de México.

Con relación a su trabajo, la Física Karen dice que se viven  muchas experiencias, “en este trabajo uno viaja mucho, es muy gratificante porque además que haces lo que te gusta de conocer la naturaleza,  satisfacer tu gusanillo y tu obsesión, conoces gente de otras países, qué cosas son universales en el ser humano, te enriqueces mucho. Hay retroalimentación y viajas mucho, vas a conferencias, vas a visitar los experimentos”.

En 2014 fue galardonada con una de las  Becas para mujeres en la Ciencia, “es una beca que da L’oreal junto con la Academia Mexicana de Ciencias, CONALMEX, Conacyt y otras instituciones, consiste en que cada año le dan a 5 mujeres una cantidad, en ese tiempo fueron 100 mil pesos para apoyarlas en su investigación. Me abrió las puertas para que la comunidad científica en México me conociera y confiara en mí”, expresa.

Actualmente, le sigue gustando la ciencia, trata de hacerla a través de los estudiantes y se involucra. Ha tratado de desarrollar un grupo de trabajo con los alumnos, aplicar lo que ella vivió, da sugerencias, para búsqueda de información, para trabajar.

Retos de la mujer científica

Dentro de algunos retos como científica Karen Caballero menciona: “El mundo de la ciencia no es de color de rosa, tienes que defender y convencer con buenos argumentos a las personas de tu trabajo, superarse a sí mismo. Es difícil siempre porque hay todavía mucho machismo. Yo he visto que existe en todo el mundo no sólo en México… y uno tiene que aprender a sortear eso, porque nos complementamos finalmente”.

Actividades artísticas y deportivas

A la Física Karen Caballero le gusta cantar; en la Facultad estuvo en un coro, en Santiago y en Alemania participó también.

Asimismo, disfruta correr y actualmente está aprendiendo a patinar. Le agrada leer, destaca la novela Rayuela de Julio Cortázar, las de García Márquez, novelas científicas como Frankestein, libros clásicos griegos, obras de Miguel de Cervantes, Shakespeare, filosofía, textos de divulgación como El Universo de Isaac Asimov y ahora lee obras de Carlos Castañeda.

Para finalizar la entrevista la científica destaca la importancia de conocer la ciencia “Me alegro mucho que últimamente hay más interés en conocer la ciencia para el público en general, porque es una labor difícil de hacer y que me gusta que haya gente interesada, comunicadores a los que les interese eso. Es muy útil para que haya más conciencia de eso”.

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.