Exigen justicia por la ambientalista Berta Cáceres a dos años de su asesinato

Berta y Gustavo eran amigos y compañeros de lucha en la defensa del medio ambiente y contra la minería

Organizaciones en defensa de los Derechos Humanos en Chiapas y México exigen justicia por Berta Isabel Cáceres Flores activista ambiental asesinada a dos años de su asesinato a las afueras de su casa en Honduras.

¡Exigimos justicia a dos años del asesinato de Berta Cáceres
y el intento de asesinato de Gustavo Castro en Honduras!

El 2 de marzo 2016, personas vinculadas a la empresa hondureña Desarrollos Energéticos A.C. (DESA) asesinaron a nuestra hermana Berta Cáceres e intentaron quitarle la vida a nuestro compañero Gustavo Castro en La Esperanza, departamento de Intibucá, Honduras.

Berta Cáceres coordinaba el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), una de las organizaciones sociales más importantes de Honduras,  que admiramos y que este mes cumplirá 25 años de lucha anticapitalista, antipatriarcal y antiracista. La asesinaron tras un largo proceso de hostigamiento y criminalización porque acompañaba la digna y justa resistencia del pueblo indígena Lenca contra la construcción de la represa hidroeléctrica “Agua Zarca” sobre el río Gualcarque.

El crimen sigue impune. Ocho personas fueron detenidas en el 2016, entre ellos un empleado de la empresa DESA y un mayor de las fuerzas armadas hondureñas. Pero su condena de prisión preventiva vence en mayo y las autoridades procuradoras de justicia en Honduras pretenden cerrar el caso. Exigimos que la investigación capture a los autores intelectuales del asesinato, que se encuentran en la dirección de la empresa DESA y el gobierno hondureño. Exigimos que se finquen responsabilidades a los autores tanto materiales como intelectuales de este crimen.

A Gustavo Castro, de Otros Mundos A.C./Amigos de la Tierra México, quisieron asesinarlo por acompañar a Berta en la construcción de alternativas para el pueblo Lenca. Después de haber sido víctima de una tentativa de homicidio, fue forzado por el Estado Hondureño a permanecer en el país a costa de su integridad física y psicológica. Por ello estamos llevando una denuncia contra el Estado de Honduras ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Exigimos justicia para Berta y Gustavo así como el cese de los asesinatos y de los procesos de criminalización que se multiplican a nivel mundial contra todas las defensoras y los defensores de la vida. En 2017, 197 de ellas y ellos fueron asesinados. ¡Ya basta! Reivindicamos el derecho de todas y todos a resistir a proyectos de falso desarrollo para proteger los ríos, las montañas, las tierras, los animales, las plantas, los pueblos, las culturas y las lenguas que conforman el planeta.

Nos hermanamos con el pueblo de Honduras y mandamos un abrazo solidario a nuestras compañeras y nuestros compañeros del COPINH. Nos juntamos a los gritos de rebeldía que suenan en todos los países hoy para exigir justicia para Berta y para Gustavo. Desde aquí seguiremos actuando por un cambio de sistema para que estos crímenes dejen de ocurrir.

¡Berta Cáceres Semilla de Libertad!
¡Captura a los autores intelectuales ya!
¡Justicia para Berta y Gustavo ya!

Otros Mundos A.C./Amigos de La Tierra México

#JusticiaparaBerta

Trackbacks/Pingbacks

  1. Organizaciones en defensa de los derechos humanos realizan Acción Global por la ambientalista Berta Cáceres | Chiapasparalelo - 6 marzo, 2018

    […] El 2 de marzo 2016, personas vinculadas a la empresa hondureña Desarrollos Energéticos A.C. (DESA) asesinaron a nuestra hermana Berta Cáceres e intentaron quitarle la vida a nuestro compañero Gustavo Castro en La Esperanza, departamento de Intibucá, Honduras. https://www.chiapasparalelo.com/noticias/chiapas/2018/03/exigen-justicia-por-la-ambientalista-berta-… […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.