Nicaragua, la nueva diáspora

Migrantes de Nicaragua. Foto: Raúl Vera

Pasa y olvida

Peregrino que vas buscando en vano
un camino mejor que tu camino,
¿cómo quieres que yo te dé la mano,
si mi signo es tu signo, Peregrino?
No llegarás jamás a tu destino;
llevas la muerte en ti como el gusano
que te roe lo que tienes de humano…
¡lo que tienes de humano y de divino!
Sigue tranquilamente, ¡oh, caminante!
Todavía te queda muy distante
ese país incógnito que sueñas…
Y soñar es un mal. Pasa y olvida,
pues si te empeñas en soñar, te empeñas
en aventar la llama de tu vida.

Rubén Darío

“Salí huyendo de Nicaragua cuando me avisaron de la escuela que unos tipos iban a secuestrar a mis hijos”

Sentada en la esquina de su cama y acompañada por sus hijos, María Valdivia Torres narra su diáspora, como el estigma de ser hija del Sargento Tito Arnulfo Valdivia, ex miembro de la contra revolución Sandinista, y que combatió al lado del comandante 380 Enrique Bermúdez, asesinado en 1991. La ha perseguido toda su vida.

“Mi padre ya murió y yo no participo en política, no estoy en contra del gobierno, pero tampoco participo en lo que ellos organizan”

Se levanta el pantalón y muestra la herida que le fue causada hace diez años en una revuelta,  ella salió lastimada al tratar de defender a un niño al que las Juventudes Sandinistas, le arrojaban piedras.

“Fueron dos pedradas, esta me quebró la rodilla y la otra me rajó la cabeza” se recoge el pelo y muestra las heridas,  le brotan las lagrimas, mira su alrededor, este pequeño cuarto que renta y que comparten tres adultos y cinco niños.

“Se me está acabando el dinero y no tengo trabajo, vivo con lo poco que alcance a sacar  de Nicaragua, yo me dedicaba a vender “repochetas”, que son las tostadas que hacen acá en México, con eso me ganaba la vida, soy madre soltera. ”

Con la mano izquierda se toca el seño, tratando de evitar el agua salobre de las lágrimas.

“Ahora está saliendo mucha gente de Nicaragua, sino estás de acuerdo con el gobierno de Ortega, te mandan a las Juventudes sandinistas y te agreden”

María  Valdivia es parte de una nueva oleada migratoria de países centroamericanos, hasta hace unos meses Nicaragua no era considerado de los países ex pulsadores del istmo,  pero la crisis política por la que atraviesa ha generado una ola migratoria de nicaragüenses no vista desde la guerra civil de los años 70.   Muchos han pedido ayuda a la COMAR y esperan tener el refugio temporal o el pase que les permita transitar por México y llegar a la frontera norte.

 

María Valdivia  continúa su relato

“Me tienen amenazada, me mandan mensajes, donde dicen que mi fin está cerca, por eso no salgo a la calle y paso la mayor parte del tiempo en este pequeño cuarto”

Los  hermanos Gómez López, todos campesinos se encuentran en el refugio del padre Ramón Verdugo, esperando condiciones legales para continuar su camino o quedarse a residir en México.

“Me expulsaron de Estados Unidos y al llegar fui recluido en una cárcel en Nicaragua, una cárcel para presos políticos, me tuvieron desnudo dos días”

Dice Ariel Rosué Gómez, que junto con sus hermanos salieron hace un mes de su país.

“Cuando salimos, venían como 10 buses llenos de gente buscando llegar a México”

Con admiración y risa me contesta la pregunta de ¿cuánta gente ha abandonado Nicaragua en estos meses?

“Si le digo que cien mil personas es muy poquito,  pienso que más de cien mil personas en estos tres meses de Nicaragua”

En el albergue ubicado en lo que fueran las bodegas del ferrocarril, hay 10 nicaragüenses, los demás se encuentran ubicados en hoteles y cuartos rentados en Tapachula.

Luis Villagrán, defensor de derechos humanos de migrantes, señala.

“Este flujo migratorio es inusual,  Nicaragua ha sido de los países que menos gente han expulsado en los últimos años y ahora son los que tienen más presencia en Tapachula”

La crisis política que vive Nicaragua pone al gobierno de Daniel Ortega y de su esposa Rosario Murillo en el señalamiento de los que junto a ellos, hicieron la revolución como el poeta y sacerdote Ernesto Cardenal, que en una carta a su amigo Pepe Mujica, señala:

“El 19 de abril, hace dos meses, el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo cobró la vida del primero de más de 180 nicaragüenses, en su mayoría jóvenes e incluso niños. Hay más de 1.500 heridos, muchos desaparecidos y presos políticos. Estos números aumentan cada día que transcurre Ortega en el poder.”

Hoy Nicaragua vive desde 1979 su peor crisis política y social, el régimen de Daniel Ortega terminó siendo una réplica del de Anastasio Somoza, al cual combatieron bajo las banderas de la igualdad, libertad y justicia, una crisis que ha obligado a dejar el país a personajes como el cantante Carlos Mejía Godoy, autor del famoso “Cristo de Palacagüina”, que inspiro al pueblo nicaragüense para derrotar hace 39 años la dictadura Somocista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.