¿Quién es el Super Delegado Federal para Chiapas? ¿Y porqué Andrés Manuel se fijó en él?

No tiene más de 10 años en la política, pero Morena le cambió la vida, dice.

Ni virrey ni vicegobernador, aclara José Antonio Aguilar Castillejos, el nuevo coordinador estatal de los programas del gobierno federal en Chiapas. Será pues el coordinador general en la entidad de todas las delegaciones federales, que –dice- hasta ahora habían caminado dispersas, cada una por su camino, sin ver la inversión y las políticas públicas de una manera integral para el desarrollo.

De 37 años, originario de Ixtapa, donde incursionó en la política, Aguilar Castillejos no tiene más de 10 años en el ámbito político, le tocó ser parte de la fundación del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) como Asociación Civil y posteriormente como partido político.

“Esta coordinación o delegados federales van a tener la función de dar los resultados a la gente de manera directa, y sobre todo de acabar con la alta burocracia y con la corrupción desmedida que hay en todas las dependencias federales”.

Indica que en Chiapas, han detectado 52 delegaciones federales, de estas, hay unas que son estratégicas como la SCT, la SAGARPA, la SEDESOL y otras. Pero otras más, de diversas índoles, no tan relevantes.

La idea, añade, es que todos los delegados, desaparezcan y concentrar las funciones en la Delegación Federal que él encabece, y a su vez tener 12 delegaciones regionales y que estas delegaciones le ayuden a detectar todas las necesidades que haya de la población de una manera integral.

Dice, que muchas veces una delegación atiende un área o una necesidad de la población. Por ejemplo, la SAGARPA se limita al campo, la SCT de los caminos, pero no hay una verdadera interacción e integración de las acciones del gobierno en un bienestar común de la gente.  Hay acciones que no están coordinadas y a veces van en un contrasentido. Y eso hace que se desperdicie mucho dinero.

Para empezar en los super sueldos de los delegados que ahora están en esos cargos, pero no sólo es el sueldo de ellos, sino de los subdelegados y otros servidores públicos federales, dice José Antonio Aguilar Castillejos.

Aguilar Castillejos dice haber empezado desde abajo, caminando calles y tocando puertas.

 

¿Pero quién es el Super Delegado Especial?

Aguilar Castillejos, nació en Ixtapa, a pocos kilómetros de Tuxtla Gutiérrez, después del entronque conocido como “El Escopetazo”, la vía que va rumbo a Villahermosa, Tabasco. Un pequeño pueblo que en los últimos 18 años ha sido controlado por un cacique político, el expriísta y ahora verdeecologista, Roberto Aquiles Aguilar Hernández, su primo hermano de quien está distanciado políticamente desde sus inicios en la política.

Y es que, Aguilar Castillejos, quien estudió en el Cbetis 233 de la capital el estado, luego ingeniería industrial en el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez y después una maestría en administración pública, desde que incursionó en la política se topó de frente con su primo que le impidió ser alcalde de su pueblo natal.

Pero antes de incursionar en la política se desempeñaba en la empresa MASECA ubicada en Ocozocoautla, trabajo en la iniciativa privada que tuvo que dejar para asumir el cargo de tesorero en el gobierno municipal de Ixtapa del 2008 al 2009.

Para él, dice, no fue una buena experiencia, pues después de estar en la iniciativa privada vio como se hacían las cosas en ámbito público gubernamental, y no era lo que él esperaba que fuera. “Y el alcalde no hacía las cosas adecuadamente”.

Su padre, un maestro jubilado, quien se ha identificado siempre con la izquierda progresista, dice, lo empujó para animarse y ser candidato a la presidencia municipal en el 2010 pero por el partido Convergencia -ahora Movimiento Ciudadano-, donde su progenitor era militante. Ese partido iba en alianza con el  PRD y PT. Es decir, fue el candidato de esos tres partidos políticos a la presidencia municipal.

Sin embargo, se enfrentó con el propio cacique político de su pueblo, Roberto Aquiles Aguilar Hernández, candidato del PRI. Quien ya había sido alcalde alguna vez.

Siempre a las órdenes de “el Licenciado”, dice.

“Roberto Aquiles es mañoso ha puesto alcaldes desde que él fue alcalde en el 2001”, dice.

Y en efecto, su hijo Roberto Jordan Aguilar Pavón, alias el Junior, volverá a gobernar ese municipio por otros tres años, luego de ser reelecto.

Pero no todo fue malo dice: “aprendí de todo lo que no debería hacer un candidato. Si algo nos falla son las estructuras. Sino tienes estructura podrás tener dinero y simpatía el día de la elección te roba y te manipulan. No sale la gente a votar, te hacen fraude”.

Eso marcó su carrera política, pero también su vida, dice Aguilar Castillejos.

Viene de una familia modesta, dice que tiene tortillerías, una ferretería y un pequeño rancho, pero todo construido a base de la cultura del esfuerzo y nunca al amparo del dinero público ni de los gobiernos corruptos.

En realidad, su aspiración en la vida no era incursionar en la política, de hecho su formación en el bachillerato y estudios superiores, eran en otro sentido. Trabajar en los negocios de la familia. Que para nada le gustaba la política antes de ser tesorero en el 2008.

Empezó desde abajo, formando estructuras electorales para Morena.

Dice que alguna vez de estudiante le ofrecieron ser dirigente estudiantil pero que tampoco le llamó la atención, porque no le interesaba las actividades políticas, pero una vez que se metió ya le gustó.

Tras contender en la campaña electoral del 2010, aceptó a finales de l 2010, ser regidor del ayuntamiento que encabezaba Roberto Aquiles Aguilar Hernández, pero no era buena su relación con su adversario político en campaña.

Tuvo un paso efímero en la dirigencia estatal del Partido Convergencia antes de convertirse en Movimiento Ciudadano, pero en noviembre del 2011 se creó Morena como Asociación Civil. Alguien le presentó a Pío Lorenzo López Obrador y éste a su vez le hizo la invitación de sumarse a a esta nueva plataforma política que impulsaba a Andrés Manuel López Obrador rumbo a la presidencia de la república.

Le propusieron ser brigadista de Morena, pero no podía serlo por Ixtapa, porque ya habían operadores políticos ahí del movimiento a favor de López Obrador, que si quería entrarle tendría que irse a Chiapilla y San Lucas, donde les hacía falta voluntarios. “Ahí si fue difícil”, dice.

En esos dos municipios no había estructura política más allá de los partidos políticos, porque la intención era posicionar a Andrés Manuel ante los partidos que siempre lo habían abanderado. Y posicionar a Morena como asociación civil, que en un futuro esperaban se convirtiera en partido político.

Entre sus tareas como brigadista estaba el repartir periódico Regeneración, órgano oficial de difusión de Morena, había que caminar calle por calle, casa por casa, tocando puertas, como lo hacen los Testigos de Jehova.

“Sin remuneración alguna por esa labor, pues en ese entonces buscaban quien ayudara sin esperar pago alguno. Me movía con mi sueldo de regidor en Ixtapa. Y tan pronto como estuve ahí empecé a entregar buenos resultados”, agrega.

Que no va tener choques o conflictos, con el gobernador electo Rutilio Escandón, que ambos tienen claras sus actividades y se coordinarán.

Fue así como lo vieron tan activo, que le ampliaron su responsabilidad, además de San Lucas y Chiapilla tenía que recorrer las calles y crear comités de Morena en Suchiapa, Acala y otros municipios vecinos, que al final ya eran siete.

Su tarea creció y después, ya era ser coordinador del Distrito Electoral Federal número 6.

Su activismo político en Morena le consumía mucho tiempo, por lo que abandonaba su responsabilidad de regidor en Ixtapa. El alcalde Roberto Aquiles Aguilar Hernández, ordenó que le dejaron de pagar por sus ausencias.

Terminó renunciando a su cargo de regidor en junio del 2011 donde era opositor al alcalde priísta y dedicarse de lleno a su tarea de activista de Morena.

Recuerda que Morena se creó como Asociación Civil en noviembre del 2011 en la Ciudad de México, ahí estuvo presente. En enero del 2012 le dan la responsabilidad de coordinar cuatro distritos electorales federales: “Los distritos más complejos de todo el estado. Ahí siempre nos había ido mal Bochil, Coita, San Cristóbal y Tuxtla”, señala.

Aguilar Castillejos es muy reverente ante el presidente electo, siempre que se refiere a él en la entrevista lo llama “el Licenciado”.

“Era un periodo de sufrimiento fuerte porque sólo teníamos tres camionetas. Sufríamos mucho porque no teníamos los elementos necesarios para llegar a todas las comunidades que queríamos llegar”, recuerda Aguilar Castilejos.

Ni virrey ni vicegobernador, como lo señalan.

Que aún con todo lo adverso, lograron posicionar a Andrés Manuel en regiones donde el PRI tenía alta presencia y control. Aunque eso sí, le sorprendió por vez primera el descaro del PRI y sus operadores políticos. El despilfarro de los recursos públicos en campañas electorales.

“Fue tan brutal la corrupción y el fraude. Siempre dijimos: Peña no ganó, Peña compró la elección. Eso sí, en Chiapas tuvimos más de 600 mil votos para el Licenciado”.

Y que Peña sacó como 900 mil votos en Chiapas durante esas elecciones presidenciales del 2012.

Después de esas elecciones presidenciales del 2012, dice que muchos operadores y miembros de la estructura de Morena y del equipo de apoyo a Andrés Manuel, “se decepcionaron y desertaron”.

“De todos los que estuvimos en la campaña del 2012 nos quedamos muy pocos. Después de la elección el Licenciado nos llama y nos pide consultar a la gente si seguimos siendo un movimiento o nos convertimos en un partido. Había quienes querían que sólo fuéramos movimiento pero otros pedían que fuéramos ya mejor un partido político”.

“El Licenciado dijo que se respetaría lo que dijeran las bases, lo que dijera la ciudadanía. En todo el mes de septiembre del 2012 se hicieron asambleas distritales para la consulta.

Después de las asambleas distritales, se tomaron a 10 consejeros –cinco hombres y cinco mujeres- de cada distrito, como representantes ante una asamblea estatal que se realizó. Y también en la asamblea estatal se votó porque Morena dejara de ser una Asociación Civil y mejor se conformara en partido político.

“Y al mismo tiempo se eligió octubre del 2012 un comité ejecutivo estatal donde resulté electo secretario general y Marcelo Cruz Toledo como primer presidente del consejo estatal de Morena en Chiapas”, menciona.

En noviembre del 2012 se creo el Comité Ejecutivo Nacional de Morena, con miras a su conformación como partido político. En enero del 2013, Andrés Manuel recorrió los 12 distritos electorales ya como el primer comité ejecutivo estatal conformado en Chiapas.

Algunos de sus aliados dentro de Morena

Pero antes de que Andrés Manuel llegara a Chiapas tenían que moverse para conseguir salones o espacios públicos en los que estaría, tuvieron que poner de su bolsa dinero porque no contaban con ese recurso. Repartir volantes, invitaciones, convencer a la gente que fuera a ver y escuchar a Andrés Manuel que después de su segunda derrota presidencial algunos ya no creían en una tercera oportunidad.

“El caso más terrible fue Coita, pues si bien en la campaña presidencial del 2012 ahí habían llegado miles a sus mitines, en esa reunión de enero del 2013 sólo llegaron no más de 100 personas a ver y escuchar a Andrés Manuel y su nuevo planteamiento político rumbo al 2018”.

Y que en Tapachula, por ejemplo, el doctor Oscar Gurría sacó de sus propios recursos para organizar allá la visita de Andrés Manuel. Nadie más le dio o apoyó, todo lo puso él.

El Café Museo Café de San Cristóbal de Las Casas, era grande para todos los que llegaron a esa asamblea, dice. Y así Morena fue tomando forma rumbo a su conformación como partido político.

Dice que uno de los valores fundamentales de Andrés Manuel es que no es como esos políticos que si no ven multitudes antes de que pisen un templete no llegan, que el tabasqueño no es así, “aunque hubieran pocos o muchos el Licenciado siempre andaba con el mismo ánimo y el mismo discurso”.

“Así mantuvimos viva la llama de la esperanza. Nos decían locos. No decían ‘ninis’ por no decir huevones. Esto, claro, nos trajo problemas familiares a muchos de nosotros. Pero resistimos a todo eso. Todo nos era adverso. Todo era complejo en Chiapas y en todo el país. Acá todo era Verde y a nivel nacional todo era PRI. Y no se veía que fuéramos a tener futuro. Aún así seguíamos trabajando y organizándonos”, recuerda Aguilar Castillejos.

Llegaron a conformar 80 comités municipales de Morena en todo el estado. Se cooperaban entre todos para la gasolina. Salían temprano rumbo a un municipio y regresaban ya noche para no pagar hotel aunque les ofrecían hospedaje en sus casas los simpatizantes de Morena.

En octubre del 2013, cuando se hicieron las primeras asambleas estatales en todo el país que verificaría el Instituto Nacional Electoral (INE) y autorizar la creación de un nuevo partido político, en Chiapas debían juntar mínimo 3 mil personas de diferentes regiones distritales, pero llegaron casi cinco mil. En esta entidad superaron por mucho el mínimo. Casi lo duplican.

Reconoce que no será fácil coordinar unas 50 delegaciones federales, pero que empleará lo aprendido en sus recorridos como operador electoral de Morena.

Como en Chiapas tuvieron éxito ante el INE, se fueron varios operadores políticos de esta entidad para apoyar a otras entidades panistas como Guanajuato o Yucatán, donde era más difícil conformar una asamblea estatal para juntar simpatizantes de Andrés Manuel y militantes de lo que sería el nuevo partido político.

Al final, Morena obtuvo 30 de las 32 asambleas estatales que le pedía el INE. Fue así que el 9 de julio del 2014 le dieron su registro como partido político. Y en Chiapas fue hasta octubre del 2014 como se acredita a Morena ante el órgano electoral estatal como partido político. Y él fue el primer representante de Morena ante lo que ahora es el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC).

Para las elecciones locales y las federales 2015, “había que rogarles a los compañeros para que fueran candidatos. Sabían que no se iba a ganar pero otros sabían que esto era para hacer crecer al nuevo partido para futuras elecciones y se comprometieron a participar”.

“Se dio la elección municipal, vinieron a apoyarnos compañeros de todo el país” dijo.

“Cuitláhuac, el ahora gobernador electo de Veracruz nos apoyó en Villaflores y Villacorzo. Ahí anduvo caminando casa por casa, calle por calle en esos dos municipios”, indica el también senador suplente de Eduardo Ramírez Aguilar.

Recuerda que en ese proceso electoral, Morena fue el único partido que registró la mitad mujeres y mitad hombres, y el único partido que cumplió con la paridad de género, situación que no hicieron otros partidos y les costó el cargo a todos los consejeros electorales.

Tras las elecciones federales y locales, alcanzaron entre le 6 y el 7 por ciento de los votos cel electorado, lo que les permitió conservar el registro como partido político.

“Quedamos como cuarta fuerza política a nivel nacional y en Chiapas fue igual” mencionó.

Dice que en ese proceso electoral del 2015 vaticinó el fraude en la elección migrante. Dejó de ser representante de Morena ante el IEPC y quedó en su lugar Horacio Duarte, el fue enviado a apoyar a los candidatos de Morena en la Costa.

Su mayor satisfacción, dice, es que logró posicionar a Morena, en tercer lugar, después del PRI y del PVEM, muy por arriba de los otros partidos que antes tenían mucha presencia en Chiapas. “No ganamos municipios pero quedamos bien en términos porcentuales”.

Que alcanzaron tres diputaciones locales, Zoila Rivera, Magdalena González y Raquel Sánchez. También salió como diputado federal Guillermo Rafael Santiago Ramírez.

Y que, aunque no era lo que esperaban crecer, al menos ya estaban posicionados como partido político, si bien no era muy alto el porcentaje de crecimiento, estaban contentos, sobre todo fue muy satisfactorio para ellos estar arriba del PAN y el PRD.

Aguilar Castilejos y otros de sus aliados que también ocuparán cargos como Marcelo Cruz Toledo que será diputado local por Morena

Después de esas elecciones del 2015, se reestructuró Morena en Chiapas, como líder del Comité estatal quedó el doctor Oscar Gurría y el quedó a la cabeza del consejo político estatal del partido. La tarea ahora era consolidar los comités distritales y municipales del nuevo partido.

“Ahora ya había más simpatía por Morena. Ya había gente que quería estar dentro del partido. El Licenciado ya había cobrado más fuerza. Fue así como se le apostó a la consolidación de una organización rumbo al 2018”, recuerda.

Gabriel García, el actual secretario de organización nacional de Morena, les instruyó tener un enlace por cada distrito electoral, y que este enlace tenía que crear comités seccionales en cada uno de esos distritos. Es decir para Chiapas, debían crearse 2 mil 31 comités seccionales electorales.

Y que cada comité seccional tenía la tarea de distribuir el periódico Regeneración y convencer ciudadanos para apoyar a Andrés Manuel rumbo al 2018.

En Chiapas se habían propuesto como meta, un millón de votos a favor del tabasqueño rumbo a las elecciones de julio pasado.

“La meta era convencer a un millón de personas, primero había que convencer, luego organizar y crear la estructura electoral para luego ganar la elección”, menciona. Pero que con la suma de otras alianzas con actores políticos que muchos les cuestionaron, esta llegó al final a un millón y medio de votos en Chiapas para “el Licenciado”.

Dice que lo suyo dentro de Morena no fue otra cosa que la organización. Que nadie de sus adversarios políticos los vio en términos estratégicos. El “búnker” de Morena nunca existió, que el “bunker” estaba en cada sección electoral en toda la geografía chiapaneca.

“Esto, combinado con el hartazgo social y las pifias del gobierno nos permitió avanzar. A tal grado que en el mes de junio del 2016 ya teníamos todos los comités seccionales.

Desde la base convencer y organizar, era la labor. No había región a donde no fuéramos que no tuviéramos el comité seccional y que no se entregará el periódico y que no se hablara de Andrés Manuel”.

“Por eso, cuando se definió la candidatura de AMLO muchos voltearon a vernos. Zoe Robledo renunció al PRD en enero del 2017 se sumó a los trabajos organizativos de Morena. Y empezó desde abajo, con ser presidente de su comité seccional en Plan de Ayala, como se le propuso”, precisa.

Así es como concibe deben empezar todos en la política, desde abajo, señala.

Tras la charla, Aguilar Castilejos, dice que espera que toda esta experiencias de organización de estructuras lo pueda aplicar en su nueva etapa, en su nuevo encargo ya como gobierno.

Dice que el gobernador electo Rutilio Escandón tiene muy clara su tarea, y que de ninguna manera será un problema trabajar de la mano del gobierno estatal, al contrario de lo que muchos piensan, habrá una gran coordinación para no duplicar esfuerzos y aplicar políticas públicas integrales.

Que los resultados hablarán por ello, concluye.

Un comentario en “¿Quién es el Super Delegado Federal para Chiapas? ¿Y porqué Andrés Manuel se fijó en él?”

  1. File Reinier González Mandujanp
    17 septiembre, 2018 at 12:04 #

    Excelente información, solo que sugiero que cuiden la redacción ya que encontré al menos una docena de palabras mal escritas ya sea por errores “de dedo” o por faltas ortográficas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.