Exigen a López Obrador pronunciarse por violencia hacia defensores del territorio y la vida

Protesta contra la criminalización de defensores y defensoras ambientales. | Crédito: Km 169, Prensa Comunitaria Guatemala.

La organización Amnistia Internacional (AI) consideró que la labor de proteger le medio ambiente en México significa tener una sentencia de muerte.

Amnistía comentó que México es uno de los países con mayor variedad de plantas y animales del mundo. Al mismo tiempo, es uno de los países más peligrosos para las personas que defienden los bosques, los animales, los mares y los ríos, ya sea al mantener sus costumbres como pueblos, al alzar la voz a través de medios comunitarios, o denunciar los impactos que proyectos de explotación eléctrica o minera tienen sobre la naturaleza.

Hasta el mes de septiembre, Amnistía Internacional confirmó el asesinato de 12 personas que defendían la la tierra, el territorio y el medio ambiente.

Por estas expresiones de violencia, Amnistía pidió a la ciudadanía firmar una petición para que el presidente López Obrador se pronuncie públicamente sobre la situación y reconozca la labor de estas personas que cuidan nuestro planeta y el medio ambiente.

Se garantice su protección a través de una política pública preventiva, que evite nuevos asesinatos, y que combata las causas estructurales para que puedan llevar a cabo su labor sin temor a represalias.

En el mismo mes de septiembre, El Consejo Consultivo del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas externó que es urgente atender la crisis de violencia hacia estos sectores ya que aún aumentado de forma exponencial las amenazas, hostigamientos y asesinatos en México durante este año.

El Consejo informó que desde el 1 de diciembre de 2018 a la fecha han sido asesinadas 24 personas defensoras de derechos humanos; de los cuales 6 han sucedido en Chiapas. Además de los 15 a periodistas.

Asesinatos 

El 3 de enero se produjo en Arriaga, el asesinato del defensor de derechos humanos Sinar Corzo quien formaba parte del Comité Ciudadano de Defensa de los Derechos Humanos «El Coloso de Piedra» y que en 2013 fue víctima de detención arbitraria en el marco de su participación en actividades de defensa del derecho al agua.

Por este evento, la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos  (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU-DH) expresaron su preocupación por el aumento de asesinatos a personas defensoras de derechos humanos en México durante los primeros cuatro meses del año, en comparación con años anteriores.

De acuerdo con información al alcance de ambos organismos, al menos 10 personas defensoras de derechos fueron asesinadas durante este periodo; tres de ellos sucedieron en Chiapas, 9 hombres y una mujer, una cifra cercana a los al menos 13 casos documentados durante todo el año 2018, lo cual supone un significativo aumento de la violencia. Todo esto en apenas 4 meses.

El 18 de enero, la Coordinadora Nacional Plan de Ayala Movimiento Nacional (CNPA MN) informó que Noé Jiménez Pablo, integrante de la coordinación estatal de MOCRI – CNPA MN y de la comisión política nacional de la CNPA MN y uno de los principales líderes opositores contra el cacicazgo de los hermanos Carpio Mayorga de Amatán, fue encontrado sin vida y con señas de tortura.

El 23 de enero, en la comunidad de Santo Tomas, Municipio de Amatenango del Valle, fue asesinada Estelina López Gómez, defensora comunitaria de derechos humanos quien fue atacada por un comando armado.

Ambos estabas inscritos al Mecanismo Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Asimismo, el 11 de junio, José Luis Álvarez Flores, encargado de la preservación del mono Saraguato y defensor de la extracción arenera en el Río Usumacinta, fue asesinado entre los límites de Tabasco y Chiapas.

Álvarez Flores fue asesinado a las 12:25 horas a la altura del kilómetro 3 de la carretera Ejido Calatraba, del municipio de Palenque, Chiapas, aunque el cuerpo fue hallado a unos 25 metros de la orilla de la vía.

Al momento de su muerte, Álvarez Flores era encargado de la Unidad de Manejo Ambiental (UMA) Saraguato (mono que predomina en la zona y al cual buscaba proteger de atropellamientos carreteros) y en diversos momentos hizo acusaciones sobre extracción ilegal de arena.

Por último, el 21 de agosto, El cuerpo de la ambientalista Nora López León fue encontrado este miércoles en una habitación de un hostal ubicado cerca de la colonia Los Taxistas, en el municipio de Palenque, Chiapas.

La bióloga Nora López era encargada del proyecto de reproducción de la guacamayaa roja en el Parque Ecoturístico Aluxes.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.