Albergues para personas migrantes en la frontera norte denuncian intimidación por civiles armadas que se identificaron como «autoridades estatales»

Albergues para personas migrantes en la frontera norte denuncian intimidación por civiles armadas que se identificaron como «autoridades estatales»

Al menos cuatro albergues para la atención de personas migrantes en la ciudad de Tijuana, Baja California, denunciaron que el fin de semana del 25 de abril, sufrieron una serie de actos intimidatorios de “molestia y acoso” por parte de personas desconocidas, vestidas de civil, no identificadas, visiblemente armadas y que se presentaron como autoridades estatales.

Las personas arribaron a los albergues Espacio Migrante, Camino de Salvación, Ejército de Salvación y Templo Embajadores de Jesús, y en cada uno el patrón de hostigamiento e intimidación fue semejante, por ello, han solicitado a la Guardia Nacional, la Guardia Estatal y la Policía Municipal de Tijuana “la aplicación de criterios y protocolos de actuación en sus acercamientos a los espacios que albergan a población migrante”; así como, la adopción de las “medidas necesarias para cuidar y proteger a la población migrante y brindar seguridad a los espacios que les albergan”.

Por ZonaDocs / @ZonaDocs
Fotografías Pueblo Sin Fronteras / @PuebloSinFronteras

A través de un comunicado, diversas organizaciones de la sociedad civil, albergues y casas del migrante en la frontera norte de México, denunciaron haber sufrido una serie de actos intimidatorios de hostigamiento y violencia por personas “desconocidas, no identificadas, visiblemente armadas y que se ostentaron como autoridades estatales”. De acuerdo con el documento, los civiles armados visitaron al menos cuatro casas del migrante en la ciudad de Tijuana donde se brida ayuda humanitaria a personas en situación de movilidad humana y protección internacional.

Al respecto, las organizaciones de la sociedad civil, defensoras, defensores y activistas, han precisado que “el contexto de violencia que se vive en la ciudad de Tijuana, además de la falta de protocolos de actuación de las agencias policiales respecto a las personas migrantes” son las responsables de generar “un entorno preocupante de incertidumbre, temor y desprotección” hacia esta población y sus acompañantes.

Por ello, la abrupta irrupción en los albergues y casas del migrante por parte de “presuntas autoridades sin ninguna acreditación, es una situación delicada que ponen en riesgo tanto al personal como a la población migrante”. En ese sentido, han dejado claro que esta situación es doblemente preocupante porque se trata de familias enteras, solicitantes de protección internacional que huyen de sus países buscando asilo al ser víctimas de la violencia también, por parte de grupos del crimen organizado.

De acuerdo con el comunicado público, los eventos sucedieron el fin de semana del 25 de abril.

El Espacio Migrante fue el primero en recibir los atentados, aproximadamente a las 14:30 horas del sábado 25 de abril, señalan en el comunicado “una camioneta blanca tipo pick up de doble cabina sin placas, llegó a las instalaciones de Espacio Migrante. Del vehículo se bajó un hombre, vestido de civil, portando un arma de fuego en el cinturón, abrió la reja frente a la clínica Justicia en Salud, y entró, violando en ese momento la propiedad privada y las medidas para atender la contingencia ante el Covid19”.

Tras entrar al albergue, precisan, el hombre se identificó como “el agente Morales de la Guardia Estatal” y sin presentar ninguna identificación oficial, ni una orden que diera cuenta del motivo de su visita, solicitó a la persona encargada. Mientras tanto, en el vehículo en el que viajaban, permanecía una mujer, también vestida de civil y la cual portaba un arma. Momentos después ésta descendió de la camioneta y “comenzó a tomar fotografías de las instalaciones”. No obstante, al no ser recibidos por las personas responsables del albergue, se retiraron.

Estos mismos eventos se repitieron a las 15:50 horas del sábado 25 en el albergue Camino de Salvación, sin embargo, en esta ocasión mostraron sus armas y solicitaron información sobre las personas migrantes alojadas en las instalaciones y sus respectivas nacionalidades:

“… el mismo vehículo y las mismas personas llegaron. En esa ocasión con sus manos posicionadas sobre las armas, preguntaron si ahí era un albergue, solicitaron información de las personas ingresadas y sus nacionalidades, mostrando siempre la misma actitud arrogante. De igual forma no mostraron ningún tipo de identificación, ni oficio de autoridad que justificara su actuación ni el requerimiento de información sobre los albergues y su población”.

Estas personas acudieron a los albergues Ejército de Salvación y Templo Embajadores de Jesús, donde, además de llevar a cabo las mismas acciones violentas y de intimidación, se condujeron “de manera inapropiada solicitando información sin oficio de autoridad competente para requerirla”.

Frente a estos hechos, las organizaciones residentes en Tijuana, así como, personas defensoras y académicas en la Ciudad de México, se han pronunciado para exigir lo siguiente:

  1. A la Guardia Nacional, Guardia Estatal y Policía Municipal la aplicación de criterios y protocolos de actuación en sus acercamientos a los espacios que albergan a población migrante.
  2. La debida identificación y acreditación de las personas y/o agentes de las agencias policiales al acercarse a cualquier albergue, así como la orden de autoridad competente que de certeza y   legalidad de su actuación.
  3. Respeto a la propiedad privada, ya que en ningún momento pueden ingresar a las instalaciones sin autorización del personal.
  4. Que se eliminen las malas prácticas de agentes policiales que usurpan las funciones de agentes de migración y asumen funciones que no son de su competencia.
  5. Que se erradiquen las formas intimidantes y amenazantes de ostentar sus armas en los contextos de acogida y en la interacción con población vulnerable.
  6. Se investigue y sancione a quien resulte responsable de las acciones antes señaladas el día 25 de abril de 2020.
  7. Se garantice la seguridad física y psicológica del personal de los albergues y de la población migrante que habita estos espacios.

Y finalmente, que los gobiernos estatales y municipales adopten y lleven a cabo “las medidas necesarias para cuidar y proteger a la población migrante y brindar seguridad a los espacios que les albergan”.

El documento está suscrito por: el Colectivo de Monitoreo y Observación Migratoria en Tijuana; Albergue Camino de Salvación; American Friends Service Committee, Oficina Regional de América Latina y El Caribe (AFSC); Ejército de Salvación; Ejército de Salvación “Casa Puerta de Esperanza”; Espacio Migrante, A.C.; Fundación Regalando Amor; Comité Estratégico de Ayuda Humanitaria; y por el Programa de Asuntos Migratorios (PRAMI) de la Universidad Iberoamericana en la CDMX.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.