Continua el avance paulatino del fertilizante orgánico en campo chiapaneco

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fertodel, una empresa chiapaneca dedicada a la elaboración de fertilizantes orgánicos, ubicada en la carretera Pujiltic-Socoltenango, cada vez tiene más presencia en el campo chiapaneco y del sur sureste del país, por contribuir a mantener  un suelo más sano, y así ayudar a la consolidación  de una agricultura más amigable con el medio ambiente.

En Chiapas, se produce maíz, caña de azúcar, frijol, cacao, mango, y otras hortalizas, sin embargo no existe una cultura para el uso de abonos orgánicos amigables con el medio ambiente.

Ante la necesidad de una agricultura con menos impacto negativo en el medio ambiente, y la urgente disminución del uso de fertilizantes químicos que deterioran al suelo y  la salud de las personas, la Delegacion de Cañeros del ingenio pujiltic, decidió desarrollar: Fertodel, una empresa que ofrece a sus agremiados y al público en general, fertilizantes orgánicos que contribuyan al fomento de una agricultura sustentable.

Los abonos orgánicos aportan materia orgánica, nutrientes y microorganismos, lo cual favorece la fertilidad del suelo y la nutrición de las plantas, ayudando así a productores a nutrir el suelo de sus parcelas y disminuir el uso de abonos químicos que erosionan la tierra.

De acuerdo al Ingeniero Agrónomo, Ernesto Morales García, encargado de producción de FERTODEL, indica que el campo chiapaneco, depende en gran mayoría de fertilizantes químicos, por una sencilla razón, los productores buscan producir en gran volumen, nutrir a la planta, y no nutrir al suelo.

Lo que ha provocado en los últimos años un serio deterioro del suelo, que impacta de forma directa en la producción de cultivos, e implica un mayor gasto para obtener cosechas, debido a que se utilizan mayor cantidad de fertilizantes químicos para lograr obtener rendimientos.

“Los fertilizantes químicos, brindan resultados de manera casi inmediata, en un lapso de 4 a 8 días, estos beneficios se obtienen a cambio de contaminar el agua, y  erosionar la tierra, por mencionar solamente dos consecuencias”. Mencionó Morales.

“Por fertilizante se conoce cualquier sustancia que es utilizada para aportar nutrientes al suelo, y cuyo objetivo es aumentar la concentración de los mismos que favorezca y potencie el crecimiento de las plantas. Este es el único objetivo de un fertilizante químico, independientemente de cómo repercute sobre el suelo o el resto de factores ambientales sobre los que incide.” Indicó Ernesto

Es evidente que conforme al incremento de prácticas agrícolas no sostenibles, nuestro suelo está siendo despojado de sus bondades, los mantos acuíferos se están contaminando, y nuestros cultivos dependen de aportes químicos cada vez mayores.

Fertodel, se ha dedicado los últimos 12 años a elaborar fertilizantes orgánicos, que puedan ayudar a mantener con vida a los campos de cultivos, e ir desplazando gradualmente la dependencia de fertilizantes químicos que no solo  tienen repercusiones  en la vida del suelo, sino también en la salud de las personas.

La materia orgánica, le da vida y fertilidad al suelo y los microorganismos que en este existen, hoy en día el campo chiapaneco se preocupa por la producción, dejando a un lado en el tipo de nutrición que se le dará a las plantas.

Hoy los campesinos tienen una seria dependencia a los fertilizantes y productos químicos, resultado del abuso de estos insumos, y la poca preocupación por mantener saludable al suelo con medidas que favorezcan su regeneración de manera natural.

En Chiapas están surgiendo ciertos grupos de productores que se preocupan por las condiciones de deterioro que está sufriendo el campo chiapaneco, por el exceso de componentes químicos.

“Las organizaciones no gubernamentales, están bajando proyectos productivos basados en el uso de fertilizantes orgánicos, para producir alimentos cada vez más saludables eso habla bien de Chiapas, porque se está buscando innovar la forma de cultivar, sin dañar tanto a la naturaleza”. Dijo el encargado de Fertodel.

“Falta, conciencia por parte de los productores, para la preservación del medio ambiente y la salud del campo, es necesario brindarle las condiciones para seguir produciendo sin necesidad de depender de fertilizantes químicos”. Añadió Ernesto.

En Chiapas los productores buscan producción inmediata, sin importar la contaminación del agua, del aire, suelo, hoy Fertodel, ofrece opciones  de abono orgánico, para una agricultura sustentable.

Fertodel vende su abono orgánico a los estados de Tabasco, Oaxaca, Veracruz y Quintana Roo y comienza a tener mayor presencia en los Municipios de la zona Cañera de Venustiano Carranza, Solcoltenango, Las Rosas y Tzimol, además de  Villaflores, Comitán, Tapachula y Ocosingo.

Hacen falta aún, concientizar a los productores chiapanecos, sobre los beneficios que el abono orgánico ofrece, para ir gradualmente migrando hacia una agricultura sustentable.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d