De viajeros a varados por Covid-19; trabajadores de ferias de pueblos realizan otros trabajo para sobrevivir

Las Ferias patronales en el estado, están canceladas hasta nuevo aviso.


Desde el inicio de la pandemia, las instrucciones fueron evitar la aglomeración de personas y guardar la sana distancia, esto para detener la propagación de COVID-19, dichas restricciones son contrarias a los ambientes  que suelen desarrollarse  en las ferias.

A las ferias de los municipios acuden cientos de personas de los pueblos y colonias cercanos que llegan por lo general en familia o pareja a disfrutar de conciertos musicales, shows de jaripeos, o a degustar de la gastronomía tipica de las ferias, elotes, tacos, pizzas, dulces, etc.

Hoy todos los vendedores, que se dedican a ir de feria en feria, de pueblo en pueblo, año tras año, se encuentran varados, ante una situación que parece estar lejos de terminarse, la pandemia del COVID-19, detuvo todas las actividades económicas no esenciales, y afecto a sectores formales e informales por igual.

Martin Ralda, quien dedica desde hace más de tres décadas a la venta de productos fritos en las fiestas patronales en los municipios de Chiapas, proveniente de una familia de comerciantes, en donde el junto a sus hijos son dueños de diferentes negocios en las ferias patronales.

Hoy ante la pandemia, las ferias en los municipios de Chiapas se han detenido dejando varados a quienes viven de ellas.

Las fiestas patronales generan decenas de trabajos, de acuerdo a Ralda, dan empleos a proveedores, de verduras, refrescos, harina, tortillas, carne y azúcar, entre otros insumos, por la diversa cantidad de productos que se venden, en los días festivos, así como a veladores, meseros, y ayudantes en general, además del ingreso que las autoridades de los municipios reciben, por el uso de metros cuadrados del suelo durante los días feriados, hoy todo está suspendido.

Las condiciones para llevar a cabo las ferias, se ven lejanas, y con ellas las oportunidades laborales, de quienes se dedican al comercio en las fiestas patronales, familias completas de comerciantes se encuentran varados ante el COVID-19.

Hoy Martín, se encuentra en su casa haciendo trabajos de balconería, como puertas y ventanas de acero,  mientras por las tardes vende  churros en su domicilio, en espera de que la situación vuelva a la normalidad para seguir trabajando, como lleva acostumbrado desde hace mas de 30 años.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ralda menciona a que ha podido sobrellevar su situación económica gracias a que sabe desempeñar otro tipo de oficios, como la hojalatería, balconeria y pintura, trabajos que le permiten laborar de vez en cuando, y con ellos obtener un ingreso económico.

“Ahorita todo está parado, se cancelaron todas las ferias de los municipios, taqueros, dueños de juegos mecánicos y otras atracciones están sin trabajar, por ahora no hay una fecha, para que la situación regrese a la normalidad, los meses están pasando y con ellos las fechas en que nosotros trabajamos”. Señaló Ralda.

“En las noticias se habla de choferes de transporte público, de maestros, de comercios, afectados, y que poco a poco comenzaran a regresar a sus actividades, con ciertas medidas, pero y quienes vivimos de un ambiente en el que las personas se juntan por montones, un ambiente en el que se reúnen cientos y hasta miles, para un magno evento, nosotros seriamos los últimos en volver a la normalidad, si es que existirá” Señala Ricardo Ralda Vendedor de Churros

“Qué bueno que se desempeñar aunque sea un poco de otros oficios, así tengo trabajo por ratos para aprovechar el tiempo y obtener ingresos, ojala que quienes se dedican a vender en las ferias tengan alguna otra fuente de empleo, porque a cómo van las cosas, veo lejano el día en el que la música y las luces de la feria, vuelvan a la normalidad”. Menciono Martin

Hoy a casi tres meses desde su última feria, los camiones en donde transporta todos su material de trabajo, se encuentran parados, a la espera del regreso a la normalidad, en donde las aglomeraciones ya no representen riesgos, y la distancia no sea una barrera, para poder divertirse en las ferias.

Mientras tanto el secretario de Salud, José Manuel Cruz Castellanos manifestó que será hasta diciembre cuando se registre un descenso más pronunciado de los casos, lo que implicaría a los comerciantes de este sector la pérdida del año laborable.

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d