Lavadero comunitario de Las Rosas, vitales para las familias pobres y sin acceso a agua

*Eran instaladas generalmente en lugares por donde pasara algún arroyo, o río, también se solían instalar cerca de los ojos de agua, esto último para que los lavaderos fueran aprovechados al cien por ciento.


El lavadero comunitario ubicado en el Barrio de Guadalupe, en el municipio de Las Rosas, se resiste a desaparecer y continua en funciones de forma más paulatina.

Dicho lavadero, es el único que persiste dentro de la región, ya que el avance de la electrificación y la accesibilidad a créditos para comprar lavadoras por tiendas departamentales, hace que estos sitios se encuentren en riesgo de desaparecer.

El lavar a mano es una práctica que se daba de forma muy común en diferentes regiones del estado, sin embargo, el avance de la tecnología hizo que las idas hacia dichos lavaderos, en los que convivían familias enteras día a día, desapareciera.

El lavadero que se encuentra en Las Rosas son espacios acondicionados con tanques de almacenamiento de agua y una fila de bateas de cemento, todo ello de forma gratuita en un horario de 6 de la mañana a 6 de la tarde.

Pese a que aún no está al 100 por ciento, al día de hoy, las bateas les hace falta piso firme y un sistema que permita llevar el agua de manera eficaz hacia las bateas, ya que las y los usuarios, cargan con cubetas el agua que necesitan para poder lavar, y en temporada de lluvias, el piso se convierte en un completo lodazal, que dificulta poder realizar la actividad de manera  tranquila.

Mientras los servicios básicos llegaban a los pueblos y colonias se adecuaban, los lavaderos por lo general, ubicados en ojos de agua o sobre la orilla de ríos y canales eran solicitados, ya que era la única forma de limpiar las vestimentas, colchas y otros artículos del hogar.

Durante varios años atrás, dichas obras eran gestionadas por los gobiernos municipales, el lavadero comunitario ubicado entre el barrio  de Guadalupe y Pajalquin, fueron construido durante la gestión del presidente municipal, José Domingo Arguello Ruiz (2008-2010), según testimonios de los vecinos del lugar.

En la actualidad, el último lavadero en Las Rosas, aún cuenta con usuarios quienes lo utilizan, pese a que se cuenta con agua potable y energía eléctrica, no obstante, su economía no fue así.

Uno de los factores por los cuales los habitantes del barrio¡hacen uso del lavadero,e por el ahorro en la energía eléctrica de sus hogares.

“Yo voy a lavar al ojo de agua, para no gastar luz en mi casa con la lavadora, me sale más económico lavar ahí, además siempre tenemos abundante agua, solo que es un poco más cansado porque tenemos que cargar nuestra ropa hasta la casa para tenderla, pero si se ahorró  unos pesos en el recibo de la luz”  mencionó Elena Suárez, usuaria.

Mientras algunos usuarios hacen uso del lugar para no gastar energía eléctrica con electrodomésticos, otros acuden al lugar al no tener otra opción.

“Vengo a lavar mi ropa aquí porque no tengo lavadora y con lo que ganamos en la casa  no me alcanza para comprarme una, aquí lavo mi ropa, más tranquila, ya que en mi casa nos llega muy poquita agua” dijo Griselda Guadalupe Morales, usuaria.

Cabe señalar, los habitantes del Barrio Guadalupe se turnan para abrir las instalaciones, ya que desde 2010 están encargados del cuidado de las bateas comunitarias.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: