No vamos a permitir que ninguna mujer embarazada se quede sin atención: parteras

Las parteras no van a permitir que ninguna mujer embarazada se quede sin su atención si así lo deciden. Cortesía: Nich Ixim.

*Las parteras están unidas y luchando para que las mujeres tengan un buen embarazo y parto, para que no mueran ni ellas ni sus bebés, como para dignificar la partería y para que se reconozca como patrimonio inmaterial de la humanidad.

*El Movimiento de parteras Nich Ixim nació en 2016, son más de 600 parteras y parteros indígenas y no indígenas de 30 municipios de Chiapas.


El Movimiento de parteras Nich Ixim dio a conocer que durante la pandemia han estado en la primera línea de atención a pesar de que muchas son mujeres mayores, además durante este tiempo incremento su trabajo.

En el Movimiento registraron las atenciones que han dado, de manera preliminar, 217 parteras han atendido 1397 partos durante la pandemia.

Añadieron que, un ejemplo de su trabajo es la de una partera que se encuentra en Tenejapa, quien de enero a noviembre atendió 298 partos de mujeres que llegan de otros municipios, cuando solo atendía a las de su localidad.

Para ella, la principal preocupación es la dificultad que hay en las comunidades para trasladar a las mujeres que presentan complicaciones en el parto, sin embargo, está orgullosa porque ninguna mujer de las que atendió ha muerto en sus manos.

En todos los registros realizados por el Movimiento, las parteras no tuvieron ninguna muerte materna. 

Puntualizaron que, en los momentos más fuertes de la pandemia, muchos de los servicios de salud en las comunidades quedaron cerrados y los que permanecieron abiertos les faltaba medicamentos, métodos de planificación, vacunas y personal de salud.

Destacaron que las instituciones de salud y el gobierno no supieron informar bien sobre la enfermedad lo que hizo que llegaran muchos rumores y que la gente tuviera miedo, dando pie a que las mujeres las buscaran para que las atendieran.

El Movimiento mencionó que, durante la pandemia, las parteras tuvieron que buscar el material de protección contra el COVID-19 por sus propios medios, porque la mayoría no recibió nada de las instituciones de salud.

Además, tuvieron casos de parteras que presentaron síntomas de COVID-19 por seguir atendiendo en sus comunidades.

Por ejemplo, una compañera de Frontera Comalapa se contagió cuando una mujer a punto de parir se presentó en su casa pidiendo su apoyo porque había sido rechazada en el Hospital que estaba saturado. Aunque se dio cuenta de que la mujer tenía síntomas de COVID, la partera la atendió porque el bebé ya estaba naciendo, expuso el Movimiento.

Ante la saturación de hospitales por la pandemia de Covid en Chiapas, las parteras multiplicaron la cantidad de mujeres que atendieron. Foto: Consuelo Pagaza/Archivo.

Por lo anterior, durante 26 días, su compañera estuvo enferma y casi muere, después de su enfermedad y aún con debilidad sigue atendiendo a muchas mujeres, aunque ahora con un traje especial que le donó una institución privada.

Mencionaron que dicho caso muestra el compromiso y responsabilidad que las parteras asumieron solas.

Sin embargo, expusieron que a pesar de que se hicieron cargo de la salud de las comunidades, en muchas zonas el personal de salud siguió prohibiéndoles atender partos, a las familias que atendieron les negaron el certificado de nacimiento y rechazaron la constancia de alumbramiento que tienen.

Ante estas situaciones, el Movimiento no se quedó parado, sino que nuestras voceras y representantes realizaron acciones a nivel local, estatal y nacional. Gestionamos con organizaciones y empresas 2000 equipos de protección y atención de partos que se repartieron a más de 900 parteras de 32 municipios de Chiapas, compartió el Movimiento.

Añadieron que, los materiales se entregaron tres veces durante este año, asimismo, las representantes de algunos grupos pudieron negociar a nivel local mejoras para su trabajo y para que la constancia de nacimiento del Movimiento fuera aceptada en los registros civiles y centros de salud.

Para visibilizar el trabajo de atención que hicieron durante la pandemia y exigir las demandas del movimiento, dieron a conocer 6 pronunciamientos, así como una carta a Hugo López-Gatell Ramírez, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, sin tener respuesta hasta el momento.

Tuvieron reuniones con la Secretaría de Gobierno estatal, Comisión Nacional de Derechos Humanos, con los distritos de salud de Palenque, Ocosingo, San Cristóbal de Las Casas y la acción más reciente fue abrir un canal de comunicación con la coordinación de acción comunitaria del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Bienestar estatal.

Aunque han hecho estas acciones, expusieron que las secretarias de salud a nivel estatal y nacional continúan sin dar respuesta a sus demandas.

Por ello, como Movimiento, exigieron ejercer la partería de forma libre, desde su cosmovisión, sin que se les condicione, ni criminalice.

Exigieron que se respete el derecho de las mujeres a decidir dónde y con quien quieren parir, y si es con ellas, que pueda ser en su domicilio o en las casas maternas.

Asimismo, piden una nueva forma de vincular con el sector salud basada en el respeto y la no subordinación de su persona, conocimientos y prácticas, así como que los servicios de salud atiendan a las mujeres embarazadas de forma oportuna, respetuosa y no violenta, que se cumpla el Convenio General de Colaboración Interinstitucional para la Atención de la Emergencia Obstétrica para que no haya ni una sola mujer que sea rechazada en hospitales.

Dentro de las exigencias fue la de materiales de atención y protección ante el COVID-19 para todas las parteras que lo requieran y sin condicionamientos, como que la constancia de alumbramiento del Movimiento sea aceptada en todo el territorio chiapaneco y que no se niegue ni un solo certificado de nacimiento de recién nacido cuando el parto es atendido por alguna partera.

Demandaron que las parteras tradicionales estén presentes en los espacios donde se deciden las políticas de salud materna. Cortesía: Nich Ixim

Demandaron que las parteras tradicionales estén presentes en los espacios donde se deciden las políticas de salud materna y, una mesa de trabajo entre las autoridades de salud y el Movimiento para establecer estrategias y acciones que permitan mejorar la salud de las mujeres y garantizar sus derechos como parteras.

Las parteras no vamos a permitir que ninguna mujer embarazada se quede sin nuestra atención si así lo deciden. Sabemos que en México la muerte materna ha aumentado mucho, pero en Chiapas los datos preliminares dicen que ha disminuido; afirmamos entonces que nuestro trabajo evita la muerte materna, mencionó el Movimiento.

Por último, añadieron que el personal de salud dice que son las causantes de la muerte materna, pero con la pandemia han demostrado que no es así, al contrario, sin ellas muchas mujeres más habrían muerto.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: