ACNUR pide destinar más apoyos financieros y técnicos hacia la movilidad migratoria centroamericana

Mark Manly, Representante de ACNUR México, agradeció a Kelly Clements su visita, pues vieron grandes avances y retos. Cortesía: ACNUR México

*ACNUR ha reportado un incremento del 88% de solicitudes de asilo hacia México.


Kelly T. Clements, Alta Comisionada Adjunta de las Naciones Unidas para los Refugiados, concluyó el pasado 15 de mayo, su visita a lugares como Tapachula en Chiapas, Tegucigalpa, Honduras, y la ciudad de Guatemala, donde pidió sean canalizados más apoyo financiero y técnico de gobiernos y organizaciones que trabajan en ayuda humanitaria y protección a personas que se desplazan en Centroamérica y México.

Clements señaló que la comunidad internacional tiene la responsabilidad de apoyar a las personas que se encuentran en desplazamiento forzado, calcula que existen alrededor de 1 millón en Centroamérica.

Por ello, precisó que el primer paso para todos los países es garantizar el acceso al asilo a las personas cuyas vidas dependen de ello.

Clements se reunió con altos funcionarios gubernamentales, socios de la sociedad civil y líderes empresariales, con los que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Refugiados, unieron fuerzas para encontrar formas eficaces de ayudar a las personas desplazadas.

Tuve la oportunidad de hablar con personas que, literalmente, huyen para salvar sus vidas, escapando de la violencia, la extorsión, el reclutamiento y la violación por parte de las pandillas y otros grupos criminales. La violencia de género es especialmente grave en la región, donde tantas mujeres y niñas sufren una violencia inenarrable, compartió Clements.

Clements señaló que las historias de solicitantes de asilo en Tapachula, México, son impactantes. Cortesía: Kelly T. Clements

El 11 de mayo, en un asilo en Tapachula, conversó con una madre hondureña, que perdió las piernas hace 10 años al viajar hacia el norte en La Bestia, ahora trajo a su familia para buscar seguridad cuando la presión de los narcotraficantes se hizo insoportable.

Ese mismo día, conoció a jóvenes locales y refugiados, quienes participan en actividades deportivas y medioambientales, como en clases de español para refugiados.

Por otro lado, el ACNUR acentuó que México está por superar las 70 mil solicitudes de asilo que recibió en 2019, razón por la que ampliaran su programa de integración para las personas refugiadas.

Kelly T. Clements en su visita a Tapachula, Chiapas. Cortesía: Mark Manly

Aunado a lo anterior, Andrés Alfonso Ramírez Silva, coordinador general de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) advirtió que, durante 2021, más de 90 mil personas podrían solicitar asilo en México.

El programa de integración incluye un componente de reubicación e inserción laboral que ha beneficiado a cerca de 10 mil personas desde 2016, pero necesita más apoyo internacional.

Cabe mencionar que, Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Panamá, están trabajando bajo el Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS) una iniciativa orientada a la búsqueda de soluciones y liderada por los Estados para hacer frente a estos desafíos.

El MIRPS busca movilizar un enfoque integral para abordar las necesidades identificadas durante las consultas nacionales y regionales, incluyendo acuerdos innovadores de responsabilidades compartidas.

El apoyo se enfoca en brindar apoyo financiero y técnico a los estados afectados para construir sistemas nacionales de asilo viables y eficientes, como establecer mecanismos de recepción adecuados en los países de tránsito.

Así como mejorar las condiciones en países de origen para retornos seguros y dignos, y abordar las causas estructurales de la violencia y el desplazamiento forzado.

También, expandir las soluciones de un tercer país para las personas del Norte de Centroamérica (NCA) en necesidad de protección, y alianzas para hacer que la respuesta regional para los refugiados sea más holística y efectiva.

Por último, apoyar los mecanismos regionales de solidaridad y responsabilidades compartidas en la región.

Denuncia

El mismo día que la Alta Comisionada llegó a Tapachula, más de 100 migrantes denunciaron estar encerrados casi un mes en una bodega de la sede estatal de la Guardia Nacional en Chiapas, quienes exigieron a las autoridades mexicanas ser liberados para que sigan su camino o que sean deportados a sus países de origen, pues ahí donde se encuentran sólo les dan “comida de perro”.

A través de un video, narraron las condiciones en las que se encuentran en esas instalaciones habilitadas como albergue para la retención temporal de migrantes interceptados en Chiapas por los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM).

Desde el pasado martes 11 de mayo trascendió que, los migrantes protagonizaron una fuga masiva, quemaron colchonetas y se rebelaron para exigir ser deportados a sus países de origen.

Muchos de los migrantes guatemaltecos, hondureños, cubanos, salvadoreños y nicaragüenses, denunciaron que les han impedido realizar la solicitud de refugio en este país y tampoco son deportados a sus países. Que siguen incomunicados y nada pueden hacer para informar a sus familias sobre la situación que viven en este país.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: