Capitanes de la SEDENA son sentenciados a 30 años de prisión por el feminicidio de mujer soldado

Foto: Cortesía

*La joven militar con apenas ocho meses en el servicio militar, donde ingresó como soldado raso, salió en su día de asueto para divertirse con cuatro compañeros del Ejército Mexicano destacamentados en el cuartel militar de Chicoasén, pero nunca regresó.


La Fiscalía General del Estado (FGE) a través de la Fiscalía de Distrito Centro, logró que el Juez de Enjuiciamiento dictara sentencia condenatoria de 30 años de prisión y reparación del daño equivalente a 375 días de salario mínimo vigente en el estado en la época de los hechos, equivalente a 519 mil 60 pesos con 80 centavos en contra de José Antonio “N” y Agustín “N”, por el delito de feminicidio de Brenda Orquídea Matuz Chacón, una joven militar en activo, quien fue desaparecida, asesinada y hallada sin vida el pasado 6 de abril de 2019.

Con los argumentos y pruebas fehacientes presentados por el Fiscal del Ministerio Público se acreditó el hecho y responsabilidad del imputado, por lo que la representación social solicitó la penalidad máxima. Aunque, la resolución judicial no es definitiva, pues ambos capitanes del ejercito junto a sus abogados tienen un plazo de hasta 10 días para apelar la sentencia.

Hechos

Padres de mujer militar asesinada denuncian impunidad para enjuiciar elementos de la Sedena

Al respecto, la joven militar de 26 años de edad y de reciente ingreso a las fuerzas armadas, fue hallada muerta en las aguas de la presa Chicoasén luego de dos días de haber desaparecido. Cuatro elementos que salieron el viernes con ella en su día franco, son investigados.

Según su padre, Jesús Matuz, la joven estuvo en la capital del estado con sus cuatro compañeros militares en un bar; en la tarde o noche regresaron hacia Chicoasén. Sin embargo, ella nunca llegó a su base militar. Algunos refirieron que se había ido al embarcadero junto a la presa con otro elemento, pero la mañana del 6 de abril de 2019, no estaba en su dormitorio para presentarse con sus mandos.

Brenda Orquídea Matuz Chacón, de 26 años.

El padre de la joven militar tuvo contacto con su hija el día 4 de abril, le había señalado que iría a su lugar de origen, la comunidad Emiliano Zapata, para visitar a su abuela quien agonizaba y murió ese fin de semana.

Al ver la negligencia de las autoridades militares, amigos y familiares advirtieron que si no la buscaban llamarían a los medios de comunicación y fue así como agilizaron la búsqueda. El padre de la joven militar acudió a la FGE donde interpuso una denuncia penal, la misma instancia emitió la ficha de búsqueda.

Sin embargo, Jesús Matuz fue notificado que su hija fue hallada muerta, flotando en la orilla de la presa Chicoasén, a pocos metros de donde se encuentra su base militar. Al parecer, los cuatro elementos del Ejército Mexicano fueron arrestados y será la FGE la que atraiga el caso, pues según fuentes militares, los hechos ocurrieron en sus horas de descanso, no en faenas militares

Capitanes de la SEDENA vinculados a proceso

Como se indicó, dos capitanes del Ejército Mexicano fueron entregados a la FGE como presuntos responsables del crimen de la mujer soldado raso, desaparecida el 4 de abril y hallada muerta más de 48 horas después. Ambos, estaban arrestados junto a otros dos soldados, desde el 7 de abril en la base militar de Chicoasén, luego de que fuera hallada muerta la joven.

El viernes 5 de abril, Brenda Orquídea junto a dos soldados más de su mismo rango militar, un hombre y una mujer, así como los dos capitanes, tomaron su día franco y convivieron en un bar en la capital del estado. De regreso a su base militar, la joven mujer ya no amaneció en su dormitorio, y no respondía a las llamadas telefónicas de sus padres.

Los cuatro militares fueron arrestados en la propia base militar en tanto la FGE investigaba los hechos, fue así que el pasado sábado 13 de abril, de 2019 el Ejército Mexicano entregó a la justicia local, a los dos capitanes implicados, Agustín “N” y José Antonio “N”.

Según la causa penal 139/2009, ambos elementos fueron puestos a disposición del juez Juan Carlos Alfaro Cruz, para que determine la situación legal de ambos inculpados por el delito de Homicidio Calificado. Y, presos en el penal No. 14 “El Amate”, en Cintalapa.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: