Grupo armado quema viviendas, desplaza a 32 familias, asesina opositores, en Chenalhó, Chiapas

Este martes se cumplen seis días de que fracciones del grupo armado que se formó en Santa Martha, Chenalhó, en la zona Altos de Chiapas, se confrontan entre sí. Ninguna autoridad de los tres niveles de gobierno ha entrado en el lugar, quienes sí han logrado huir son al menos 32 familias (127 personas), que explicaron que hay un número indeterminado de personas asesinadas y decenas de casas quemadas.

Los gobiernos estatal y federal han mantenido silencio sobre esta situación, extraoficialmente una fuente oficial explicó que se rompió toda negociación con este grupo que se había comprometido a “ya no disparar”, a fin de distender las agresiones armadas que en su momento se dirigieron contra sus vecinos de Aldama, pero que ahora se viven al interior de Santa Martha, por diferencias entre el mismo grupo armado.

Juan Ruíz murió asesinado el 29 de septiembre, al día siguiente mataron a su esposa y todos sus hijos, uno de ellos se salvó y fue una de las personas que lograron avisar que en Santa Martha y las comunidades que conforman ese ejido, las posturas sobre las acciones que el grupo armado debe o no realizar, los han dividido. Hay quienes nunca estuvieron de acuerdo en su articulación, y también quedaron en medio de dos fuegos.

Desde las montañas colindantes con el ejido Santa Martha se pueden observar columnas de humo, son las de las casas que están siendo quemadas, “abrieron hoyos en los caminos para que nadie pueda entrar y nadie pueda salir”, explicó uno de los habitantes de la zona a través de un mensaje.

Quienes lograron salir luego de varias horas de esconderse y caminar entre las montañas, llegaron al poblado de Polhó, ubicada a unos 37 kilómetros, en donde también la población está dividida a causa de la aceptación o no, de los grupos de civiles armados, y su participación en ellos.

Con temor a también ser agredidos, algunos pobladores de Polhó aceptaron recibir a las familias desplazadas que poco a poco van saliendo de Santa Martha; pidieron ayuda a organizaciones humanitarias porque no tienen cómo dar alimento y cobijo a las 32 familias que hasta la tarde del lunes, habían logrado escapar del fuego. Son 127 personas, entre ellas niñas y niños de brazos, que de momento están refugiadas en una escuela.

“Los de Santa Martha ya no quieren comunicarse con gobierno, dicen que van a arreglar todo a su modo, la idea de ellos es acabar con la vida de los que no están de acuerdo. Las familias que acá vivimos estamos encerradas”, narró a través de un mensaje uno de los indígenas del lugar. Explicó que los enfrentamientos siguen.

 

Pacto sin desarme

El grupo armado de Santa Martha, Chenalhó, salió a la luz el 20 de agosto de 2020. Ese día hicieron público un video donde se les ve con uniforme camuflado, armas de grueso calibre y encapuchados.

En el video reclaman como suyas 60 hectáreas de tierra que tienen en posesión sus vecinos del municipio de Aldama. Estos últimos han vivido bajo ataques armados los últimos 5 años.

Sin embargo, el asedio en su contra cesó parcialmente a mediados de 2022, en el marco de la llegada a Aldama de Esmeralda Arosemena de Troitiño, comisionada titular de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), quien pidió al gobierno mexicano “el compromiso de detener a los responsables” de las agresiones armadas contra la población indígena de la zona.

Trascendió que en el marco de esa visita, el gobierno mexicano hizo un pacto con el grupo armado para detener las agresiones, y ese pacto -que no ha incluido el desarme y desarticulación-, es lo que dividió las posturas al interior del grupo armado que ahora se confronta.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: