Andrés Fábregas Puig: África, campeón del mundo de futbol

El actual sistema capitalista se difundió por el mundo a través del colonialismo. Al incluir en su lógica económica y de organización social, a sociedades tan diversas como las que existen mundialmente, se transformó en el sistema socio económico más complejo jamás conocido en la historia. Una a una, las diferentes regiones del mundo, cayeron bajo el sistema colonial impuesto por Europa Occidental, la cuna del capitalismo y del modernismo. En la actualidad, con todo y el esfuerzo que hacen Cuba o Vietnam, no existe en el mundo un sistema alternativo al capitalismo. Lo que eufemísticamente se llama “globalización” no es más que el proceso de expansión del capitalismo bajo la forma del colonialismo.

Dicho lo anterior, el campeonato mundial de futbol mostró esa realidad actual. Equipos, como el Croata, surgidos del desmembramiento de Yugoeslavia, después de una guerra que aún no salda sus cuentas, jugó con furia pero perdió contra África. El desgarre de Yugoeslavia mostró que no existen límites para la ignominia. El futbol anunciaba esa guerra: cuando jugaban el Estrella Roja de Belgrado, equipo serbio, contra el Dínamo de Zagreb, equipo croata, se manifestaba lo que vendría. Una fecha: 13 de mayo de 1990. Se enfrentaban el Estrella Roja (Serbios) contra el Dínamo de Zagreb (Croatas) en el estadio del primero. Las aficiones de ambos equipos se enfrentaron al calor de insultos mutuos, que anunciaban lo enconado de la discordia y aún, la guerra que se avecinaba. Al principio de la trifulca, la policía no intervino, pero no tardó en ponerse del lado de los serbios. Los policías serbios apabullaron a la afición croata dejando 300 heridos en el campo de batalla. Dragan Dzajic, uno de los jugadores serbios más queridos, pronunció palabras visionarias. Dijo: “Después del encuentro, todo el mundo tuvo en claro lo que ocurriría. Hasta ese momento, nadie creía que pudiese estallar la guerra”. Y estalló y de qué manera. Yugoeslavia desapareció y surgió un mapa de territorios étnicos como el actual.

Andrés Fábregas Puig.

Con el derrumbe del primer imperio del mundo moderno en el siglo XIX, el español, se inició una nueva etapa en el colonialismo que tuvo como objetivo a África. Los pueblos de este continente fueron cayendo bajo los diferentes imperialismos europeos: belga, inglés, holandés, español, italiano. Los antropólogos tuvieron un destacado papel como agentes coloniales. Por supuesto, los países colonialistas introdujeron sus deportes. El 8 de febrero de 1957 se estableció la Confederación Africana de Futbol como filial de la FIFA, la estructura de poder más grande del mundo. La sede de la CAF es la ciudad de El Cairo, Egipto. El colonialismo operó de inmediato en el futbol y los mejores jugadores africanos empezaron a ser absorbidos por los equipos europeos. El futbol se transformó en África, en un canal de movilidad social, con un costo muy elevado: renunciar al ser africano y adoptar los estándares europeos. Conforme hacía crisis la situación africana, los pueblos fueron emigrando, hasta convertirse en una oleada humana que buscaba las metrópolis coloniales: Paris, Madrid, Bruselas, Berlín, Roma. Los esclavos se trasladaban. Eso no estaba previsto. Y hoy tenemos una Europa con el rostro transformado: locutores de TV negros o mulatos; incluso orientales. Escritores, matemáticos, intelectuales, con apellidos no europeos, son protagonistas en los escenarios de Europa. Y así, en una lista interminable. Lo mismo sucedió en el futbol. Hitler se hubiera muerto de un infarto rabioso al ver en la selección alemana a un negro. Los racistas franceses están de luto. Le Pen, el Hitler de Francia, debe estar convulsionado: el campeonato mundial de futbol 2018 lo ganó África bajo la piel de Francia. ¡Que vueltas da el destino! Con que gracia y soberbia se movían los africanos en el campo de juego, algunos envueltos en las banderas de sus países de origen. De once jugadores, sólo 3 nacieron en Francia. Los demás, son de origen africano y jugaron un futbol cauto, amañado, agazapado, violento, arrollador, decidido, inteligente, alegre, creativo, luchón, “con ganas” diríamos en México, tal y como resisten al colonialismo los pueblos de África. Mbappé, Pogba, Dembelé, Tolisso, Kanté, Mendy, Umtiti, Sidibe, admitieron a tres franceses: Griezman, Varane, lloris. Al observar jugar a los africanos confirmé mi visión de que cuando jueguen como africanos y no hagan caso de los entrenadores europeos, serán un hueso muy duro de roer. El análisis del futbol nos depara muchos descubrimientos acerca de nuestro mundo y de cómo luchan los pueblos por obtener, al final, la dupla más buscada: la libertad y la felicidad.

21 de julio de 2018.

Ajijic. Ribera del Lago de Chapala.

 

P.D. Al lector interesado, le vendrá bien leer: Walter Rodney, De cómo Europa subdesarrollo a África.México: Siglo XXI, Editores, 1982.

Nelson Mandela: El largo camino hacia la libertad.Editorial Aguilar, Tercera Edición, 2010.

Trackbacks/Pingbacks

  1. África, campeón del mundo de futbol I Chiapas Paralelo – Unidad Regional - 6 agosto, 2018

    […] Leer más… […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.