El despertar de la Sección 40

Parece que la Sección 40 despierta del letargo, y hasta indiferencia, en la que se había visto sumida.

Por años se ha mantenido al margen de las demandas de la sección 7, pero ayer un gran contingente de profesores de la 40 tomó las calles y clamó contra la reforma educativa.

El despertar de la Sección 40 es un signo del malestar con que se han recibido las propuestas peñistas y debe constituir, desde ya, una preocupación del gobernador Manuel Velasco.

            IMG_7740(1)La marcha de ayer es sin duda una de las más importantes del movimiento magisterial, solo comparables con las que se vivían en los ochenta.

            La larga fila de maestros de la Sección VII, 40 y estudiantes de pedagogía y de escuelas normales ocupó el Boulevard Ángel Albino Corzo, desde la Diana Cazadora, hasta el Parque Central.

La Subsecretaría de Educación Federalizada de la Secretaría de Educación, en su afán de descalificar al movimiento de profesores, rápidamente indicó que solo se habían manifestado seis mil docentes, de un “universo de 82 mil profesores con que cuenta el sistema educativo en Chiapas”. Tampoco fueron 60 u 80 mil como informaron los organizadores de este movimiento, bautizado como Insurgencia Magisterial. Lo más probable es que el número haya sido de entre 30 y 40 mil, una cantidad de todos modos superlativa.

La marcha de protesta indicó que la mayoría de los profesores no está a favor de la Ley en Educación, propuesta por Peña Nieto, y que se avecina un enfrentamiento largo y estéril.

Pese a estas marchas, la iniciativa del presidente continuará, porque sería un mal signo para él –y  eso no acostumbran los priistas- retroceder y replantear una ley en que se tome en cuenta el parecer de los profesores, como no ha sucedido hasta el momento.

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.