Fin de semana de ofensas

Este ha sido un fin de semana de ofensas a los ciudadanos: de un diputado que derrocha, seguramente dinero público, en un acto abiertamente proselitista; de una mujer valiente, que detiene a su agresor, un taxista, y la policía lo deja libre después de pagar una fianza por falta administrativa.

Fernando Castellanos Cal y Mayor, diputado por el Partido Verde Ecologista, decidió que su primer informe debía hacerlo en un lugar que nos pertenece a los ciudadanos y no a los políticos: El Parque Morelos. No solo eso, aparte de expulsar a los ciudadanos de ese punto de reunión, decidió agriar la tarde a los automovilistas con un dispositivo de seguridad, por demás, innecesario y aparatoso.

No conozco personalmente a Fernando Castellanos, pero su presencia mediática sin tacto me ha causado repulsa, porque le apuesta al espectáculo, al escamoteo y, fiel aprendiz de la señorita Laura, a negociar con la tragedia de los más pobres con el regalo de una playera, un paraguas, una torta y, dicen,  150 pesos.

Legislador, como es, debería actuar con prudencia y, sobre todo, con respeto por el malestar que vivimos los ciudadanos: padecemos desempleo, sufrimos los baches de las  calles y carreteras y un presente económico agobiante, con un futuro incierto y desconsolador.

1374053_10201564810941057_1813762746_n

Credencial de elector del taxista agresor, Alejandro de los Santos Villatoro.

El caso de Lourdes  (asediada, robada y víctima posible de violación por un taxista sino hubiera actuado con rapidez) es también producto de esa falta de compromiso político, de ese deseo de propagar fotos y pancartas y no acciones reales de seguridad.

Lourdes  sufrió doble ofensa y agresión doble, pese a detener a su agresor: los policías decidieron dejarlo libre, con un pago por falta administrativa al no llevar tarjeta de circulación.

Ambos hechos nos duelen y nos afrentan porque provienen de la estulticia y de la corrupción que hoy la vemos reproducida en los políticos más jóvenes que debían de ser la esperanza de esta golpeada ciudad nuestra.

***

Al cierre de esta edición, me entero que detuvieron al taxista agresor. Aún así no deja de ser ofensivo, porque si Lourdes no se hubiese atrevido a publicar su caso estremecedor en las redes sociales, este día el taxista estaría llevando una nueva víctima a la cloaca de El Sabinal.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.