Fray Pedro Lorenzo de la Nada de Jan de Vos

A Jan de Vos le debemos haber rescatado del olvido a fray Pedro Lorenzo de la Nada, el monje dominico evangelizador, pacificador y fundador de los pueblos de Tila, Yajalón, Bachajón y Palenque.

Por este historiador sabemos que fray Pedro Lorenzo estudió en el convento de San Esteban en Salamanca hacia 1550 y que en ese lugar se nutrió de los valores que había de poner en práctica en Chiapas: la búsqueda por la igualdad entre los hombres, la libertad de los pueblos y la evangelización pacífica.

Jan de Vos, autor de Fray Pedro Lorenzo de la Nada

Jan de Vos, autor de Fray Pedro Lorenzo de la Nada

Jan de Vos observa la diferencia entre fray Pedro Lorenzo y fray Bartolomé de las Casas: “Lo que fray Bartolomé propagó por escrito y clamó a voces desde el púlpito, fray Pedro lo hizo de verdad, sin gastar muchas palabras”.

La vida pastoral de fray Pedro Lorenzo, que se caracterizó por la defensa de los indios, fue de 20 años. En ese tiempo aprendió tsotsil, tseltal, chol y chontal.

Pensó que para llevar una evangelización exitosa era necesario congregar a los indios en pueblos, por eso gran parte de sus energías las dedicó en recorrer parajes y caseríos. Tenía tal capacidad de persuasión que jefes belicosos aceptaban su propuesta de reunirse en nuevos centros poblacionales.

Para la creación de nuevos pueblos, dice Jan de Vos, seguía cuatro pasos: 1) elección del sitio; 2) siembra del maíz; 3) construcción de las casas, mientras maduraba el grano; 4) traslado al nuevo poblado, con una fiesta de la primera cosecha.

Eligió, para su labor pastoral, la zona de Los Zendales, en la Selva. Ahí aprendió el chol, del cual se enamoró “por su sonoridad”, y en esa lengua evangelizó y pacificó. Se reunió, con peligro de que lo mataran, con jefes rebeldes de las lagunas de Pochutla y Lacantún para hacerles un llamado a la concordia. Pese a estar “solo e inerme” obtuvo el éxito: los indios aceptaron su propuesta de paz.

Sus logros, sin embargo, no fueron bien vistos en Ciudad Real. Sus superiores le hicieron llamados para que retornara, pero él se sentía más a gusto entre los choles, con quienes ya había emprendido la fundación del pueblo más importante y más querido para él: Palenque.

Fray Pedro Lorenzo fue un talentoso fundador de pueblos y un valiente defensor de los indios. Creía que, reunidos en lugares poblacionales, sería más fácil brindarles servicios religiosos, educación y vigilarlos del atropello de los españoles. No ignoraba que otros males llegan a la par: los impuestos. Consideraba, sin embargo, que eran más las ventajas que las desventajas. Por eso, con dedicación trazaba las calles y ubicaba las iglesias, parques y cárceles comunales.

Su apellido, De la Nada, lo conquistó cuando prohibió a los españoles de Tabasco arrebatar mujeres indígenas para su servicio: “mando a todas y cualesquier personas que no saquen de este pueblo india, viuda ni huérfana contra su voluntad o por fuerza, so pena de excomunión mayor”.

La respuesta de uno de los aludidos fue expedita: ¿Quién es Pedro Lorenzo para prohibir semejante cosa? Fray Pedro no es nada, “su oficio es decir misa y predicar y casar y allí se acaba”.

A partir de entonces, fray Pedro Lorenzo llevó con gusto el apellido De la Nada. Transformó “el insulto en título de honor” y así fue conocido entre sus feligreses.

Víctima posiblemente de paludismo, fray Pedro Lorenzo murió en Palenque hacia 1580, veinte años después de su llegada a Chiapas.

Aunque desapareció de la memoria de los dominicos, se mantuvo en el recuerdo de los indios. Para ellos era un hacedor de milagros, capaz de oficiar misas en tres pueblos diferentes ubicados a 28 leguas de distancia, de no mojarse en los aguaceros, de transformar una piedra en puente o en manantial y de acabar con las plagas de zanates para siempre.

Fray Pedro Lorenzo de la Nada, retratado por Jan de Vos, no está libre de defectos. Seguramente el historiador se identificó plenamente con su biografiado, porque ambos amaban la selva y buscaron mejores condiciones para sus habitantes.

 

3 Comentarios en “Fray Pedro Lorenzo de la Nada de Jan de Vos”

  1. Ana Zúñiga
    27 junio, 2014 at 13:43 #

    Cuánta gente que en su tiempo fue importante, que vale la pena conocer y recordar. Gracias por este artículo.

  2. Fer Ledesma
    27 junio, 2014 at 10:46 #

    Sigo sin entender cómo pudo vivir Fray Pedro Lorenzo más de 300 años. Tal vez sea un error de dedo la fecha. Saludos

  3. Jorge Gómez
    27 junio, 2014 at 10:43 #

    Saludos. Solo una aclaración, el frayle dominico no fundó dichos pueblos sino los congregó, que es distinto. Esos pueblos ya existían previo a la colonización.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.