¿Y Sabines?

A más de año y medio que Juan José Sabines Guerrero concluyó su encargo como gobernador de Chiapas no hay procedimiento alguno en su contra, pese al evidente desfalco que cometió durante su mandato.

Hace un año, el abuelo materno del actual gobernador, Fernando Coello Pedrero, vaticinó que no obstante que Sabines había robado todo lo que tenía a su alcance, “las autoridades locales no procederían en su contra por manifiesta complicidad”.

Para el 2012 era gobernado por Juan Sabines Guerrero, donde 4,845.8 millones de pesos registraron irregularidades, dice la ASF

Para el 2012 era gobernado por Juan Sabines Guerrero, donde 4,845.8 millones de pesos registraron irregularidades, dice la ASF

Y así es: pese a la deuda de 42 mil 200 millones de pesos, que en su mayor parte fue a parar a sus cuentas personales y de sus colaboradores, Juan Sabines sigue montado en la fiesta, pero ahora en Acapulco, sin preocuparse en lo más mínimo por ser llamado a cuentas por la justicia.

El gobierno del estado ha tejido un manto de silencio y complicidad para que no se incomode al gobernador ni a sus colaboradores. Hasta el momento no hay averiguaciones previas o siquiera la intención por aclarar y señalar a los culpables de las caóticas finanzas de Chiapas.

El tiempo es el aliado de Sabines. Y lo peor que nos puede suceder como ciudadanos es olvidarnos del desfalco, de las atrocidades y de las fechorías que cometió ese personaje durante los seis años que estuvo al frente del gobierno de Chiapas.

Urge hablar de los atropellos, de los robos y las injusticias que llevó a cabo, en donde participaron varios de sus funcionarios, varios de los cuales se mantienen en la actual administración.

Con otros gobiernos vivimos la incapacidad, la corrupción y el robo, pero con Juan Sabines padecimos la maldad y la perversidad que, instrumentadas desde el poder, se vuelven monstruosas.

Líderes campesinos, dirigentes indígenas, maestras y políticos que se atrevieron a criticarlo fueron detenidos y acusados, lo sabemos, por delitos que no cometieron.

Sabines, con “su habilidad de tunante”, como lo calificó Fernando Coello, se protegió para el futuro: otorgó favores, corrompió y guardó evidencias (fotografías, videos y documentos) que le permiten tener un salvoconducto al paraíso de los exgobernadores corruptos pero intocables.

 

2 Comentarios en “¿Y Sabines?”

  1. William Ordoñez Ruiz
    14 julio, 2014 at 14:53 #

    Que se puede decir, estimado Sarelly, si cuentan que en un cierre de campaña de actual gobernador, y en la que asistió Peña Nieto, llegaron juntos el actual gobernador y Peña a la casa de gobierno, y Sabines les prometió a ambos más de un millón de votos, cosa que si cumplió (comprando los votos naturalmente) ., en estado en donde había ganado por mucho Andrés Manuel, por o que se me hace imposible, un juicio contra este señor. En el proyecto estuvieron de acuerdo los que se le llama los Chuchos (PRD), por un sentimiento mezquino que los caracteriza, porque si otros fueran, digo con moral, (iba decir mayor calidad, pero no hay ni mínima, en estos personajes deberían estar agradecidos porque por Andrés Manuel existen todavía), y naturalmente panista, priistas, sabinistas (así se hacían llamar y no hablo de las camisas). A mi me entristece y me enmuina, yo colaboré en un espacio, pero muy corto en la administración de este señor Sabines, y me atrevo a decir, como sucede en la actualidad, el punto numero uno y dos, era ser lambiscón, incapaz y naturalmente prestarte a la corrupción, por eso no duré, y que bueno, (por mi), por lo tanto, no será posible, ni imaginarlo, que llegue a un juicio penal, Peña y el güero le deben los votos y los lambiscones que todavía siguen, pues el puesto y sus dineros, es decir, por ningún lado. Te acuerdas toda la propaganda política que había en favor del actual gobernador desde mucho antes de las elecciones, como sucede en la actualidad y que conste era de otro partido del que gobernaba en su momento, y ni los encargados de amonestarlo, ni los «periodistas» lo denunciaron, como creer que le hagan algo. Y como dice el dicho, «dolor de muchos , consuelo de tontos» y remato porque de ahí viene la frase, el pueblo dirá: Todos son iguales, todos roban. Y la verdad que no, pero ya votaron y que se puede hacer (pesimismo puro). En fin, hasta luego…

  2. Francisco Arias Gonzalez
    14 julio, 2014 at 11:07 #

    Pobre gente pobre, de caracter y de cordura. A olvidado la historia que es la evidencia para hacer justicia

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: