De Madres y Madrecitas Parte II

© La gorda de Andalucía. Centro histórico. Sevilla, España (2006)

© La gorda de Andalucía. Centro histórico. Sevilla, España (2006)

 

Igual ocurre con las expresiones adjetivadas: “madre hermosa”, “madre chula”, “madre linda”, “madre mía”, “mami pinche” y “mama mía” que endilgamos a nuestra progenitora, aunque bien es cierto que con ellas adjetivamos también a la novia, a la amiga, a la “amiguita” y hasta a la querida; si bien todas por igual se sienten divinas con los piropos. Con aquellos con que los hombres las llaman “mamis”, “mamitas” y hasta… “mamacitas” si son bonitas, o “mamasotas” si son galanas. Aunque muy cosa aparte ¾dignas de una reflexión separada¾ son las expresiones: “madre pura”, “madre casta”, “madre santa” y “madre santísima”, entresacadas de la tradicional letanía católica que los creyentes cantan a su “virgen y madre”, la Señora del Rosario.

Pero… ¿Qué tal cuando “madrean” a un prójimo? Sí, porque hasta un alegórico verbo regular tenemos en el inventario de nuestras maternales palabras derivadas, y ella es Madrear (yo madreo, tu madreas, vos madreás, el madrea, nosotros madreamos, ustedes madrean, ellos madrean): terrible y sacrosanta palabra que deriva en “madrina” y a veces en “madriza”, cuando en las cantinas el cliente se pone rijoso; palabra que prefigura la paliza que reciben algunos abusivos, misma voz que en ocasiones se convierte en “madriar”, o lo que es igual: “dar en la madre”, dar a alguien “en su madre”, “en la mera madre”, “en toda la madre”, en su pinche madre” y hasta “en su chingada madre”.

De ahí que madrear a alguien, o asestarle una madriza al mismo, implica, además: “romperle la madre”, “quebrarle la madre”, e incluso “partirle la madre”, “su” madre y hasta “su puta madre”. Naturalmente, cosa aparte es cuando un sujeto “se da en la madre”, pues en este caso media la voluntad (aunque no siempre). Regularmente hace referencia a al trasnochado que va “hasta la madre” de borracho y se accidenta en la calle; o al otro, al que por ir “a raja madre”, es decir, a alta velocidad o “a rompemadre”, es detenido e infraccionado por una mujer policía y entonces, más de alguno murmura cuando le observa: “anda cabrón, ¡Ora sí encontraste a tu madre! O bien, ¡a tu mera madre!”.

Pero aquí no para el folklor del habla popular de los chiapanecos, pues “madrazo”, por ejemplo, es un golpe fuerte, un golpazo; el mismo que se dan las personas al tropezar, el mismo ante el cual nos solazamos: ¾Jo… ¡qué madrazo se pegó! ¾diría cualquier mirón¾ y nos referimos a aquellos golpes, en ocasiones contundentes, que provocan expresiones de incredulidad: “¡Ah… su madre!”, e incluso “¡Ah… su puta madre!”. Claro que cuando las cosas van bien o salen inmejorables ¿recuerda cómo decimos?… Exacto: “¡A toda madre!”, “¡A todisísima madre!”, o bien, festejamos al hábil e industrioso con un: “¡Te salió de poca madre!”, o sencillamente “¡Está de poca madre!”. Todo lo contrario de aquellas situaciones adversas que nos hacen prorrumpir: “¡Puta madre!”, “¡En la madre!”, “¡Chingue su madre!, “¡Puta que la parió!” y hasta “¡Su reputa madre!”.

Por lo demás, “¡Ni madres!” me dijeron algunos amigos cuando negaron que el verbo “mamar” fuese derivación de mama o de mamá, que para el caso es lo mismo, pues mamas, chichis, senos o pechos sólo tienen las mamás, aunque también nuestras “mamacitas”… y aunque ellos argumentaban que la expresión se derivaría de “amamantar”, se contradijeron: ¿Qué acaso amamantar no es sino dar de mamar? Y por esta razón decidí apuntarlo aquí, junto con otros vocablos engendrados a partir del verbo aludido, entre ellos: “mamada” entendida como conducta o actitud que raya en la torpeza, pero también como producto de mamar e incluso de beber o tomar, como en la expresión: “¿Cuál tranquilos? ¡Mamando trago están!”, de donde se derivan: “mamadera”, “mamazón”, “mamey” y “mameyito”, cuyos significados seguramente son de su dominio.

Otras crónicas en cronicasdefronter.blogspot.mx

cruzcoutino@gmail.com agradece retroalimentación

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: