La cruda de la democracia

Foto: Chiapas Paralelo.

Foto: Chiapas Paralelo.

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en Chiapas le gritó ayer a la ciudadanía en la cara que son unos cínicos, pero que además no tienen remedio. Hicieron, literalmente, lo que quisieron no sólo con la jornada electoral, si no con todo el proceso.

El partido oficial le apostó  no sólo a ganar los 12 distritos electorales, si no salió a decirle al Partido Revolucionario Institucional (PRI) que con el poder del gobierno estatal a su favor lleva las de ganar en el 2018.

Lo peor es que si la ciudadanía no hace algo al respecto lo más seguro es que tengan razón y repitan la estrategia que les ha funcionado en las dos últimas elecciones.

El PRI fue aliado del PVEM en este proceso electoral, pero en los votos individuales el partido del presidente de la república en Chiapas hasta ayer por la noche iba perdiendo.

El PVEM le ganó a su aliado y a los otros partidos con la misma estrategia que los priístas patentaron: el aprovechamiento de la pobreza para fines electoreros.

El Verde se dedicó a comprar y coaccionar el voto, a sembrar el pánico. En la quema y robo de casillas  no tuvo que ver el magisterio federalizado, si no el Verde Ecologista.

El PVEM en Chiapas, muy propio del partido, perdió todas las formas y proporciones. No le importo que a estas alturas ya muchos ciudadanos y ciudadanas traen un celular en la mano con el que graban y fotografían todo lo que ven.

Durante la jornada electoral de ayer los usuarios de las redes sociales estuvieron documentando el acarreó, la compra y coacción del voto, y hasta cómo fueron personas ligadas al PVEM quienes robaron y quemaron las urnas de las casillas ubicadas en el Boulevard Belisario Domínguez de Tuxtla Gutiérrez.

Una de las camionetas, que quedó abandonada por quienes robaron las urnas, fue reclamada por una persona que se identificó como Edwin, operador político del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), quien llegó al lugar en una camioneta dorada con placas PG218 propiedad de bienes asegurados de la Procuraduría General de Justicia del Estado. Los policías le entregaron la camioneta que había sido abandonada frente a varios medios de comunicación.

La camioneta fue a terminar afuera de un edificio en el libramiento norte de la ciudad, que el PVEM utilizó como lugar de operaciones durante la jornada electoral. Ahí mismo se podían ver otros vehículos, que sirvieron para acarrear votantes.

Estas acciones fueron documentadas por ciudadanos y ciudadanas que compartieron los videos y fotografías en las redes sociales.

¿Qué nos queda a la ciudadanía hacer en medio de esto? Nos queda ser vigilantes, participativos y organizados. Nos queda pedir cuentas, denunciar y exigir. Nos queda ser ciudadanos y ciudadanas los 365 días del año y no sólo el día de la jornada electoral.

El ejercicio de la democracia no sólo se da en un día, si no es algo constante que se construye a diario. Ayer, en Chiapas fue un día muy malo para la democracia, no porque haya ganado el PVEM, sino por la forma en que lo hizo, pero nos quedan 364 días más para que nos vaya mejor.

 

 

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: