IEPC-Chiapas, exoneración negociada

En Chiapas, territorio de la impunidad y del descaro, las consejeras y consejeros del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC), que debían ser removidos por violentar la ley, fueron exonerados por el Instituto Nacional Electoral (INE).

Unknown

Es cierto que fueron castigadas Miroslava Abarca Velázquez, Margarita Esther López Morales y Carlos Domínguez Cordero, pero es posible que a través de un amparo, regresen a sus puestos.

¿Por qué actuaron los consejeros del INE con tanta imparcialidad? ¿Por qué exoneraron a cuatro y removieron a tres? ¿Acaso las responsabilidades no son compartidas?

Para Lorenzo Córdova, presidente del INE, no existe ninguna duda de que los siete miembros del IEPC son responsables de violentar la ley electoral y, por tanto, debieron ser despedidos de sus encargos.

Sin embargo, se impuso el mayoriteo, el amiguismo y hasta las componendas económicas y políticas de los consejeros del Instituto Nacional Electoral, para castigar a unos y exonerar a otros.

No sabemos lo que costó el voto de los miembros del INE para no remover a todos los consejeros y consejeras chiapanecas, pero seguramente la decisión fue tasada en flujos contantes y sonantes.

El INE, y así lo entendió su consejero presidente, dejó pasar una oportunidad única para legitimarse. Ahora lo constatamos, por si había alguna duda, que este instituto camina hacia un desbarrancadero de ignominia.

No es posible que las consejeras y consejeros que alteraron el padrón electoral de Chiapas, lo cual constituye una práctica vergonzosa y criminal, continúen en sus cargo, con el apoyo total del INE.

¿Por qué las consejeras y consejeros del IEPC aceptaron manipular el padrón electoral y no supervisar la paridad de género?

Por una razón especial: Porque no toman decisiones por sí mismos, porque se saben y se asumen como empleados de Palacio de Gobierno.

Sus decisiones no buscan transparentar los resultados electorales sino entorpecer cuando la decisión ciudadana no beneficia al gobernador, al Verde o al PRI.

Ahora, cuando veían que su consejería peligraba, se refugiaron de nueva cuenta en la sombra protectora de Palacio de Gobierno, desde donde se cabildeó con los consejeros del INE para alcanzar el acuerdo que conocimos el viernes pasado.

En una democracia con muchos adjetivos como la nuestra, en donde dominan los pagos de favores y pagos monetarios, el dictamen del INE es lo esperado, pero no debería ser normal.

Con ese apoyo recibido por parte del INE, las consejeras y consejeros del IEPC seguirán en su papel servil al Verde. Aceptarán todo. Se plegarán a todo, porque creen que de esa forma sirven a quien los contrató. Pero se equivocan y se equivoca también el gobernador, porque no hay nada más peligroso que tener como empleados a personas que aceptan todo sin opinar.

Vendrán, sin duda, más metidas de pata, más corrupción y más insultos a los ciudadanos chiapanecos, porque al fin y al cabo, ese fue el aval que compraron el viernes en el INE.

 

 

 

 

 

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: