55

Casa de citas/261

55

Héctor Cortés Mandujano

 

Dicen los de Luvina que de aquellas barrancas

suben los sueños…

Rulfo

 

Mi querida amiga Linda Esquinca nos invita a cenar. Vamos mi mujer, mi hija, mi yerno, mi nieto y yo, y al margen de los muchos detalles amables que tuvo con todos y los regalos a mi nieto, mi querida amiga me obsequió 17 números de los maravillosos Cuadernos mexicanos, que en la década de los 60 editaban la SEP y la Conasupo, en un formato de revista ilustrada. He ido disfrutando cada número como bocados exquisitos.

Don Javier Espinosa Mandujano, querido y cercano, me obsequia dos libros suyos. El primero me lo envía con una dedicatoria de su puño y letra, y es el original, aún sin editar, de su más reciente novela Sobre la tierra, y en la comida (una deliciosa paella, preparada por Bernal, de conejo y codornices) que generosamente nos brinda en su casa el pintor Manuel Suasnávar a don Javier, a mí y al poeta Óscar Oliva, acompañados de más gratos acompañantes, Espinosa Mandujano me obsequia Ascendencia y nocturnidad mapache, que todavía no devoro, pero también agradezco.

 

***

Con unos cuantitos de la sorpresa. Foto: Mario Robles

Con unos cuantitos de la sorpresa. Foto: Mario Robles

Pero las personas mayores son así. Pueden negar la Navidad

aunque la Estrella de Belén los esté siguiendo a todos lados

Toño Malpica,

en Por el color del trigo

 

Cumplo años y de nuevo me sorprende la multitud que se acuerda de esa banalidad; me emociona escuchar voces de mucha gente que me desea felicidad y amor, algunas que no oía hace mucho (Julia, Lulú), y otras y otros que me mandan mails, mensajes, wasaps o que van a verme para darme abrazos y regalos. En materia de libros, mi a

migo Rudy Laddaga llegó a darme un abrazo y a entregarme una historia linda en todos los sentidos: Por el color del trigo, de Toño Malpica, donde formato, texto e ilustraciones se conjugan a la perfección. Se lee en un santiamén y el corazón queda agradecido. No se puede revelar mucho, porque si no pierde chiste, pero es la historia de la amistad entre el autor de un libro clásico y su “mejor amigo de todo el mundo”, como dice la dedicatoria de esa historia que ha sido y es fundamental para muchos de los que amamos la literatura.

Mi mujer y mi hija, en complicidad con una treintena de amigas y amigos, me organizaron una fiesta sorpresa que cualquiera con mayor malicia que yo hubiera descubierto en un pispás. Como siempre ando papando moscas, sólo a toro pasado me parecieron obvias varias actitudes de este grupo de gente querida que, ya se sabe, nomás por joder, me cantaron a todo pulmón “Las mañanitas”, a sabiendas que para mí son detestables, seguidas de fragmentos del Himno Nacional y de canciones escolares dedicadas a la bandera (cumplo el 24 de febrero). Todavía me duraba la sorpresa y la alegría, de modo que hasta eso contribuyó a que ese ratote me la pasara, como todo el día, muy feliz. Recibir regalos y sentirse querido son grandes experiencias. Mil gracias a todas, a todos.

Contactos: hectorcortesm@hotmail.com

Visita mi blog: hectorcortesm.com

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: