Lo que sabe la zorra

Casa de citas/ 263

Lo que sabe la zorra

Héctor Cortés Mandujano

 

En El canon occidental (Anagrama, 1995) dice Harold Bloom de Goethe algo que yo podría suscribir (p. 231): “Resulta evidente que Goethe no era adicto a los remordimientos, particularmente en materia erótica. Una mujer perdida era un poema ganado”.

Y cita también a mi admiradísima Virginia Woolf con un breve texto, que es uno de los mayores elogios a la lectura (p. 453): “¿Quién lee para llegar al final, por deseable que éste sea? ¿Acaso no hay ocupaciones que practicamos porque son buenas en sí mismas, y placeres que son absolutos? ¿Y no está éste entre ellos? A veces he soñado que cuando llegue el Día del Juicio y los grandes conquistadores y abogados y estadistas vayan a recibir sus recompensas –sus coronas, sus laureles, sus nombres grabados indeleblemente en mármol imperecedero–, el Todopoderoso se volverá hacia Pedro y le dirá, no sin cierta envidia cuando nos vea llegar con nuestros libros bajo el brazo: ‘Mira, ésos no necesitan recompensa. No tenemos nada que darles. Han amado la lectura’ ”.

 

***

 

Homero es un enigma. Aunque hay biografías que dan cuenta de su vida, para algunos no son más que invenciones. ¿Existió realmente, era ciego, escribió la Iliada, la Odisea? Leo Himnos (Edicomunicación, 1999), de Homero, se supone tan antiguos como las obras base de toda la literatura. Los himnos son una maravilla y me felicito de haberlos leído. Me emocionan, tocan resortes internos que me hacen agradecer tener vista y capacidad de entendimiento.

De allí esta cita sobre un viejo, a quien (p. 129) “los dioses no le hicieron cavador, ni labrador, ni hábil en ninguna otra cosa: carecía de toda arte.

“Sabía muchas cosas, pero todas las sabía mal.

“Muchas cosas sabe la zorra, pero el erizo una grande.”

Ilustración: Juventino Sánchez

Ilustración: Juventino Sánchez

***

 

Vi la película Transsiberian (2008, dirigida por Brad Anderson) y en ella, en una conversación poco trascendente, uno de los personajes dice una frase que me pareció muy literaria como para ser dicha tan al aire: “Mata a mis demonios y mis ángeles también morirán”. En otro momento de la cinta vuelven a la frase y quien lo dijo acepta que no es suya, sino, por supuesto, no podría ser de otra forma, de un gran autor: Tennessee Williams.

Allí también, en la peli, hay otra frase menos espectacular, pero efectiva: “La vida es un viaje, no un destino”.

 

***

 

En Teorías del cuento IV. Cuentos sobre el cuento (UNAM, 1998), de Lauro Zavala, gran volumen, hay un cuento de Alfonso Reyes (“La mano del comandante Aranda”) de donde tomo esta lindura sobre la mano (p. 71): “¡Flor maravillosa de cinco pétalos, que se abren y se cierran como la sensitiva, a la menor provocación!”

Y de “Letra para salsa y tres sonetos por encargo”, de Ana Lydia Vega, este piropo de Puelto Lico, de donde es la autora (p. 150): “Quién fuera lluvia pa caelte encima”.

Contactos: hectorcortesm@hotm

ail.com

Visita mi blog: hectorcortesm.com

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d