El monte quiere huir y el árbol habla

Casa de citas/ 303

El monte quiere huir y el árbol habla

Héctor Cortés Mandujano

 

La selección que hizo Francisco Montes de Oca de Poesía mexicana (SEP-Porrúa, 2004) va del viejísimo Francisco Terrazas, nacido en uno de los brumosos años de 1500 (¿1525?) y muerto tal vez en 1600, hasta Homero Aridjis, nacido en 1940. El volumen, claro, tiene versos admirables. Apunto algunos:

Sor Juana dice (p. 38): “Si tú fueras capaz de ser querido,/ fueras capaz de olvido…”

Manuel Acuña dice “Ante un cadáver” (pp. 118-120): “Ni es la nada el punto en que nacemos/ ni el punto que morimos es la nada./ Círculo es la existencia, y mal hacemos/ cuando al querer medirla le asignamos/ la cuna y el sepulcro por extremos. […] Tu cráneo lleno de una nueva vida,/ en vez de pensamientos dará flores. […] La materia, inmortal como la gloria,/ cambia de formas, pero nunca muere”.

Dice Salvador Díaz Mirón, en “El arroyo” (p. 137): “Quisiera, menos alma que piensa, serlo todo”.

Manuel Gutiérrez Nájera dice en “Tristissima Nox” (p.175): “La noche es formidable: hay en su seno/ formas extrañas, voces misteriosas;/ es la muerte aparente de los seres,/ es la vida profunda de las cosas” (de ese poema tomé, también, el título de mi columna).

El Arcano ha concedido, creo, a infinidad de políticos lo que pide Amado Nervo en “Al cruzar los caminos” (p. 218): “Sólo pido una cosa:/ ¡Que me libres, oh Arcano, del horror de pensar!”

A muchos poetas, a muchos poemas los he leído tanto que son consejos que me repito, como este verso de Ramón López Velarde en “Todo” (p. 270): “Uno es mi fruto:/ vivir en el cogollo/ de cada minuto”.

Foto: Ariel Silva

No han perdido vigencia los versos de López Velarde en “Suave patria” (p. 275): “Como la sota moza, Patria mía,/ en piso de metal, vives al día,/ de milagro, como la lotería”.

Un verso genial de Jaime Torres Bodet en “Prisa” (p. 319): “Todo instante es una herida”.

Octavio Paz dice en “Elegía interrumpida” (p. 354): “Quizá morir con otro no es morirse. Quizá morimos sólo porque nadie/ quiere morirse con nosotros, nadie/ quiere mirarnos a los ojos”.

Me encantaron estos tercetos de Griselda Álvarez en el final de “III. Vida”, de “Tríptico de primavera” (p. 376):

 

Nací para morir. No llevo prisa

porque avanzo a mi fin de igual manera,

corto la flor, abrevo la sonrisa,

tomo la sangre de la vida entera

porque un día seré polvo, ceniza,

y de ahí, nacerá la primavera.

 

Y son de “Hortus conclusus”, de José Emilio Pacheco, estos con los que me despido (p. 389): “Un hombre, a veces,/ puede mirarse vivo. Pero el tiempo/ le quitará el orgullo; y en su boca/ hará crecer el polvo, ese lenguaje/ que hablan todas las cosas”.

Contactos: hectorcortesm@gmail.com

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: