El hombre que está llevando la crisis a la Unicach

En su breve rectorado, el notario Adolfo Guerra Pérez ha provocado la peor crisis en la historia de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach), con la toma, por parte de los alumnos, de Ciudad Universitaria y de las facultades de Artes y de Humanidades.

Aunque el viernes fue entregada Ciudad Universitaria, los estudiantes se han quedado con Artes y Humanidades, facultades que albergan a unos 500 estudiantes de las licenciaturas de Artes visuales, Gestión y promoción de las artes, Historia y Lenguas con enfoque turístico.

Las causas de la protesta son la vigilancia cibernética en contra de la comunidad unicachense que ejerce el rector, así como haber creado una real fuerza área de aviadores y pagar sobresueldos a sus directivos, sin que esos apoyos económicos, figuren en la nómina. El dinero abundante para él y su equipo, no lo es para cubrir las necesidades de las facultades y centros de estudios.

Guerra Pérez, en lugar de buscar soluciones mediante el diálogo, ha usado el viejo método de la amenaza y el espionaje, muy propio de un policía metido a rector: “Intromisión a correos, celulares y grabaciones de investigadoras, profesores, personal administrativo y estudiantes en todas las áreas de la universidad y fuera de ella, con lo que  atenta en contra de la libertad de expresión y el pensamiento universitario”·.

En una reunión con directores y funcionarios, el rector exhibió, sin evidencias, a “profesores desestabilizadores” que “azuzan” a los alumnos para manifestarse en contra de su persona. Culpa de los desbarajustes de su gestión, a Pascual Ramos, su contendiente a la rectoría. No acepta, por supuesto, que las protestas de los estudiantes tengan raíces profundas y reales.

Emplea como recursos el regaño,  la amenaza y la descalificación, cuando sus posibles  interlocutores, son estudiantes, ya en mayoría de edad. ¿Qué piden los estudiantes? Cuestiones tan elementales como ampliación de internet, arreglo de andadores, cese de gastos suntuarios a cargo de los directivos de la Unicach y despido a aviadores, cuyos gasto rebasa los dos millones de pesos anuales.

El actuar de Guerra Pérez se explica porque ha sido ajeno a la vida universitaria, a la gestoría constante que se debe realizar para obtener recursos y al diálogo permanente con el alumnado y profesorado que plantean demandas nuevas y añejas, como sucede siempre en estas instancias.

En manos de un rector con este perfil, esos años de esfuerzo para ubicar a la Unicach como una de las mejores universidades del sureste, se puede ir al río Sabinal. Esperemos que eso no suceda y que regrese la cordura a las directivos de esa institución.

Las cifras que presenta la Unicach son realmente buenas y motivo de orgullo: es la segunda institución del sureste con el mayor número de profesores con el grado de doctor y la octava con perfil deseable Prodep (un 46.1 por ciento de sus docentes), y 50 de sus 195 académicos tienen la distinción del SNI, con lo que ocupa el tercer lugar, por detrás de la Universidad de Quintana Roo y de la Universidad Autónoma de Yucatán.

Las instrucciones de Guerra Pérez atentan sin embargo en contra de esa estabilidad y de esos logros: recorte de presupuesto para edición de libros, proyectos de investigación, reuniones académicas de sus profesoras, y material y equipamiento para laboratorios y centros de investigación.

2 Comentarios en “El hombre que está llevando la crisis a la Unicach”

  1. maribel
    16 mayo, 2019 at 21:54 #

    Los de artes visuales salen de la universidad y no encuentran trabajo ni como profesores en Chiapas

Trackbacks/Pingbacks

  1. Noticias destacas de la segunda semana de Mayo (8– 14) | Chiapasparalelo - 13 mayo, 2017

    […] El hombre que está llevando la crisis a la UNICACH.  […]

Responder a maribel Haga clic aquí para cancelar el reenvío

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: