No apoyar causas injustas

Casa de citas/ 335

No apoyar causas injustas

Héctor Cortés Mandujano

 

Mi amiga Hilda Jiménez me dijo que Jaime Carrillo, su esposo y querido amigo nuestro, estaba enfermo e internado en un hospital. Fui de visita y me hallé con la noticia de que, un poco antes de que llegara, había muerto. Mi familia y yo, consternados, acompañamos a nuestra amiga y a Nabani, el hijo de ambos, en los líos que supone ese evento definitivo.

En la noche, en el velatorio, nos vimos varias amigas, varios amigos, con quienes formamos hace muchos años el grupo de teatro Pro-puesta, donde hizo su debut como actor Jaime. La muerte comenzó a separarnos. Hablamos mucho de él y nos reímos con las muchas anécdotas que tenemos juntos, pero el dolor es mudo.

 

***

 

Como en todos los libros suyos que he leído, Filosofía de la psicología (Siglo XXI, 2002), de Mario Bunge, que se acompaña aquí por Rubén Ardila, tiene un montón de ideas que ayudan, hacen reflexionar, explican, sirven… Comparto algunas.

Sobre el mundo dice (p. 29): “Las cosas se agrupan en sistemas: toda cosa es un sistema o bien un componente de un sistema. […] Todas las cosas están regidas por leyes. (Hay coincidencias, pero no milagros.)”.

Sobre el conocimiento humano del mundo escribe (p. 30): “Podemos conocer el mundo (la realidad), aunque sea sólo parcial, imperfecta y gradualmente”.

Y propone como preceptos morales, entre otros, éstos (p. 31): “Sé modesto, conoce tus limitaciones, pero no seas humilde; no te humilles ante la autoridad ni ante la tradición. No uses el prestigio obtenido en el progreso del conocimiento para apoyar causas injustas. […] Conserva tu independencia de juicio y, si es necesario, nada contra corriente”.

Libro adentro dice (p. 173): “Lo que vale para el lenguaje vale también, mutatis mutandi, para una de las funciones más básicas: la emoción. […] En 1954, J. Olds y P. M. Milner descubrieron que también el placer se aloja en el cerebro y, más precisamente, en el hipotálamo medio anterior. Igualmente ocurre con el dolor, aun cuando se lo sienta en otro sitio”.

Sobre aspectos médicos habla mucho, pero algo que me llamó la atención es cómo las amígdalas están tan relacionadas con el sexo (p. 182): “El daño quirúrgico de la amígdala es causa de la hipersexualidad, por lo cual se ha enunciado de que la amígdala es un inhibidor sexual”.

Y una buena noticia (p. 206): “No parece que hubiera límites biológicos al aprendizaje, ni, por ende, al conocimiento, porque las neuronas y los sistemas neuronales, lejos de ser autómatas con un número finito de estados, pueden encontrarse en cualquiera de una infinidad no numerable de estados”.

Ilustración: Luis Villatoro

***

 

Dice Marcelino Champo en “El jardín de Goebbels”, cuento que da título a su más reciente publicación (Public Pervert, 2016), a propósito de alguien que parece vivir sin propósito (p. 7): “Su formación era un proceso natural: una piedra cayendo en el vacío”.

 

***

 

Varios periodistas, hombres y mujeres, señalan las faltas del político más importante y menos sensato de nuestras tierras. Supongo que no sólo su estupidez personal, sino sus ambiciones le hacen desestimar cualquier comentario que no lo halague. Pobre, pobrísimo ser.

Sobre uno como él habla Molière en El misántropo (Editores Mexicanos Unidos, 1987, que reúne varias de sus obras), página 82: “Llamadle traidor, infame, desalmado. Todo el mundo estará de acuerdo, pero nadie moverá un dedo contra él. En todas partes sus fingimientos son bien acogidos. Se le adula y se le celebra. Y si, por ventura, hay un buen puesto por disputar, veremos cómo es él quien se lo lleva, frente al más honesto de los hombres. ¡Ah, diantre, me hiere profundamente ver todos los miramientos que se tienen con los viciosos y los malvados”.

Contactos: hectorcortesm@gmail.com

 

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: