Lo femenino del miembro viril

Casa de citas/ 336

Lo femenino del miembro viril

Héctor Cortés Mandujano

 

Leo Servidumbre y grandeza de la vida literaria (Joaquín Mortiz, 1998), de Christopher Domínguez Michael, donde habla del clásico de Melville (p. 39): “Otros críticos sugirieron desplazar Moby Dick de las lecturas obligatorias por su exaltación del ecocidio contra las ballenas”.

Javier Marías, también citado por Chistopher, a propósito del más recalcitrante “feminismo” verbal se pregunta (p. 41): “¿No deberíamos los varones hispanoparlantes protestar porque nuestro miembro viril se llama la pinga y no el pingo?” (en México habría que decir, en lugar del femenino, siguiendo a Marías, el vergo).

Habla de los escritores indios (p. 62): “Ocurre que esos intelectuales indios tienen con nosotros otra coincidencia, grave e incómoda. Carecen de lectores. En México, país oficialmente alfabetizado, no se lee. […] La literatura indígena actual es un galimatías que entusiasma por la grandeza de su utopía”. Por cierto, menciona como (p. 66) “el mejor de los escritores indígenas actuales” al chiapaneco Jesús Morales Bermúdez, pese a que “escribe en español”.

Siempre vale la pena anotar las recomendaciones de los lectores contumaces. Para este brillante ensayista mexicano (p. 94) “la historia de la literatura no es una antología de obras maestras. Si así fuera, en cuanto a narrativa mexicana, bastaría con ofrecer a la posteridad La sombra del caudillo, Pedro Páramo, y estirando la manga, La muerte de Artemio Cruz”, de Martín Luis Guzmán, Rulfo y Carlos Fuentes, respectivamente. Hace un relectura de Las visitaciones del diablo, de Emilio Carballido, y dice que (p. 109) “me ha dejado perplejo. Es una de las novelas más hermosas y logradas de la literatura mexicana moderna”.

El que no cree Domínguez Michael que sea buen escritor es el subcomandante Marcos. Lo deja claro (p. 305): “Marcos está lejos de ser un gran escritor, como han dicho, entre idiotas y endemoniados, algunos de sus lectores, ya sean escritores famosos o sencillas almas piadosas”.

Ilustración: Luis Villatoro

 

***

 

Lo cita Julio Cortázar en Obra crítica/ 3 (Alfaguara, 1983), como un elogio que hizo Jean Cocteau al autor de Los miserables y que no siempre se ha interpretado bien (p. 321): “Víctor Hugo era un loco que se creía Víctor Hugo”.

 

***

 

De Kubla Khan (Era-Conaculta, 2005), libro de poemas de Julián Herbert, comparto estos versos. El primero remite a la imposibilidad de explicar cualquier cosa con palabras (p. 35): “Este idioma no me dice casi nada./ Voy por él como buscándole dicción a las/ estrellas, azorado”, y el segundo a la ambición de los escritores de lograr el texto, el libro perfecto (p. 79): “Yo entregaría a mi madre a cambio del teléfono de la/ madrota de las musas”.

Contactos: hectorcortesm@gmail.com

 

 

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: