Aristeo Trinidad, el terremoto pijijiapaneco

Quema de la presidencia municipal de Pijijiapan. Foto: Cortesía

Grande fue la sacudida que en septiembre provocaron los terremotos en todo el país. El primero de ellos tuvo un epicentro en Pijijiapan, en la costa de Chiapas y claro está; pusieron en evidencia -de nueva cuenta- la pobreza estatal.

Enorme el reto de la reconstrucción que en Chiapas significará un extraordinario esfuerzo financiero. Un esfuerzo que tiene enorme importancia porque Chiapas es el estado más pobre del país, y ello hace que la reconstrucción se haga sobre carencias de largo tiempo.

El problema es que ni hay confianza en los políticos, además hay una efervescencia electoral. Falta poco para el proceso electoral 2018, proceso que será el más competitivo de la historia y que tiene además el aderezo de la reelección.

Los alcaldes quieren reelegirse, los diputados locales y los federales también. Pero parte de esa desconfianza ciudadana arranca de la opacidad en los resultados de la gestión de alcaldes y diputados e incluso en las deudas financieras que el estado y los municipios arrastran.

Aun así, todos sueñan con la reelección. La cual precisamente es eso; un sueño porque la efervescencia social en Chiapas es provocada muchas veces por la opacidad de sus alcaldes; lo mismo en la capital que en otras ciudades del estado y de municipios más pequeños, ningún chiapaneco está contento con los resultados de sus alcaldes.

El primero de los temblores de septiembre hizo que el municipio de Pijijiapan fuera noticia nacional e internacional puesto que en sus costas se identificó el epicentro del terremoto.

Sus habitantes, habituados a las recurrentes inundaciones y que ahora sufren los estragos del terremoto, dicen que el epicentro de sus problemas sociales y económicos, también está bien localizado; es del Partido Verde Ecologista de México y despacha en el palacio municipal y que para más desgracia, será el encargado municipal de la reconstrucción.

Es el alcalde Aristeo Trinidad Nolasco, al que le enumeran numerosos agravios a la comunidad Pijijiapan por su falta de atención a los problemas municipales.

Y puntualizan; si toda la reconstrucción en Pijijiapan sale mal, la culpa será exclusiva de su alcalde que no tiene capacidad de gestión y que solo obras de relumbrón realiza. Y apuestan; la reconstrucción saldrá mal, porque precisamente Aristeo Nolasco la encabezará.

Detallan, es un alcalde frívolo que no entiende lo que son planes de acciones estratégicas para combatir la de por si deplorable situación de las comunidades. Incluso que ante la emergencia se aprovechó el apoyo de las canastas básicas enviadas por el gobierno del Estado y la SEDESOL para seguir haciendo campaña en busca de su reelección en el 2018.

En Pijijiapan, sostienen, es de conocimiento general las aspiraciones de seguir gobernando el municipio.

 

¿Dónde están los resultados de su gestión?

Los pijijiapanecos trinan contra su alcalde porque no ha podido cumplir con los compromisos de campaña. Además porque el municipio atraviesa por un grave problema de inseguridad. Son pan de cada día los robos a casa-habitación en la cabecera municipal, hay feminicidios documentados y mucho abigeato.

En pocas palabras, muchos hechos han sembrado el miedo entre los habitantes del municipio costeño porque la delincuencia se enseñorea. Pendiente queda el esclarecimiento del homicidio de Jorge “N” por un policía estatal en un retén a las afueras de la cabecera municipal, pendientes quedan los feminicidios de Jessi “N” y Maricarmen “N” que consternaron a los pijijiapanecos.

Adicional a este pánico, el futuro del municipio no luce halagador porque las deudas municipales ahogan a la obra pública que prácticamente está desaparecida.

Con todo ello, dicen con sorna los pijijiapanecos, el negocio de la alcaldía debe de ser rentable porque primos y parientes cercanos al alcalde Ariosteo Trinidad controlan la obra pública. ¿Y cómo no? aseguran, si además del control de la obra pública, la campaña para la reelección de Trinidad Nolasco le sale gratis, porque pone a los trabajadores municipales -mal pagados por cierto- a trabajar los domingos para su proyecto político.

Poco importa la megadeuda pijijiapaneca por los laudos laborales condenatorios contra el municipio. Si las redes clientelares del presidente municipal le aseguran el apoyo de 50 comunidades pobres. Y que tienen miedo de las cancelaciones de los subsidios si se ponen en su contra.

 

El municipio literal vive en las penumbras debido a la falta de pago a la CFE y reparación de luminarias, obligación que tiene el alcalde de proporcionar

La crisis social y económica acecha a Pijijiapan. A Aristeo Trinidad poco le importa si asegura el control electoral de las comunidades vía condicionamiento de los apoyos y logra reelegirse otros tres años. Pero la realidad dicta que el municipio está ahogado en deudas.

Los laudos labores del Ayuntamiento rondan los 40 millones de pesos. A ello súmele lo que se acumula. A BANOBRAS se le debe 3.3 millones de pesos, a la Comisión Federal de Electricidad 1.7 millones. ¿Cuánto se le debe a los proveedores?. ¿El Ayuntamiento informa a los ciudadanos el estado de sus cuentas?.

No tardarán en salir los escuderos a decir que dichas deudas no son obra del Ayuntamiento actual sino que se arrastran desde administraciones anteriores. En dado caso, ¿Por qué Aristeo Trinidad no llama a cuentas a quienes le antecedieron en el cargo?. Además es el líder de la comuna, es sobre quien legalmente recaen las deudas acumuladas *legalmente*. Por lo tanto, es moral y éticamente irresponsable acumular deudas y no llamar a cuentas a quienes las generaron.

Aristeo Trinidad azota Pijijiapan con la fuerza del terremoto pasado. Insiste en la reelección a pesar de la poca credibilidad con la que goza. Se viene la reconstrucción y en los recursos financieros que se distribuyan para Pijijiapan habrá la oportunidad para que el alcalde siga haciendo proselitismo, condicione los apoyos y no garantice transparencia.

Los pijijiapanecos insisten ¿Cuáles son los resultados de su gestión?

¿Por qué tantas deudas?

¿Por qué tanta inseguridad?

¿Por qué no se actúa en el condicionamiento de los apoyos a tan descarado actuar del Presidente?

Pero están dispuestos a dar la pelea para que el “terremoto” Aristeo Trinidad no los afecte tres años más.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.