Raymundo Zenteno, ERA y Sasil de León

Los días decembrinos y los primeros de este 2018 no han sido de descanso para muchos actores políticos locales, sabedores que se juegan la última oportunidad de mantenerse en el poder.
En la Coalición Chiapas al Frente, que conforman PAN, PRD y MC, cuatro personajes se disputan la gubernatura por Chiapas: María Elena Orantes, José Antonio Aguilar Bodegas, Rubén Velázquez y Diego Valera. Destaca, en ese póquer Jósean, quien después de haber renunciado al PRI, ha encontrado al parecer cobijo en esta Coalición.
Extraña que no se mencione a Francisco Rojas Toledo, el político panista que más ha cuestionado a la administración actual, y que padeció el fraude más escandaloso en unas elecciones municipales en Tuxtla. Eso habla de la incidencia que tiene en la Coalición el gobernador Manuel Velasco Coello y también de los pruritos de Ricardo Anaya para no ser vinculado con alguien que recibió un maletín de dinero, aunque aquí sepamos que todo eso fue una maquinación del Verde.
Paco Rojas, si es que lo dejan contender por la presidencia municipal de Tuxtla Gutiérrez, porque cada vez le arman nuevas demandas, solo podrá ser candidato por la vía independiente.
También por esta opción, que está abriendo espacios factibles de participación ciudadana, se apuntó para la diputación del Distrito 13 con sede en Tuxtla Gutiérrez, Raymundo Zenteno, activista comprometido, escritor, cuentero y cuentista. Su candidatura, en sí misma será aire fresco frente a las demás acartonadas y tramposas de los partidos tradicionales.
Necesitamos en Chiapas a un legislador independiente, propositivo y crítico, como lo es Raymundo Zopilote. Ojalá surja una ola de apoyo ciudadano al creador de Radio Ombligo, y que se repita la historia de triunfo de Pedro Kumamoto en Jalisco.
En el PRI-Verde la disputa se mantiene entre sus dos principales protagonistas: Eduardo Ramírez Aguilar, con unos metros a la delantera de Roberto Albores Gleason, por la petición del Verde de nombrar candidato a la gubernatura de Chiapas a uno de los suyos y dejar vía libre al PRI en los ocho estados restantes en donde habrá cambio de gobierno.
En Morena sigue como coordinador estatal Rutilio Escandón Cadenas, sin señales de que vaya a ser cambiado, mientras que en la candidatura municipal por Tuxtla se consolida el proyecto de Carlos Morales Vázquez. También participa en esa disputa, Sasil de León Villard, quien ha preferido mutar del Verde al partido de Andrés Manuel López Obrador.
En febrero, a más tardar en marzo, deberán conocerse las candidaturas de los tres frentes políticos que contenderán por la gubernatura por Chiapas, porque en abril los candidatos deberán estar en campaña por obtener los votos de casi tres millones y medio de chiapanecos, pero sabemos que en la práctica solo lo hacen alrededor de dos millones de personas.
Vienen días muy movidos en lo político y muy difícil para los ciudadanos de a pié que enfrentan la crisis más severa de los últimos 20 años.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.