¿Quién amarrará a los tigres de Morena en Chiapas?

Si Andrés Manuel López Obrador pierde la próxima elección presidencial, y si ganan sus candidatos en Chiapas, empezando por Rutilio Escandón Cadenas, tendremos que vérnoslas con unos tigres verdaderos que quedarán sin control alguno y con las fauces dispuestas a sangrar al erario.

Para los chiapanecos no sería una novedad: en 2006 vimos la caída de AMLO y la aparición súbita de tigres que pronto desconocieron al líder de la manada y se alinearon a Felipe Calderón Hinojosa.

Pese a las evidencias de fraude de esos comicios, el primer gobernador electo de la oposición en México que reconoció el triunfo del panista fue Juan Sabines Guerrero. En apenas un pestañeo dejó a un lado al Peje y se puso a las órdenes del panismo, para ganarse el blindaje que necesitaba para desempeñar un gobierno sangriento y corrupto.

Otra fue la actitud de Marcelo Ebrard, quien desde la jefatura de gobierno prefirió trabajar por su cuenta, sin tender puentes con la presidencia de la república, hasta un nivel asfixiante. Lo que quería dejar claro, más allá de la confrontación con el presidente, era que su lealtad estaba con Andrés Manuel López Obrador.

De Sabines sabemos que con el aval de Felipe Calderón encabezó el peor gobierno que se tenga memoria, marcado por la persecución a sus enemigos políticos y a líderes sociales, y un despojo constante al erario chiapaneco.

Una película parecida podríamos ver proyectada si pierde Andrés Manuel López Obrador. Sus nuevos seguidores pronto comulgarían con el candidato triunfante.Total, AMLO estaría en La Chingada, ajeno a los sufrimientos y a las grillas de este mundo.

Imagínese a un Rutilio Escandón Cadenas convertido en gobernador. Sería un tigre suelto en la jungla del dinero y del poder.

Foto Isaín Mandujano/Chiapas PARALELO

Hay que recordar que a principios de junio de 2012, cuando la causa de Andrés Manuel se veía perdida, pidió votar por Manuel Velasco Coello a la gubernatura de Chiapas. Argumentó que había tomado esa decisión porque El Güero sería un gobernador ejemplar y porque cuando empeñaba su palabra sabía honrarla.

En ese entonces, no había quién le hiciera sombra al candidato del PRI-Verde a la gubernatura, por lo que Escandón solo hablaba para legitimar el triunfo y agenciarse una posición de mando en la nueva administración.

Su premio le llegó con la presidencia del Poder Judicial del Estado de Chiapas, desde donde emprendió su campaña a la gubernatura, y una estrategia de acercamiento con Andrés Manuel López Obrador con quien había quedado distanciado después de las elecciones de 2012.

Su oportunidad se presentó el 3 de noviembre de 2013, cuando el excandidato presidencial sufrió un infarto al miocardio que lo obligó a recibir un stent y a quedar hospitalizado unos días en Médica Sur.

Esa semana, del 4 al 10 de noviembre, Rutilio Escandón se ausentó del Tribunal y permaneció de guardia; primero, en los pasillos del hospital, y después en la casa del hoy candidato presidencial por Morena.

Con esa acción se ganó la confianza de los hijos de AMLO, de José Ramón y de Andrés Manuel, quienes, como señala el periódico El País, tienen un papel discreto en Morena, pero una influencia determinante en la “nomenklatura” de ese partido.

En su designación como candidato por Morena tuvo que ver mucho también Manuel Velasco Coello, quien mantiene mejor relación con la dirigencia de Morena que con la de su partido. El gobernador chiapaneco decidió que su candidato sería el presidente del Tribunal y con él se la jugó. Fue su apuesta y venció.

Es difícil, sin embargo, que Rutilio Escandón gane la gubernatura de Chiapas, porque no tiene estructura, y porque proyecta muy mala imagen —de desconfianza, traición y corrupción— entre los seguidores de AMLO.

Solo una campaña diseñada e implantada desde Palacio de Gobierno —como sucedió con Juan Sabines Guerrero— podría llevarlo a la gubernatura.

En un escenario de derrota de AMLO, lo cual tampoco hay que descartar, ¿qué límites tendría el gobierno de Rutilio, si resultara triunfante? ¿Qué harían los recién llegados a Morena, convertidos en senadores, diputados y presidentes municipales? ¿Quiénes serían los domadores?

Ese es el gran riesgo de una posible derrota de Andrés Manuel porque los tigres ya los tiene dentro de su partido y sería imposible amarrarlos en su ausencia.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Noticias destacas de la segunda semana de Marzo (12 – 18) | Chiapasparalelo - 17 marzo, 2018

    […] ¿Quién amarrará a los tigres de Morena en Chiapas? […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.