Neocacicazgos habemus

 

© Y al centro… ¡El merolico! Ciudad de Guatemala (2010)

Cuxtepequenses amigos de La Concordia

Hoy hacen furor y delirio. Forman parte de la moda contemporánea, los neocacicazgos en Chiapas, específicamente entre los municipios indígenas y algunos mestizos, sobre todo a partir del desgobierno de los últimos once años: las administraciones de Sabissnes y el Meco. Los tipos buenos para nada, de nombres Juan Sabines Guerrero y Manuel Velasco Coello… los peores gobernantes de la entidad, a lo largo de la historia. Peores, por tracaleros. Sólo comparables con Salomón González Blanco por viejo y tibio, y Roberto Albores Guillén por arrastrado y represor.

Sí, amigas, amigos, leen bien. Neo-cacicazgos, nuevos cacicazgos políticos que al nivel local se instauran y vienen gestándose, a ciencia y paciencia de la gente, de la opinión pública, de la ciudadanía (por si algo de esto existiese) y del pueblo corriente y en general. Ante la negligencia del gobierno estatal en algunos casos, aunque en otros, con la venia e incluso con el abierto apoyo ilegal, fraudulento y espurio del gobernante.

“Cacicazgo”, nos recuerda el DRAE, Diccionario de la Real Academia Española (Madrid, 2001), es la “condición de cacique”, aunque también “territorio en el que manda [o ejerce el poder] un cacique”, mientras que la voz cacique, de origen taíno (antigua comunidad de las islas Bahamas), significa: “gobernante o jefe de una comunidad o pueblo de indios”, o bien: “persona que en una colectividad o grupo ejerce un poder abusivo”, e incluso: “persona que en un pueblo o comarca ejerce excesiva influencia en asuntos políticos”. Aunque al respecto, el diccionario de María Moliner (Madrid, Gredos, 2007) precisa: es la “persona que ejerce autoridad abusiva en una colectividad; particularmente, [quien] en un pueblo se hace dueño de la política o de la administración, valiéndose de su dinero o influencia”.

Cacicazgo, pues, tanto desde las simples definiciones de la lengua como desde las de la antropología y la sociología política, es el ámbito geográfico en donde manda, ejerce el poder, o manifiesta su dominio o su influencia ideológica, política, social y en la mayor parte de los casos también económica, una sola persona, con o sin su familia. Por sí y/o a través de personeros o incondicionales, agentes o representantes. Dominio que se ejerce sobre las familias, las personas, o los electores que habitan ese espacio territorial, que en el caso de Chiapas son municipios en particular y cuyos caciques tienen nombre y apellido.

Nos referimos ya, en el tiempo actual, al poder que ejerce el cacique, el personaje político aludido, valiéndose de su carisma natural y de las habilidades de palabra, intrepidez y manipulación que con el tiempo desarrolla; carisma y habilidades que materializa en forma de liderazgo, apoyándose primero en la solidaridad, en el poder y en los recursos de la propia comunidad, y en los del gobierno o Estado —en este caso al nivel municipal— en cuanto logra apropiarse de ellos.

Poder e influencia que, a partir de ese momento se fortalece, al descansar incluso en la legítima autoridad del órgano institucional de gobierno; jueces municipales, policías y cárceles incluidas, además de la administración a libre arbitrio de los impuestos, las contribuciones del gobierno estatal, las “participaciones” del gobierno federal y su injerencia en la gestión de la obra pública estatal y federal. Todo esto desde una perspectiva facciosa (en ocasiones criminal) aunque, sobre todo, clientelar. Esto es: desde la insensata óptica que ve a la gente no como ciudadanos sino como clientes viles; marchantes de un negocio sucio y ahora sí, criminal, cuyo substrato es la pobreza, la falta de luces, el atraso y el analfabetismo.

Es esa influencia o poder perverso, maldito, que los sujetos del cacicazgo ejercen sobre la gente humilde y en cierto modo ignorante; sobre ellos y sus familias, mediante los mecanismos del compadrazgo, el contubernio, la protección clientelar, la dádiva, los falsos paralelismos y las llamadas “identidades perniciosas”, etcétera. Todo eso que hoy llaman “subsidios”, “transferencias” y “apoyos”. Poder que finalmente se expresa en su apropiación y ejercicio de la autoridad institucional (municipal), por sí o a través de hijos, familiares, testaferros o incondicionales. Pasándose por el arco del triunfo, constituciones, leyes y reglamentos.

Tal cual, el ejemplo que mejor conocemos, por referirse a la geografía y a la gente a la que pertenecemos: La Concordia, la región de los Cuxtepeques. La tierra en donde los de mi generación contribuimos a la erradicación de los antiguos, arraigados y delincuentes cacicazgos, el de los Orantes y Ruices. Cacicazgo hoy restablecido en la figura de una familia de fuereños, maestros, oportunistas e improvisados. Ahora, incluso, emparentados políticamente con el gobernante que padecemos. “Dios nos libre y nos ampare de estos demonios”, decía mi abuela Mariantonia. Dios los agarre confesados.

Nota final. Tracalera, -ro. Deriva de trácala. Tramposo, embaucador. Quien tiene por costumbre hacer trácalas. Dícese de la persona que estafa y esquilma a sus clientes, y es dada en no pagar sus deudas.

Retroalimentación porfas. cruzcoutino@gmail.com

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.