Una curul en el Senado para Manuel Velasco

Manuel Velasco Coello no solo ha armado la final de la elección a gobernador con sus jugadores, sino que se prepara a convertirse, una vez que concluya su mandato, en senador de la República.

Dicen sus allegados que no hay nada que se lo impida, puesto que contiende como senador suplente, y lo que prohíbe la ley es hacer campaña desde un cargo público.

Lo más probable es que el gobernador chiapaneco deje pasar un tiempo para ocupar la curul que abandonaría Jesús Sesma Suárez, quien participa como senador propietario. Si logra su objetivo, y es muy probable que así suceda, Velasco sería de los personajes con la más intensa vida política en el país en este siglo XXI.

Hace un par de años mantuvo un diferendo, que casi desemboca en divorcio con Jorge Emilio González Martínez, dueño del Partido Verde Ecologista de México, pero estas elecciones les ha permitido acercarse y proyectar juntos el futuro político de ambos.

AMLO en Coyoácan
El mitín de Andrés Manuel López Obrador a su llegada a Coyoácan el 7 de mayo del presente año.
Autor:Diego Jir
Ciudad de México mayo de 2018

Hoy los une la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, el puntero en todas las encuestas. Y aunque Velasco ha simpatizado desde tiempo atrás con él, no ha sido así con el Niño Verde, quien se acercado al Peje en esta recta final de la elección después de que ha sopesado que no tiene futuro la candidatura de José Antonio Meade.

En ese contexto debe verse la reiterada petición de voto para AMLO de los candidatos a diputados y presidentes municipales del Verde. No se diga de los candidatos de Mover a Chiapas y Chiapas Unido que más machacan con el tema. La idea es que en la elección a presidente de la República, Chiapas sea un bastión para Morena, como antes lo fue para el PRI y ahora para el Verde.

El gran lastre de Morena en la entidad es su falta de estructura, muy diferente a lo que sucede con el PVEM, que cuenta con una organización muy eficiente para la promoción y captación del voto.

Aunque la gestión  de Velasco Coello no ha sido eficaz, ha tenido mucha suerte en que las piezas del ajedrez se acomoden para que gane la partida. La última, la que comentamos la semana pasada, fue la incorporación de Fernando Castellanos Cal y Mayor como candidato por el Verde, Chiapas Unido y Mover a Chiapas, y aunque está impugnado, los magistrados de esos tribunales resultan muy maleables ante la solicitud de los políticos. Así que difícilmente esa candidatura se va a caer en los pasillos del Tribunal Electoral.

La única indigestión que podría sufrir Manuel Velasco es que Roberto Albores Gleason, candidato del PRI y Panal, ganara la gubernatura. Eso sí arrojaría malas cuentas en su estrategia de consumado ajedrecista.

Fuera de ahí, que se disputen la gubernatura dos amigos suyos como lo son Rutilio Escandón y Fernando Castellanos, le llena sus días de alegría, y más, sabiéndose dueño de un escaño en el Senado. Ningún mandatario chiapaneco ha logrado tal hazaña, ni siquiera Pablo Salazar, uno de los mejores gobernadores de Chiapas, quien hoy recorre los municipios para solicitar el voto que le permita investirse otra vez como senador de la República. 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.