Hoy, demostración de fuerza de la CNTE

Foto: Angeles Mariscal/Chiapas PARALELO

A diferencia de ocasiones anteriores, en donde sus movilizaciones eran legítimas, en esta ocasión son insensatas, no solo porque al bloquear carreteras se bloquea el porvenir de cualquier población, sino porque los gobiernos actuales no van a cumplir con los compromisos asumidos.

Serán las próximos gobiernos, estatal y federal, que deberán abocarse a la reconstrucción de las 123 escuelas en donde las obras quedaron inconclusas, y las más de 350, que no obstante, haber sufrido daños, jamás fueron visitadas por las autoridades.

A menos de un mes de que concluyan los gobiernos actuales, es impensable que podrán resolver, lo que no lograron en más de un año. A partir de diciembre deberán formarse de nueva cuenta comisiones para analizar los compromisos contraídos y establecer nuevas prioridades, entre las que debe destacar la infraestructura educativa.

Hay que reconstruir las escuelas dañadas por el sismo, pero también aquellas que han sido víctimas de la desidia y el abandono del gobierno. En Chiapas hay casi 19 mil centros escolares, los cuales en su mayoría, unos ocho mil 500 son de educación primaria; le siguen los kínder, con siete mil 300, y secundarias con 2 mil 300. Se estima que de esas 19 mil escuelas, por lo menos el diez por ciento funciona con problemas graves de infraestructura que deben ser atendidos de forma inmediata. 

Por eso, este movimiento, más que buscar que se solucione el problema y el pago de los 400 millones que con justicia reclaman los profesores interinos, es una demostración de fuerza y de control que, según sus dirigentes, debe palparse más allá del círculo gremial. 

Sin embargo, es inorportuno y dañino para la sociedad. Cada bloqueo carretero, sea de la organización que sea, causa pérdidas millonarias a los chiapanecos. Se afecta lo mismo al gran comerciante, que al pequeño productor, al campesino y al estudiante.

Las organizaciones gremiales debieran crear nuevas formas de protesta que se traduzca en apoyos a la sociedad, o por lo menos, que no se le afecte para que así simpatice con las movilizaciones y protestas de los profesores. 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.