Chiapas en “1994” de Netflix

En la miniserie “1994”, que estrenó este fin de semana Netflix, el EZLN figura como uno de los personajes centrales, y no podía ser de otra manera, por su irrupción en el escenario público de ese año trepidante.

La miniserie abre con el nombramiento de Luis Donaldo Colosio Murrieta, como candidato del PRI a la presidencia de la república, la insubordinación de Manuel Camacho, y continúa con el inesperado surgimiento de un ejército emergido de la selva chiapaneca, con un subcomandante de palabra florida al frente de la estrategia mediática rebelde.

Hay poco nuevo en esta miniserie, dirigida por Diego Enrique Osorno, quizá algún chismecillo de Carlos Salinas de Gortari, pero logra su objetivo al invitarnos a repensar ese año y a darle nuevas lecturas con base en las diferentes declaraciones de políticos, testigos y periodistas.

El episodio 2, titulado la Revolución, está dedicado a la irrupción zapatista: un barrigón subcomandante Marcos,ahora Galeano, se encarga de rememorar aquellos días de incertidumbre y de esperanza que se regó entre muchos jóvenes de México. Dice que si tuviera la oportunidad de volver a participar con el EZ, empuñaría de nuevo el arma y que quizá lo haría mejor.

Dos políticos chiapanecos, que también fueron tocados por el EZLN, aparecen en “1994”: Patrocinio González Garrido y Eduardo Robledo Rincón.

El primero dejó la gubernatura de Chiapas, según reveló en una reciente entrevista con Carlos Hiram Culebro, porque Luis Donaldo Colosio le pidió que estuviera cerca del presidente Salinas de Gortari para evitar las arremetidas de Manuel Camacho Solís, y porque le prometió que de convertirse en presidente apoyaría la entidad: “me fui a Gobernación, (pero) los dos salimos perdiendo”.

Las primeras balas disparadas por el EZLN tiraron a Patrocinio González de Bucareli. Molesto, dijo, en una rápida conferencia de prensa en esos primeros días convulsos del 94, que el presidente le había pedido la renuncia.

Un año antes, cuando fue nombrado secretario de Gobernación, muchos lo vieron como presidenciable, pero desde su llegada declaró que él no participaría en la sucesión presidencial. Y así fue: la tarea que le asignaron era fortalecer a Colosio como aspirante del PRI. En “1994” aparece al lado del entonces secretario de Sedesol en una gira por la entidad.

Eduardo Robledo Rincón, otra víctima colateral de los acontecimientos de entonces, figura brevemente en el documental de Netflix. En una escena se habla que la campaña de Colosio arrancaría en Motozintla, en la Sierra Madre de Chiapas, tan significativa en la vida de este político tuxtleco.

Su gestión concluiría abruptamente el 14 de febrero de 1995, casi dos meses y medio después de haber asumido la gubernatura de Chiapas, cuando aceptó convertirse en embajador de México en Argentina. Se haría cargo después de la Secretaría de la Reforma Agraria.

“1994” vale la pena verla por la memoria histórica que recrea y porque logra colocar diferentes voces en un hilo narrativo agradable, coherente y seductor.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.