Zoé Robledo, el chiapaneco destacado en la 4T

El nombramiento de Zoé Robledo como director general del Seguro Social, lo coloca como el chiapaneco más destacado dentro del gobierno de la 4T.

Eso trae implicaciones en la política local, en donde desde el inicio de esta administración se palpan enfrentamientos, traspiés y campañas de desprestigio para lo que es un muy lejano cambio de estafeta de 2024.

Pero la sucesión se empieza a vivir desde el instante mismo en que un gobernador protesta desempeñar con probidad y eficiencia su encargo. Desde ese momento surgen los celos y los golpeteos entre quienes se sienten con derecho a ocupar la silla de palacio.

Eso ha pasado con los personajes de la política local, en especial con Ismael Brito Mazariegos, secretario de gobierno, quien vislumbra como enemigos en ese largo peregrinaje a la sucesión a Eduardo Ramírez Aguilar y, por supuesto, a Zoé Robledo.

Habrá quienes desean que la gestión del nuevo director del IMSS sea un fracaso, sobre todo por la influencia y presencia que puede ejercer en el entramado local. Y es cierto, no será fácil para él sacar a flote a una institución descomunal con graves problemas. 

El IMSS es la institución de salud que más presupuesto tiene asignado en el gobierno. Para este año se espera que maneje unos 746 mil millones de pesos. Es decir, diez veces más que el presupuesto del gobierno del estado de Chiapas.

Zoé Robledo. Foto: Roberto Ortíz/ Chiapas PARALELO.

No es fácil manejar una institución así de colosal, que enfrenta carencia de medicamentos, protestas de los trabajadores, instalaciones abandonadas y despido de personal, que ya alcanza a unas diez mil personas.

En el IMSS reina la zozobra, los rumores de más despidos y la urgencia por contar con medicamentos en los hospitales. Por eso mismo será un reto para Zoé Robledo, pero tiene la ventaja de ser parte del equipo cercano de Andrés Manuel López Obrador, y capacidad de negociación con los directivos de Hacienda.

Zoé Robledo es un mediador hábil que seguramente obtendrá mayores recursos que Germán Martínez, quien se sentía asediado y vigilado por el equipo de la 4T. El chiapaneco buscará el diálogo, en lugar del enfrentamiento y la denuncia, una característica .

No es fácil, pero tiene la confianza y el apoyo del presidente de la república, porque una caída del IMSS significaría ni más ni menos que el fracaso del nuevo gobierno, al ser esta una promesa de campaña.

El gobernador Rutilio Escandón, quien no está para enfrentamientos, buscará en Zoé Robledo a un aliado para remediar los problemas que enfrenta el IMSS en Chiapas, en donde atiende a más de 220 mil afiliados.  

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.