Tapachula, ciudad refugio rebasada

Tapachula es México y es Centroamérica, y es, en el sur, la que vive con mayor intensidad la convivencia con migrantes.

Quizá unos tres mil, de los casi cinco mil –144 mil calculó la Secretaría de Gobernación que ingresaron en mayo– que a diario entran por esta frontera, llegan a Tapachula. Es una ciudad de acogida, que ahora se ve rebasada, con albergues que no tienen capacidad para atender a más personas. El Buen Pastor y la Casa del Migrante Scalabrini no tienen cabida para nuevos solicitantes, incluidas mujeres y niños; en las instalaciones de la Feria Mesoamericana o en la Estación Migratoria Siglo XXI no hay colchonetas para nuevos solicitantes.

La situación no es fácil, porque el número de migrantes aumenta, mientras esperan pases de salida o visas humanitarias.

A diferencia de otros tiempos, en que los migrantes eran hondureños, salvadoreños y guatemaltecos, vistos estos últimos como parte del paisaje tapachulteco con ramificaciones familiares y sociales, ahora los migrantes vienen de lugares tan remotos como Bangladesh, Congo, Camerún, La India, y por supuesto, como Haití y Cuba.

Huyen de la pobreza y de la violencia, pero también por cuestiones menos palpables como la búsqueda del sueño americano en las tierras hostiles de Trump. Ahora la hostilidad empieza aquí y se prolonga lo largo de cuatro mil kilómetros que los separa de la línea divisoria con Estados Unidos.

En los setentas y ochentas, recuerda Nane Violeta Ángel, una finquera de estas tierras, “contratábamos trabajadores guatemaltecos y algunos salvadoreños, quienes llegaban con permisos y de forma ordenaba pasaban migración. Al terminar la cosecha retornaban a sus países. Antes vivíamos la convivencia armónica entre quienes ofrecían un trabajo y quienes lo tomaban, hoy palpo desconfianza, rencor, polarización, racismo, abuso”. Hay, ahora, la presión del gobierno para que los productores de soya, papaya, café y plátano contraten a 18 mil migrantes.

Migrantes protestan en Tapachula; INAMI inicia regularización en Mapastepec y empresarios rechazan su ingreso.

A fines de los ochenta, la migración centroamericana empezó a tomar un nuevo destino. En lugar de las fincas cafetaleras, las brújulas apuntaron a Estados Unidos. Primero fueron los guatemaltecos y después los salvadoreños, víctimas de dolorosas represiones de gobiernos dictatoriales. Mucho después, se sumaron los hondureños, que hoy son mayoría en este éxodo imparable.

Hay, por su puesto mucha incertidumbre, y reacciones antimigrantes, muy parecidas a las que brotan en Estados Unidos. Algunos tapachultecos exigen una mayor intervención del Estado mexicano para detener la presencia de migrantes. Se les culpa del aumento de la delincuencia y del desempleo. “Mientras que a ellos se les otorga trabajo temporal, a los vendedores de dulces regionales nos han expulsado del Parque Hidalgo”, dice Javier López, quien protesta frente a la Presidencia Municipal junto con una veintena de comerciantes que se oponen a la reubicación de sus negocios. “A los migrantes les dan cama, comida y cuartos con aire acondicionado, en cambio a nosotros nos abandonan”, dice una vendedora.

Omar Ornelas Silva, delegado en el Soconusco del gobierno de Chiapas, no exhibe cifras, pero afirma que los delitos se han incrementado a partir de este año, con la presencia masiva de migrantes.

Tapachula es tolerante y generosa; productiva y dinámica; acogedora y caótica; centro económico fundamental y lugar donde miles de migrantes se han visto forzados a detenerse temporalmente o a vadearla ante la presencia cada vez más numerosa de la Guardia Nacional y de los agentes de migración.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.