Las Intenciones del Fondo

El Fondo de Cultura Económica (F.C.E.) se estableció el 3 de septiembre de 1934, en forma de un fideicomiso y siendo Presidente de la República, Abelardo L. Rodríguez. Los fundadores de esta gran casa editorial fueron Don Daniel Cosío Villegas y Eduardo Villaseñor, dos intelectuales mexicanos de pensamiento crítico. El F.C.E. nació en el momento culminante de la Revolución Mexicana, que entraría en declive desde 1940, año de término del sexenio presidido por el General Lázaro Cárdenas del Río. Cosío Villegas y Villaseñor, profesores ambos en la Universidad Nacional Autónoma de México, notaron la escases de libros en castellano, sobre todo, de teoría económica, muy en boga en aquellos años en que se discutía con intensidad las ventajas del socialismo sobre el capitalismo imperante y en expansión. El F.C.E. nacía junto a la revista El Trimestre Económico, también fundada por Cosío Villegas y Villaseñor, con el propósito de divulgar a los teóricos de la economía y los grandes debates de la época. De manera que el F.C.E lleva ese nombre no por la intención de editar libros baratos, sino por difundir la teoría económica en primer lugar y las teorías de las ciencias sociales que se discutían por aquellos días. Sobre todo, Cosío Villegas y Villaseñor pensaron en que era urgente dar a conocer en castellano a los clásicos del pensamiento económico como Carlos Marx, Max Weber, Adam Smith, David Ricardo, Jhon Stuart Mill, Von Ranke. A estos destacados teóricos de la economía, se unieron Alexis de Tocqueville, Ernest Cassirier, Georges Dumézil, Gustavo Adolfo Hegel, entre otros. En 1942, el F.C.E. publicó la primera edición del libro de Eric Roll, Historia de las teorías económicas, en el que miles de estudiantes mexicanos han seguido la trayectoria del pensamiento en economía. El primer libro con el sello editorial del Fondo de Cultura Económica lo escribió William P. Shea y se titula El Dólar de Plata.

Otro de los propósitos del Fondo, y muy a fondo, fue atender el pensamiento latinoamericano, el sentir de Nuestra América. La responsabilidad en habilitar una colección con  ese propósito recayó en Pedro Henríquez Ureña, gran intelectual dominicano, quien, desafortunadamente, murió prematuramente el 11 de mayo de 1946 mientras se encontraba en Buenos Aíres. Además de la colección anteriormente referida, los sucesivos directores del F.C.E. pensaron en un público lector amplio, no necesariamente universitario, y cuyo interés en una temática diversa exigía títulos al alcance del bolsillo. Así nació la colección de Breviarios y la Colección Popular, cuyos ejemplares no tardaron en llenar las modestas bibliotecas de la clase media mexicana, emergente en aquellos años. Por cierto, el F.C.E. publicó en 1957, la primera novela de la escritora chiapaneca Rosario Castellanos, titulada Balún Canan.

A la par de los Breviarios y de la Colección Popular, se lanzó la colección Letras Mexicanas, que es indispensable en todo departamento universitario dedicado al estudio de la literatura mexicana. Recordemos que en esa colección publicaron los poetas de “La Espiga Amotinada”, conocidos obviamente como “los espigos”, además del poeta de Cabeza de Toro (costa de Chiapas), Joaquín Vázquez Aguilar.

A través de la Colección Popular, el F.C.E. fomenta la afición por la lectura, intención que se continúa, ahora bajo la batuta de Paco Ignacio Taibo II. Recordemos que así nacieron, en los años 1980, los libros de la Colección SEP/80 (antecedidos por la SEP/70, publicados por la SEP) y esa sin par Colección que es Lecturas Mexicanas, en la cual se publicó la primera edición del México Profundo de Guillermo Bonfil. Son libros de la más alta calidad a precios muy bajos y con alto tiraje. Los libros dirigidos a los niños y a los jóvenes también se pensaron en el F.C.E. y se publican a través de una colección que lleva el significativo nombre de “A la Orilla del Viento”.

El F.C.E. ha practicado también una política de co-ediciones con excelentes resultados, beneficiando a un amplio sector de lectores y a estudiosos de la Ciencia, las Ciencias Sociales y en general, a quienes leen lo que producen las universidades y los centros de investigación.

El primer Catálogo del Fondo de Cultura Económica se publicó en 1942. En el año de 2009 salió a la luz pública el Primer Catálogo Histórico del Fondo de Cultura Económica que enlista 24 colecciones y registra 9,000 títulos. Esperamos que para estos 80 años, el Fondo de Cultura nos obsequie con otra publicación de aniversario que marque época. Por cierto, no hay que olvidar que en sus inicios el F.C.E. contó con la colaboración de destacados intelectuales españoles, republicanos del exilio, entre ellos, Wenceslao Rocés, Ramón Xirau Palau, Luis Alaminos, que tradujeron obras importantes que han enriquecido el ya amplio catálogo del Fondo.

Finalmente, es tiempo de recordar a Arnaldo Orfila Reynal, que dirigió al F.C.E.  desde 1948 hasta 1965 en que fue destituido por el Presidente Gustavo Díaz Ordaz, de infausta memoria, por haber editado el libro de Oscar Lewis, Los Hijos de Sánchez. A raíz de esa destitución se fundó la editorial Siglo XXI, que ha tenido una trayectoria brillante y que hoy dirige uno de los poetas “espigos”, Jaime Labastida.

Una palabra más: la Librería del Fono de Cultura Económica, instalada en terrenos de la Universidad Autónoma de Chiapas, que además costeó las instalaciones y sostiene al personal que atiende, al frente del cual está José Luis Ruiz Abreu, es un importante centro de reunión de intelectuales y de lectores en general.  Esa es otra de las intenciones del Fondo: difundir la Cultura a través del país. Para ello, ha instalado 27 librerías en el territorio nacional y 8 filiales en el extranjero. Sin duda, el Fondo de Cultura Económica es una de las instituciones Culturales (con mayúscula) más importantes no sólo de México sino de Nuestra América.

Ajijic. Ribera del Lago de Chapala, A 8 de septiembre de 2019.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.