La discusión de los naturales

Se conoce con ese título a la reunión convocada por Carlos I de España y V de Alemania, para discutir qué hacer con los pueblos originarios de las nuevas tierras que el Imperio Español incorporaba a sus dominios en el siglo XVI. Esta “Discusión de los Naturales” tuvo lugar en la Ciudad de Valladolid, España, durante los años 1550 y1551, en el contexto de la organización administrativa y política de la Nueva España. Los protagonistas principales en la discusión fueron Fray Bartolomé de las Casas y Ginés de Sepúlveda, dos personajes con criterios encontrados acerca de la conducta que los españoles deberían seguir con respecto a los pueblos sometidos al dominio colonial.

La reunión venía precedida de los combates que los españoles tenían con los grupos chichimecas en rebelión y que durante 200 años sostuvieron una guerra de resistencia al orden colonial. Particularmente en 1542 ocurrió el enfrentamiento entre los ejércitos combinados de españoles y tlaxcaltecas comandados por el Virrey Antonio de Mendoza, y los grupos chichimecas liderados por el jefe cazcán, Francisco Tenamaxtle. El enfrentamiento más intenso ocurrió cuando el ejército español atacó un peñón llamado el Mixton porque sus paredes simulan los rasguños de un gato. El sitio exacto aún no se determina, aunque existen avances importantes gracias a los trabajos de arqueología. Pero lo que si sabemos con exactitud es que el Mixtón está situado en el actual estado de Zacatecas.

La batalla fue muy dura. Intensa y con miles de muertos. Tenamaxtle logró romper el sitio y escapar al cerco español, pero los grupos chichimecas fueron desarticulados. A través de algunos sacerdotes, Tenamaxtle aceptó salir de su escondite para asistir a una reunión pactada para llegar a resoluciones que normaran de manera justa la relación entre españoles y pueblos indígenas. Por supuesto, se ofrecieron garantías a Tenamaxtle de que no se atentaría ni contra su seguridad ni contra su vida. Al líder cazcán lo convencieron de asistir a parlamentar con los mismos argumentos que años después se usaron con Emiliano Zapata y con el General Sandino en Nicaragua. Con los tres personajes ocurrió lo mismo: fueron hechos prisioneros y después asesinados. Eso ocurrió con Tenamaxtle que fue llevado a España y puesto en un calabozo en la Ciudad de Valladolid.

Fue “la guerra a sangre y fuego” contra los chichimecas lo que provocó la “discusión de los Naturales, además del comportamiento de los encomenderos que Fray Bartolomé de las Casas había observado tanto en El Caribe como en Chiapas. Es ampliamente conocido que el Obispo, tardó más de un año en llegar a Ciudad Real para asumir su Obispado, pero no tardó ni dos meses en regresar a España, precisamente para participar en Valladolid, en la llamada “Discusión de los Naturales”.

El tema de la reunión era cómo introducir el cristianismo a los pueblos originarios y qué trato en general debía darse a estos por parte de los españoles. De paso, Fray Bartolomé planteó el caso de las encomiendas, sistema que sujetó a una crítica mordaz. Los argumentos del dominico insistían en que la guerra a sangre y fuego no resuelve nada además de que provocan asesinatos y muertes, sin ninguna base moral o legal. El argumento de Ginés de Sepúlveda era justo lo contrario: al cristianismo había que imponerlo a como diera lugar y si era a través de la guerra, ello se justificaba porque los indios eran infieles además de inferiores a los españoles.

Durante el transcurso de la discusión, Fray Bartolomé de las Casas tuvo la oportunidad de conversar con Tenamaxtle y escuchar sus razones. Aún no sabemos lo suficiente acerca de estas conversaciones entre el líder cazcán y el fraile dominico no obstante el libro espléndido que nos dejó Miguel León-Portilla, La Flecha en el Blanco (1996). Lo que sí sabemos es que al final, los criterios de Fray Bartolomé se impusieron y las encomiendas fueron abolidas además de que se reiteró el estatus de ciudadanos del reino, súbditos del Rey, a los pueblos originarios. Claro, de la palabra al hecho, existe mucho trecho, y los pueblos indígenas siguieron recibiendo un trato inhumano.

En la actualidad, todos los pueblos originarios, los llamados pueblos indios o indígenas, siguen ocupando el fondo de las sociedades más desiguales del planeta: las de América Latina. Han pasado exactamente 469 años de aquella “discusión de los naturales” y los Estados Nacionales de Latinoamérica no han sido capaces de resolver sus prejuicios en contra de los pueblos indios. No tenemos en ningún país sistemas educativos que desde los inicios de las escalas escolares, informen e instruyan a los estudiantes acerca de qué es el racismo, en qué consisten los prejuicios, por qué hay que desterrarlos y por qué no es posible acepar sociedades desiguales, injustas. Sistemas educativos que eduquen para la convivencia y que no sólo informen. Es una vergüenza que en América Latina no seamos capaces de aceptar a la variedad de la cultura como la riqueza real de nuestras sociedades. Por eso, a 469 años de aquella “Discusión de los Naturales”, debemos seguir insistiendo en que nuestro ser histórico estará trunco mientras no aceptemos que la desigualdad social es nuestra mayor miseria y desterremos de nuestras vidas todos los prejuicios que conlleva.

Ajijic. Ribera del Lago de Chapala. A 9 de febrero, 2020.

 

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.